INFORME ESPECIAL
19/09
La voz de los analistas: implosión interna
Los resultados electorales desnudaron la fragilidad de la coalición gobernante y las consecuencias se hicieron sentir en el Ejecutivo nacional, como también en la administración bonaerense. Quiénes son los ganadores y perdedores en la pulseada, el rol de la oposición y el impacto en la provincia en la voz de de analistas políticos
Por: Juan Pablo Carvajal

Hace apenas una semana, el peronismo tuvo una de sus peores derrotas en las urnas desde el retorno de la democracia. Los resultados electorales de las PASO dejaron al descubierto la fragilidad del Frente de Todos y las consecuencias se hicieron sentir en el Ejecutivo nacional, como también en la administración bonaerense. Quiénes son los ganadores y perdedores en la pulseada, el rol de la oposición y el impacto en la provincia en la voz de de analistas políticos.

El analista Carlos Fara (Carlos Fara & Asociados), el consultor y analista político Hugo Haime, junto al sociólogo y director del Centro de Estudios de Opinión Pública, Roberto Bacman analizaron junto a La Tecla quiénes son los ganadores y perdedores en la pulseada, el rol de la oposición y el impacto en la provincia.

Vencedores y vencidos

Con los primeros resultados que dieron cuenta de la derrota del oficialismo en las urnas comenzaron las primeras tensiones. Cartas y mensajes por las redes sociales pusieron en evidencia las tensiones entre la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y del presidente Alberto Fernández. En medio de los mensajes cruzados, un grupo de ministros y funcionarios de primera línea (kirchneristas de paladar negro), presentaron su renuncia al mandatario nacional, desatando una implosión interna en el seno de la coalición gobernante. 



A pesar de la resistencia del presidente, los cambios llegaron. El gobernador de Tucumán, Juan Manzur será el nuevo Jefe del equipo. En este contexto, lo echaron a Felipe Solá que se enteró en México y en su lugar va Santiago Cafiero. Aníbal Fernández reemplaza a Sabina Frederic en Seguridad. También echaron a Nicolás Trotta y Roberto Salvarezza. Eduardo “Wado” de Pedro, el primero en presentar la renuncia, finalmente se queda.

Resultados y algo más…

Al analizar los guarismos que dejaron las PASO, el sociólogo Roberto Bacman, manifestó que “es algo que tenía que pasar”.  Al mismo tiempo agregó que “las PASO son un elemento extraño, porque nacieron para que haya democracia interna en los partidos, para que haya orden y limpien de acuerdo a los que traspasen el piso, pero dos o tres meses antes de una elección no funcionan como una interna, sino como una gran encuesta y deja al descubierto lo que piensa la gente y esto juega muy fuerte para el oficialismo y la oposición lo recibió con beneplácito porque tampoco esperaba estos resultados. Las encuestas previas no daban esto, porque la gente que no fue a votar no reconocía ante los encuestadores y las otras metodologías que no iban a sufragar y quedaban en la categoría de indecisos”. 

“Es cierto que el gobierno tenía que hacer algo y tendría que haber sido mejor resolverlo puertas adentro, porque hubo mucha incertidumbre y la gente se asustó mucho con lo que pasó; la paz llegó, Cristina ganó y eso es relativo, el presidente perdió algunas cosas y cedió otras. Siguieron el ministro de Economía y el de Producción, pero perdió su alfil que es Santiago Cafiero como Jefe de Gabinete, pero lo salvó en otro ministerio y eso tiene que ver con la negociación” analizó Bacman. 

“Se buscó un gabinete de equilibrio”

Sobre este punto, el analista Hugo Haime consideró que “se buscó un gabinete de equilibrio donde se incluyó a todos los sectores del peronismo. Con (Juan) Manzur, entra un sector que no estaba incluido en el gobierno como la CGT por el vínculo con el gobernador de Tucumán. Con Aníbal (Fernández) se asume que hay un problema en la seguridad”.



En referencia quien salió fortalecido en la disputa interna señaló que “respecto al equilibrio político, Cristina exigió cambios, eso está claro y con el Jefe de Gabinete, el nombre lo puso ella con una visión de todos adentro. Con los otros funcionarios se optó por nombres con experiencia que ya estaban fogueados en la gestión, este gobierno ya estaba muy debilitado y era ineficiente y como lo dijo la vicepresidenta había `funcionarios que no funcionan`".

