Argentina
Domingo, 14 agosto 2022
LA PLATA
13 de junio de 2022

Sebastián Verón, el nombre que desvela a los políticos

El exfutbolista es empujado por sectores de la sociedad platense para que se anime a incursionar en la política. No es la primera vez que se lo proponen, antes lo descartó pero ahora mantiene un misterio que entusiasman a quienes lo impulsan y preocupa a la dirigencia tradicional. Las encuestas lo posicionan muy bien

Por Walter Casamayou
Sebastián Verón, el nombre que desvela a los políticos - La Tecla
Sebastián Verón, el nombre que desvela a los políticos - La Tecla
Sebastián Verón, el nombre que desvela a los políticos - La Tecla

Desvelar significa poner más cuidado en algo, otra acepción podría ser, quitar, impedir el sueño. Y si buscáramos sinónimos los deberíamos emparentar con descubrir, exponer, despertar, despabilarse.

Pero para qué preocuparse si los candidatos de turno saben que están apegados a la esclavitud de la lapicera y, si bien hoy no mueven el amperímetro en las preferencias de los votantes, serán los elegidos para que el pobre ciudadano intente buscar al “menos malo”. 
La tozudez de repetir candidatos en las urnas que ya han dado dos, tres y hasta cuatro exámenes con los mismos resultados, es una historia reiterada en una ciudad sin liderazgos y manejada por empresarios de escasa monta.

Sin embargo, en las últimas horas, volvió a tomar predicamento un nombre que produce cierto escozor en todo el prisma político, porque no pertenece a ningún espacio pero puede reunir a la enorme cantidad de desencantados e independientes que deambulan en una sociedad harta de promesas y llena de frustraciones: Sebastián Verón.

Y no es para menos. Porque en los análisis políticos y encuestas encargadas, los números reflejan que en la ciudad de las diagonales y los tilos, el partido gobernante mantendría hoy ventaja sobre todos aquellos que puedan aspirar al trono de calle 12. 

Pero claro, todos esos análisis, números estadísticos, pronósticos y pálpitos, se desbarrancan cuando aparece en escena un outsider con peso propio y que hasta se puede dar el lujo de elegir en qué partido cobijarse. 

Porque lo que desvela a la clase política, es que Verón con su sola presencia podría concitar la unificación de varios partidos en un frente común con peronistas, radicales, liberales y, sobre todo, independientes que miran a los políticos con desazón y hartazgo.

Es cierto que ante cada elección aparecen en escena nombres de aquellas personalidades que han logrado renombre en la actividad que desarrollen. Deportistas, cantantes, periodistas y profesionales con cierta notoriedad pasan a transformarse en figuras a tener muy en cuenta por su alto grado de conocimiento en el habitante común.

Se suele escuchar en aquellos que determinan candidatos y son jefes de campaña que “posicionar un nombre y que la gente lo conozca, es muy caro y complicado y no siempre se logra. Es preferible tener uno que lo conozcan todos para luego establecer su imagen positiva y negativa”.

No extraña entonces que, como pasó en otras elecciones, aparezcan figuras de la ciudad con la apetecible posibilidad de poder establecerlos como candidatos ya que cada vez son más aquellos que, como outsiders, llegan a puestos de gran envergadura.

Desde el mellizo Guillermo Barros Schelotto, pasando por el Dr. René Favaloro y llegando hoy a Sebastián Verón, son cientos los nombres que se “midieron” y “miden” con el fin de alcanzar ese objetivo tan deseado: el poder. Y mucho más en estos tiempos, donde la falta de liderazgos estremece, así como el deseo de gran parte del electorado de escaparle a los políticos tradicionales que, por lo general, son siempre los mismos. 

Unidos por la Ciudad, Verón 2023

No sorprendió entonces que en el último clásico entre Estudiantes y Gimnasia se empapelara toda la zona circundante del estadio albirrojo Jorge Luis Hirschi con panfletos que anunciaban “Unidos por la Ciudad, Verón 2023”.

