LO QUE SE VIENE
03-11-2021

Diciembre incierto: surgen más dudas sobre el futuro del gabinete de Kicillof

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, comienzan a cobrar fuerzas las especulaciones en torno a posibles cambios. ¿Continuará la tormenta política en el oficialismo?

Diciembre incierto: surgen más dudas sobre el futuro del gabinete de Kicillof - La Tecla

Las heridas que dejó la derrota estrepitosa del Frente de Todos (FdT) en las PASO todavía no cicatrizan y generan un panorama con más dudas que certezas. Los cambios que se ordenaron en el gabinete del gobernador, Axel Kicillof, con el ingreso de intendentes aun se procesan. La elección del 14 de noviembre será clave y ya se siembran dudas sobre posibles nuevas modificaciones. Se viene un diciembre movido para el oficialismo.

El último mes del año siempre es complejo para la población en general, sobre todo en un marco de crisis económica profunda. La incertidumbre se apodera del escenario y el ambiente se caldea. Sumado a un proceso electoral en medio de una grieta cada vez más ancha, el panorama no resulta alentador. Bajo estas circunstancias, el FdT todavía no termina de atravesar su tormenta política y ya se avecinan grandes nubarrones que no presagian un horizonte despejado.

A pocos días del 14N, comenzaron a resurgir las especulaciones sobre el futuro del gabinete bonaerense tras las elecciones. Las versiones sobre posibles nuevos cambios cobran fuerza. Muchas de esas conjeturas salen del mismo seno del oficialismo. Una muestra más que pinta el cuadro de la situación interna.

“Hay que esperar a diciembre o unos días antes”, soltaron a La Tecla fuentes de uno de los sectores que componen la coalición de Gobierno provincial en relación a supuestas salidas del equipo de gestión. Sin embargo, le bajaron el tono y aseguraron que por el momento “no hay nada concreto”. Todo se situará tras los comicios. 

A los trascendidos sobre los encuentros que mantuvo Kicillof con los popes del FdT (Cristina Kirchner y Sergio Massa) para dialogar sobre los pasos a seguir, también se le suman los antecedentes cercanos en los cuales existen presiones para que continúen las modificaciones en el gabinete bonaerense. Exigencias que surgen por lo bajo, particularmente de aquellos conducen municipios en el Conurbano.

En relación a este contexto, en diálogo con La Tecla el analista y consultor, Pablo Romá (Circuitos), manifestó: "Los cambios van a depender del resultado y después lo que marque el nivel de confrontación política, económica y social. Pueden ocurrir hipotéticamente que haya un nivel de conflictividad y el gobierno necesite descomprimir o reafirmar una posición, por eso deben ser entendidos desde ahí”.

Consultado si la prioridad de la gente y del electorado del oficialismo está puesta en los nombres del gabinete, el analista respondió que "las preocupaciones están puestas en la situación económica y los nombres son relativos. Luego está el nivel de la representación y el armado, donde los nombres y decisiones no han terminado de conformar a todos los sectores. En términos de opinión pública cuando se analiza lo que es más determinante, la economía y la inflación es un tema muy pesado a la hora de enfrentar el año electoral teniendo en cuenta lo que fue este tiempo de crisis sanitaria".

Sobre la incorporación de históricos referentes y exfuncionarios, como sucedió con Mario Oporto, Romá señaló que "en términos de opinión pública no suman y creo que puede haber una gestualidad en tener interlocutores que puedan dialogar con distintos sectores políticos y gente con experiencia. Al principio se pensaba que los cambios de gabinete en Nación y Provincia podían tener una mayor incidencia y después la realidad se termina imponiendo, porque no hubo grandes modificaciones entre un gabinete y otro".

En concreto, predominan más las dudas que las certezas sobre la conformación del gabinete de Kicillof tras las elecciones. Por un lado van las preocupaciones de la sociedad y, por otro, las disputas internas del oficialismo y sus pericipecias para resolverlas. El resultado de las elecciones será determinante. En medio de una situación económica apremiante, comienza a asomar un fin de año candente.