"Es una paz precaria la que se firmó”

En esta misma línea el consultor político, Carlos Fara, expresó que "Es una paz precaria la que se firmó, es un parche”. Al mismo tiempo enfatizó que “no veo una posibilidad de establecer un concepto político estratégico sólido como para enfrentar y remontar la derrota de las Primarias. Cuantitativamente gana Cristina, pero de todas maneras (Martín) Guzmán sigue como ministro al igual que (Matías) Kulfas, porque esos son aspectos centrales. Si la vicepresidenta piensa que hubo déficit en la gestión económica y eso repercutió en la elección, que no se vaya el titular de economía, como el de Producción es una relatividad sobre quien gana o pierde".

Además consideró que "más allá de la composición del gabinete en sí mismo, terminan perdiendo los dos. Claramente en la escena de la última semana no hace más que agudizar la imagen de un presidente desdibujado y un oficialismo que le cuesta ordenarse para atender las demandas sociales. Desde ese punto de vista me parece que no le hace ningún favor en reordenar la campaña de cara al 14 de noviembre, si esto tiene un impacto negativo, el 15 de noviembre habrá otra crisis donde se renegocie mas cosas".



La oposición como espectadores

Quienes se llevaron los laureles en las últimas PASO, fue el arco opositor, sin embargo su triunfo quedó en segundo plano tras la implosión dentro del Frente de Todos. Este escenario fue analizado por el politólogo Julio Burdman que consideró: “El electorado del Frente de Todos está demandando cambios. Hay disconformidad y eso expresó la elección, porque la oposición tiene el mismo caudal de votos que antes, pero ahora los oficialistas dejaron de ir a votar ".



“Hay un llamado de atención al status quo del arco político donde esta la oposición”

Por su parte, Fara aseguró que "lo importante es que la oposición no se confunda con que esto fue una derrota del gobierno y un triunfo de ellos. Todavía está la instancia de noviembre y no deberían colaborar en nada del clima de tensión para hacer leña del árbol caído. Entre las lecturas de las elecciones hay un llamado de atención al status quo del arco político donde esta la oposición, pero quedan mejor parados con un eventual control sobre Kicillof en la Legislatura provincial, además de un debate que quedó saldado en la Primaria entre (Diego) Santilli y (Facundo) Manes".

"En general estuvieron prolijos, fue mejor la campaña de Santilli que la de Manes, porque arrancó más tarde y si bien no tuvo un mal resultado, queda afuera de la discusión en primera instancia. A la noche del 12 de septiembre se comenzó a marcar el voto útil con un límite al kircherismo y sobre esa línea van a insistir, teniendo en cuenta que hubo una dispersión de votos muy grande". 

Kicillof y las responsabilidades más allá de la General Paz

Respecto a las responsabilidades de la administración bonaerense, el analista Carlos Fara señaló que "teniendo en cuenta que había una mesa en la cual estaba (Axel) Kicillof y se tomaban decisiones sobre como encarar política y comunicacionalmente la campaña, está claro que no hubo nada que pudo hacer Kicillof con su gestión para amortiguar los problemas. La gestión bonaerense es criticable más allá de las dificultades que tiene Alberto y por el otro lado, el gobernador nunca supo o quiso establecer una coordinación política con otros actores dentro del Frente de Todos", además agregó: "Está claro que la gente no votó por la pandemia, votó por la economía. Insisto que no hubo una buena estructuración política en la provincia como para amortiguar los problemas nacionales".



Por su parte, Roberto Bacman puntualizó que "el gobernador tomó la delantera y fue el primero que tuvo la renuncia de sus ministros a disposición. Ese es un acto político porque si quiere que renuncie alguien se la pide directamente”. Además agregó: “El gobernador está revisando las políticas y está trabajando en relanzar medidas".

Asimismo señalo que "en la provincia de Buenos Aires hay un problema serio, hace falta mucha obra pública y no hubo la necesaria. No hubo ajuste, pero no era necesario descomprimir a los sectores más populares, porque hay sectores que están por debajo de la canasta básica"



En referencia al peso de los intendentes, el analista lo consideró como fundamental. "Cuando entraron los votos de La Matanza no se movió el amperímetro del escrutinio, todo esto tiene que ver con algo espontáneo, con la economía y con una campaña sin ganas, sin militancia y tuvo que ver la pandemia, eso no permitió que hayan actos y recorridas, pero eso va cambiar. Tendrá que haber más militancia, más cuidados y los intendentes van a tener que recorrer y embarrarse las botas para ver lo que le pasa a la gente y ver los problemas de los barrios; esto se puede revertir, pero hay que cambiar cosas y militarlas.