Una historia de larga data que ha tomado cuerpo porque, al menos hasta hoy, el protagonista no ha descartado la posibilidad a algún cargo público como sí lo hizo en otras oportunidades y, ese silencio, preocupa y mucho a quienes pensaban tener “la vaca atada”.

Es más, sus recientes declaraciones, publicas y privadas, marcan el deseo del exfutbolista y hoy vicepresidente de Estudiantes de “hacer cosas por la gente, transformar realidades y cambiar las formas de hacer política”, aunque hasta aquí prefirió mantenerse al margen de cualquier postulación.

Sin embargo, aquellos que comparten el día a día con el talentoso ex futbolista argentino ratifican que hoy cumple un rol activo en la Fundación Estudiantes desde donde se busca impulsar “un club involucrado e inclusivo”. 

El mismo Verón, a quien avalan sus actitudes comprometidas con la solidaridad como aconteciera en la tremenda inundación que sufriera nuestra ciudad y tantas otras, prefiere siempre mantener un perfil bajo porque lo importante es, como dice la web oficial de la institución “atender las necesidades de los sectores más vulnerables desde el aspecto social, deportivo y cultural”.
  
Buceando en declaraciones del protagonista cada vez que se le preguntó por su candidatura siempre se mostró distante. “Tengo miedo que me metan en un lugar donde no merezca estar”, dice; aunque siempre marcó la importancia de que los que gobiernen “fomenten el trabajo, el sacrificio, que los chicos estudien y que se incentive el deporte”. 

Respecto a sus participaciones políticas todos recuerdan cuando, siendo presidente albirrojo, en el 2006 fue a visitar a Néstor Kirchner para contarle los motivos que lo llevaban a Estudiantes a construir su nuevo estadio y la poca sintonía que había entre el club y el municipio que había provocado la clausura del mismo.

Sebastián Verón, el nombre que desvela a los políticos

“Lo primero que me dijo fue que nos iba a ayudar, que nos iba a dar una mano. Fue una persona muy importante en ese momento para que finalmente cumpliéramos el sueño que hoy disfrutamos”, contó Verón un par de años antes de la inauguración de UNO.
Sin embargo también en su momento afirmo tener una buena relación con Mauricio Macri así como con Sergio Massa, a tal punto que ambos lo consideraron en el 2015 como candidato cantado para la intendencia de La Plata sin alcanzar el sí del astro argentino.

Quiénes impulsan su candidatura

Por un lado, amplios sectores gremiales, sociales, comerciales y empresariales. Y por el otro, una importante cantidad de grupos independientes hastiados de la política.

¿Porque los gremios y no los partidos políticos? Porque su postura “apartidaria” le permite a quienes lo impulsan no quedar pegados con ningún espacio político, asegurándose que el sector pueda contar con muchos desencantados de los partidos tradicionales, los que le escapan a las mismas caras de siempre en cada elección y, sobre todo, a quienes adoran y siguen al protagonista no solo por sus éxitos deportivos, sino por sus actitudes sociales que lo acercan a la gente. 

Una de sus últimas apariciones públicas, y que despertó el interés de quienes ven en él una carta ganadora para el 2023, fue con la rama sindical de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) a través de un evento deportivo y de acción social. 

No tardaron en sonar las alarmas políticas de su presencia, impulsada por uno de los hombres fuertes del gremio, que además lo acompaño desde su primera presidencia en la comisión directiva de Estudiantes, Héctor Nieves.

Sin embargo, a aquel encuentro asistieron titulares de otros gremios muy ligados a importantes empresarios de la ciudad que verían con muy buenos ojos esta posibilidad.
Algunos afirman que la salida de Miguel Forte, titular de la Seccional la Plata de Camioneros que estaba a cargo de la secretaria de Transporte de la Municipalidad de La Plata, no solo se debió a los videos aparecidos en la denominada Gestapo antisindical que involucraba al intendente, sino a una orden emanada por el propio Moyano, quien no vería mal apoyar alguna figura por fuera de la política. Recordamos que en su momento hubo un llamativo acercamiento de su hijo Facundo Moyano con la “brujita” cuando éste sonaba con fuerza para comandar la Asociación del Futbol Argentino. 

