NOTA DE TAPA
20/07
La campaña y el ataque y defensa al estilo Kicillof
En el entorno del Gobernador aseguran que no habrá cambios en su forma de actuar y decir durante la campaña, aunque algunos recomiendan más moderación. Bianco ratificó cómo será el tono ante la oposición. La cuitas internas y las respuestas desde calle 6
Recién cuando se conozcan los candidatos, la mesa de campaña del Frente de Todos trazará las coordenadas de la etapa proselitista que antecederá a las elecciones legislativas, pero algunas cosas están definidas de antemano. Por ejemplo, que ni Axel Kicillof ni sus ministros modificarán su estilo confrontativo con la oposición, aun cuando desde sectores internos recomiendan ir hacia la moderación.

En ese contexto empieza a haber una creciente preocupación por el resultado
electoral. Hasta hace un par de meses nadie dudaba de un triunfo del oficialismo, y hasta la oposición se veía perdedora. Ahora, esa tendencia se ha modificado, y la irrupción de Facundo Manes, que potencia a Juntos en la interna con Diego Santilli, empieza a inquietar en las filas del Frente de Todos. Los intendentes del Conurbano manejan encuestas que les preocupan, y en la vereda de enfrente comienzan a ilusionarse. 

Además, las tensiones políticas internas por las diferencias de estilo vuelven a surgir con una mirada crítica hacia la forma de conducirse del Gobierno bonaerense, que se defiende con el argumento de que “si llegamos hasta acá así vamos a seguir así”. 

Ante la consulta de La Tecla, el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, dijo que la campaña va a apuntar “hacia la reconstrucción pospandémica”, y con firmó que “el tono hacia la oposición va a ser directamente proporcional al desastre que hicieron durante el gobierno de (María Eugenia) Vidal, porque es lo que corresponde”. Como muestra de lo que vendrá, el ministro se refirió con dureza a los precandidatos a encabezar la lista de diputados nacionales de Juntos.

“A Facundo Manes lo desconozco, pero sí estoy al tanto de dos antecedentes penosos. Primero: el intento de creación en 2002 de un partido de nombre ‘1810’, con el objetivo de ‘refundar el país’, en donde, entre otras cosas, le pedían al gobierno de los Estados Unidos que no aprobara envíos de fondos de ningún organismo internacional a la Argentina. Más antipatria, no se consigue. Segundo: la triste tapa en la revista Noticias de una nota suya titulada ‘El neurofracaso argentino’, en donde sostiene que nuestro país tiene ‘miedo a ganar’. Otra muestra de la antipatria”, disparó. 

El jefe de Gabinete también se refirió a Diego Santilli. “Tengo una excelente relación personal y de coordinación de la gestión en la actualidad, pero representa un proyecto elitista de gobierno, como el que conduce Larreta en la CABA. Nosotros no queremos ese proyecto elitista para nuestra provincia”, aseveró. Así como Bianco habla de proporcionalidad para justificar los ataques a la oposición y sus candidatos, en los manuales tácitos de la política se señala que la posibilidad de una derrota es directamente proporcional al tono crítico hacia los oponentes. 

Desde diferentes sectores del Frente de Todos aseguran que en los próximos meses debe hacerse hincapié en el trabajo realizado durante la pandemia y en la proyección de pospandemia (en esto coincide Bianco), y destacan que hasta la propia Cristina Fernández, cuando entra en “modo campaña”, modera su discurso. También le piden a la Provincia una mayor apertura política, y esto va más allá del propio proceso electoral. 

La relación con los intendentes oficialistas atravesó su mejor versión en el peor momento de la pandemia, pero se ha vuelto a tensar, y los alcaldes del Conurbano tienen más feeling con la Casa Rosada que con La Plata. También hay un complejo ida y vuelta con la Legislatura, y desde el Ejecutivo suelen dinamitar acuerdos políticos que los propios parlamentarios del FdT consiguen con la oposición. “La relación con la Legislatura es la no relación, trabajan sin una lógica de consenso, y no se puede juntar con los intendentes solo para bajarles línea”, describió el momento un funcionario legislativo cristinista, que a su vez reconoce que “Cristina cuida a Axel porque es la consolidación de la jugada que no pudo hacer en el 2015; y Axel es hiperfuncional a su estrategia y a su política. Ella, con sus mensajes, está diciendo él soy yo”. 

Sin dudas, el respaldo de la vicepresidenta es el mejor escudo para el Gobernador. De hecho, nadie se atreve a decir en público lo que reniega en privado. Como decía el exjefe de Gabinete Alberto Pérez, “abundan los machos del off the record”.

 Un hecho particular que grafica las diferencias de forma entre el kicillofismo y otros espacios del Frente de Todos se dio durante el acto que el Gobernador hizo en la puerta de la Casa de Gobierno a las 0 horas del 9 de julio. A un par de cuadras, funcionarios nacionales y de la Legislatura compartían un asado y escucharon trompetas. Allí se enteraron de la celebración, de la que participaron unos pocos invitados y mascullaron bronca los que se quedaron afuera. 

El tema de las formas ha sido una cuestión de discusión desde el primer día. En el entorno de Kicillof aseguran que hay autocrítica al respecto, que todo el tiempo se escuchan sugerencias y hay aprendizaje; sin embargo, todo concluye en una máxima: “Si llegamos hasta acá así vamos a seguir así”. En ese sentido, una persona de extrema confianza del mandatario sostuvo que “tenemos esa lógica que a la política tradicional le resulta inentendible, y eso desestabliliza”.


