Argentina
Miércoles, 29 junio 2022
CIMBRONAZO
9 de febrero de 2022

Alerta Máximo en la Provincia

El Frente de Todos arrancó el año con un estallido interno que llegó a su punto más álgido tras el acuerdo con el FMI. En territorio bonaerense, las esquirlas penetraron en el oficialismo

Los últimos días de enero y la primera semana de febrero transcurrieron en medio de un nuevo capítulo de la crisis política hacia el interior del Frente de Todos (FdT). La renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque de diputados nacionales del oficialismo impactó de lleno en el Gobierno. 

En la provincia de Buenos Aires, la onda expansiva se hizo sentir y las alarmas continúan encendidas. La decisión del líder de La Cámpora en plena discusión de un tema medular como lo es la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), generó diversas reacciones hacia el interior de la administración bonaerense. Están los que resolvieron enfocarse en la gestión, otros salieron a bajar el tono, los que directamente prefirieron no expresarse y no faltaron quienes lanzaron cuestionamientos.

"Todos aprendimos y no vamos a volver  a repetir errores. Podemos tener disidencias, dialogarlas es saludable y seguiremos buscando alternativas para mejorar el día a día de la gente”, señalaron fuentes de la Gobernación ante la consulta de La Tecla sobre las repercusiones de los planteos realizados por el actual presidente del PJ bonaerense. 

No obstante, advirtieron que “hay que esperar el acuerdo concretamente. Nada bueno puede salir del FMI, nunca”. Asimismo, el gobernador, Axel Kicillof, ya planteó algunos reparos al respecto y pidió “seguir dándole vueltas al tema”. En la semana en que el mandatario provincial acompañó al presidente, Alberto Fernández, a Rusia, China y Barbados, y en la que también estalló un conflicto con el narcotráfico en el Conurbano por cocaína adulterada, desde Calle 6 trascendió que “a nosotros siempre nos van a ver priorizando la gestión” y sentenciaron: “No le vamos a sacar el cuerpo a un problema de la de gestión para preservarnos". 

Desde el Frente Renovador mostraron cautela y caracterizaron que se trató de una “decisión personal” de Máximo Kirchner, que Sergio Massa intentó “convencerlo” para que no renunciara, y aseguraron que en la Provincia “no va a cambiar el tablero”.

En tanto, un legislador peronista de peso consideró que fue “decisión apurada y no era lo mejor. Hace ruido” y manifestó que “alimenta la posibilidad de una ruptura y le da de comer a muchos que quieren mostrar que no está todo bien”. Sin embargo, aseveró que “hay que quitarle dramatismo”. 

Un poco más al hueso fue un intendente del Conurbano: “En diciembre dijo que iban a acompañar al Presidente, no pasaron dos meses y hacen esto”. Pero no se quedó ahí nada más, luego disparó: “Quieren el PJ provincial para tensionar al Gobierno nacional”.

Por otro lado, un dirigente justicialista del interior opinó que “resultó sorpresivo”, y resaltó que “nadie tiene interés que esto quiebre nada, pero no es menos cierto que generó un temblor interno”. De todos modos, advirtió que “hay que esperar los próximos 15 o 30 días para saber cómo se acomoda o no esto”.

Por su parte, desde el entorno de varios dirigentes provenientes de La Cámpora resolvieron no brindar ningún tipo de apreciación.  El “silencio de ultratumba”, todavía se mantiene en la definición de algunos espacios. Mientras, Máximo se mostró en la semana junto al intendente de Benito Juárez, Julio Marini.

De esta manera se configura el escenario en el Gobierno de la provincia de Buenos Aires. Cada sector se movió con sumo cuidado y sostuvo sus posiciones en sus trincherar, a sabiendas que el temblor político que emergió quizás sea la constante que acompañe al Frente de Todos de aquí hasta el 2023. El sueño de la reelección del gobernador, Axel Kicillof empalma con las intenciones que posee el presidente, Alberto Fernández, pero al mismo tiempo las rencillas internas de los diferentes espacios que componen al oficialismo atentan contra tales planes. 

Por eso, el viaje al exterior del Gobernador y el Presidente dispara varias lecturas. Al margen de los vínculos institucionales y económicos, también coexiste la necesidad de mostrarse como capitanes del barco en medio de la tormenta sin perder de vista sus objetivos de cara a las elecciones del año próximo. Hasta el momento, en la coalicación oficialista -tanto a nivel provincial y nacional- predomina el pragmatismo ante las tensiones que se manifestan de manera cotidiana y que erosionaran los endebles cimientos sobre los que se erige.