Asimismo, mostraron su apoyo los gremios de Telefónicos, Carga y Descarga, Salud, la UOM , una fracción de la UOCRA cercana al líder de la barra del pincha y aquellos enrolados al deporte (como el caso de UTEDYC), entre otros.

Sin embargo en su cargo de vicepresidente, el ex futbolista sigue manteniendo muchas relaciones mostrándose en diversos eventos a través de la articulación que significa la Fundación Estudiantes de La Plata.

Sebastián Verón, el nombre que desvela a los políticos

Hace un par de meses, sin ir más lejos, luego de disertar sobre “Deporte y Educación”, firmó un convenio de cooperación con la Universidad Tecnológica Nacional y la institución deportiva, mostrándose muy activo en cada propuesta social que le parezca importante para el club.

Su idolatría provoca amores incondicionales de muchos adeptos al “pincha”, como puede ser el caso de Oscar de Isasi, Secretario general de ATE de la Provincia de Buenos Aires, así como los tradicionales “oportunistas” que detrás de su figura buscan posicionarse en el gremio al que representan. 

Algunos anticipan ejes de campaña

Los números establecidos por consultoras provinciales y locales señalan que si bien aún no midieron la intención de voto que tendría, ya que no se ha definido al respecto, registra un nivel de conocimiento de más del 90% en La Plata y una imagen positiva que alcanza el 67%, números inalcanzables para cualquier político. 

Cuando se ha preguntado por su figura, la aceptación nace desde la capacidad de liderazgo que tiene y la construcción de establecer metas para luego llevarlas a cabo.

Estas señales marcan el lógico apuro que tienen muchos por ponerlo sobre el tapete político, ya que están estudiando la manera de presentar al futuro candidato de cara a la sociedad en caso de que aceptara el reto.

Algunos prefieren hacer hincapié en su extensa campaña deportiva, otros en cambio hablan de la manera que regresó al club y cómo lo transformó, y no faltan aquellos que afirman que sus actos solidarios demuestran a las claras su perfil de liderazgo y cercano a la gente.

Los que ratifican que es clave apuntalar al candidato desde sus puntos más salientes a lo largo de su carrera deportiva se esmeran en remarcar la misma, desde el debut y los primeros pasos con su querido Estudiantes en el regreso a Primera División, para luego ser transferido al Boca de Bilardo y Maradona, dejando una importante cifra en la tesorería albirroja. De allí recaló en el futbol italiano con títulos y un enorme prestigio en su paso por Sampdoria, Parma y Lazio. Y el más resonante, su paso al futbol inglés al sumarse nada menos que al Manchester United por casi 43 millones de dólares, cifra record de aquel momento.

Pero tal vez el punto más destacado de este deportista, hoy buscado por las ligas políticas, no fue “reconstruir” las canchas de un Country Club abandonado con su propio dinero, sino pegar la vuelva a su club de toda la vida dejando de lado los millones de dólares que podía seguir sumando a su cuenta personal.

El regreso de la “brujita” es sin dudas el punto saliente para muchos especialistas en marketing para ejemplificar lo que ningún político haría hoy por su patria: “dejar una fortuna de lado, volver a sus orígenes y sacar a la institución del ostracismo deportivo y transformarlo en un club modelo”.

La historia detrás del regreso no podía ser más óptima. Porque al mejor estilo de una película de Steven Spielberg, el flaco y desgarbado de las medias caídas no solo lograría con su Estudiantes el campeonato local y la Copa Libertadores, sino que en cuestión de años transformó aquella cancha de tablones de madera en un estadio modelo y de nivel internacional.

“Si él pudo hacer tanto, por qué no soñar que esa capacidad pueda estar volcada en beneficio de una ciudad distinta y que salga de su eterno letargo”, se escuchó de un ciudadano común envuelto en un deseo. 

Queda debajo del puente de la ilusión, el agua que correrá paulatinamente para saber cuál será su decisión. Lo cierto es que el rumor ya tomo cuerpo y se ha transformado en una realidad.

Sebastián, el nombre que desvela a los políticos.