Alerta Máximo en la Provincia


COLETAZOS EN PBA
“Posiblemente implique una reconcentración con miras al 2023”


La analista de opinión pública y directora de Tres Punto Zero, Shila Vilker, brindó sus apreciaciones a La Tecla tras la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque de diputados oficialistas. Asimismo, analizó el impacto que tiene tal movimiento en la provincia de Buenos Aires. “Posiblemente el paso siguiente a la renuncia a la jefatura de bloque implique una reconcentración en la Provincia con miras al 2023”, manifestó.

A su vez, indicó que “la asunción en la presidencia del PJ bonaerense como haber cedido ante la presión de los intendentes frente para que puedan reelegir son indicadores que van en esta dirección”.

Ante la consulta sobre como se condensarán los efectos hacia el interior del PJ bonaerense, respondió que “esas diferencias son preexistentes y el cuestionamiento de Gray, que llegó a la Corte Suprema, es posible que cobre un poco más de volumen o al menos trascendencia. El peronismo es un archipiélago y sus liderazgos aún están en tensión”. 

Finalmente, habló de una “tensión es evidente” entre el PJ bonaerense (presido por Máximo Kirchner) y el partido a nivel nacional (encabezado por Alberto Fernández): “Máximo se opuso a una decisión del presidente que es también el jefe político formal del PJ. Habrá que ver cómo evoluciona esa tensión. Por ahora la necesidad de aprobar el acuerdo con el FMI en el Congreso opaca y deja en segundo plano esta disputa partidaria”.


VOCES AUTORIZADAS
¿Hay tensión entre el peronismo bonaerense y nacional? 


En declaraciones a La Tecla, el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, se refirió a la situación política de la coalición de Gobierno. En ese sentido, aseveró que “genera un cimbronazo en el PJ bonaerense”. 

“Lo que yo me pregunto públicamente es: ¿Cuando Máximo Kirchner toma estas actitudes es en nombre de La Cámpora o del peronismo?”, añadió el mandamás del sur del Conurbano. En esa línea, manifestó que “el peronismo no comparte estas actitudes” y que de esa manera se “enfrenta el PJ provincial con el PJ nacional”. Más adelante, Gray afirmó que “no invalido a Máximo Kirchner, reconozco su inteligencia y capacidad, pero no comparto lo que hace. 

Con esto, perjudica a millones de personas”. Por su parte, Alejandro Dichiara, legislador provincial, dialogó con este medio y sostuvo que "el tomó una decisión como presidente del bloque, pero no habla de distanciamiento político de uno u otros sector".

Asimismo, expresó que "la política de La Cámpora se seguirá haciendo como hasta ahora, el lugar que ocupa es el de siempre y en este caso con una posición de discrepancia". Además, aseguró que "no lo veo como un resquebrajamiento político del Frente de Todos". Sobre el rol Máximo en el PJ, dijo que “como presidente, el día que haga alguna declaración será con anuncia de todo el partido”.


Alerta Máximo en la Provincia



¿MAS QUE UNA GIRA?
Plan empalme: Alberto y Kicillof en un viaje que dispara varias lecturas


No es novedad que tanto Alberto Fernández como Axel Kicillof, miren con buenos ojos la la reelección. Sin embargo, entre otros elementos, las tensiones internas del oficialismo generan desgaste en sus figuras. En tanto, la misión programada a China, Rusia y Bardados, en medio de la crisis política, alimentó lecturas sobre un mayor acercamiento entre ambos.

Por el lado el entorno del mandatario provincial bajaron el tono a esta caracterización y expresaron que “el viaje tiene un claro objetivo político de ampliación de vínculos y reforzar la relación bilateral con China y Rusia. Son aliados muy poderosos para la difícil relación con EEUU”. 

“La relación con el Gobierno nacional es fluida y continua desde que iniciamos el Gobierno”, aseguraron y reiteraron que “participar de la gira con Alberto Fernández era una decisión tomada mucho antes de todo lo que sucedió a partir del entendimiento con el FMI. No había razón para modificar esa decisión”.

Por su parte, la analista Shila Vilker, indicó que “el viaje de Kicillof a China y Rusia junto a Alberto es una señal de la diferencia” que se marcó con Máximo Kirchner tras rechazar el acuerdo anunciado con el organismo internacional.

En ese aspecto, consideró que “también marca la necesidad de los dirigentes con responsabilidad ejecutiva de un lado, frente a las conveniencias, de otro orden, de liderar un espacio (el más radicalizado) dentro de la coalición”.