En cuanto a la negativa a modificar el estilo, el ejemplo al que apelan en el Gobierno es el de las elecciones de 2019. “Cuando Axel quedó como candidato, todos nos dijeron que había que hacer otra campaña, que debía hacer más tele, concentrarse en el Conurbano, y que no perdiera tiempo en reuniones sectoriales sino que fuera a los medios. Pero nosotros seguimos haciendo la campaña como la habíamos hecho hasta ahí. Es nuestra manera de ser. Y ahora es lo mismo”, expresaron desde el Gobierno. 

Las recorridas del Gobernador y sus ministros por el interior estarán basadas en mostrar la obra pública. Mientras algunos se quejan por la supuesta baja ejecución presupuestaria de Infraestructura (no hay datos oficiales sobre el avance del Presupuesto), desde el Ejecutivo aseveran que se va a priorizar en el proceso electoral la puesta en valor de la gestión. 

“Creen que están haciendo todo bien. El tema va a ser cuando se corra el velo de la pandemia, cuando venga una etapa de más interacción política”, torean desde afuera, y no precisamente desde la oposición.

Por ahora las tensiones se disimulan bajo el manto que impone una campaña harto importante para el oficialismo, que debe ganar sí o sí en la Provincia si no quiere sufrir un sismo que afectará a los cimientos del poder más allá del territorio bonaerense. En ese marco, y a horas de definirse las candidaturas, empieza a correr cierto temor por las venas de viejos conocedores del territorio. 

Un importante intendente de la Tercera sección advirtió días pasados que “se viene la Manesmanía”, en referencia al cimbronazo que provocó la aparición de Facundo Manes como candidato, y en la posibilidad de que el neurocirujano supere todas las expectativas. El contexto, entonces, determinará cuestiones que por ahora no aparecen claras y marcará las formas. Quizá el Gobernador y su círculo cercano deban archivar por un tiempo su estilo. Por ahora aseguran que nada cambiará. “Si así nos fue bien seguiremos así”, remarcan. “Van a tropezar”, advierten algunos intendentes.



SUS MOSQUETEROS
Es prioridad conservar el entramado ministerial de extrema confianza 


Un par de intendentes y un exlegislador cercano al Gobierno provincial dijeron a La Tecla que Federico Thea podría ser candidato a senador por la Primera sección electoral, para desembarcar en la Cámara Alta y “ser el comisario político de Kicillof en la Legislatura”. Sin embargo, desde el círculo más cercano al Gobernador desmintieron esta versión. “Si el 24 la necesidad implica que sea, lo será, pero la intención de Axel es que ni Thea, ni Bianco, ni Costa sean candidatos”, confiaron a este medio desde la mesa chica del mandatario provincial. El Gobernador no quiere desarmar el gabinete, y menos que se vaya alguno de esos tres, que ocupan lugares determinantes, como la Secretaría General, la Jefatura de Gabinete y el Ministerio de la Producción. De todos modos, si la superestructura del Frente determina que Thea sea candidato, “no va a ser un capricho de Axel negarlo”, afirmaron. 

Ese trío de funcionarios, al que debe agregarse la ministra de Comunicación, Jésica Rey, son los mosqueteros en los que Kicillof confía plenamente y quiere sostener a su lado en el resto de la gestión. Con ellos no hay secretos ni recelos. La confianza tiene para Kicillof un valor superlativo, y ganársela es tarea harto difícil para quienes no forman ese círculo. 

Desde Gobernación también afirman que Sergio Berni tampoco será candidato a diputado nacional. Claro que siempre la última palabra en este caso la tiene Cristina Fernández, y su decisión de cómo se encarará el proceso electoral y con quiénes. Pese a que muchos desde afuera piden cambios, la intención de Kicillof es conservar a su equipo lo más intacto posible tras el proceso electoral. “No loteamos ni vamos a lotear el gabinete, porque así no funcionan los gabinetes. Si los loteás, no funcionan”, reitera una voz que habla con el Gobernador todos los días. En el Gobierno aseguran que Axel apostó un gabinete totalmente ejecutivo y buscará conservarlo durante toda su gestión.

CAMPAÑA
El Clio, en el garaje 


Kicillof ya comenzó las recorridas por la Provincia y potenciará las salidas durante la campaña, pero sin un elemento caro a los sentimientos del kicillofismo: el Renault Clio de Carli Bianco, en el que se hizo toda la campaña previa a las elecciones de 2019, quedará guardado en el garaje. 



“Está andando y perfecto, pero nos parece que sería demasiado impostado sacarlo en la campaña”, aseguraron desde calle 6. No descartaron que Kicillof pueda llegar a hacer una actividad con el ya mítico auto, una forma de reivindicar el proceso que lo llevó a la Gobernación, pero no mucho más que eso. 

“No sería creíble hacer la campaña en el Clio. Cuando andábamos en él era porque no teníamos otra cosa en la que andar. Ahora sería demasiado artificial”, concluyeron.



TENSION CON LOS INTENDENTES
El choque entre el kicillofismo y lo que considera la vieja política


Una de las quejas frecuentes entre los jefes comunales es la dificultad para acceder a más contactos directos con Kicillof. También aseguran que hay áreas de gobierno donde la burocracia y el temor de los funcionarios a cargo retrasan programas y dificultan gestiones, y que los ministros “carecen de independencia para solucionar cuestiones mínimas”. 

La mesa chica del Gobernador, integrada por Carlos Bianco (Gabinete), Federico Thea (Sec. General), Augusto Costa (Producción) y Jésica Rey (Comunicación), a la que también se suman a veces Pablo López (Economía) y Javier Rodríguez (Agrarios), se extiende por influencia a otros ministerios. Agustina Vila (Educación) y Cristian Girard (ARBA) reportan a Thea; Agustín Simone (Infraestructura) y Juan Brardinelli (OPDS), a Bianco; Juan Cuattromo (Banco Provincia) a Costa. 

Todo se reporta a sus jefes, y estos a Kicillof. Un par de alcaldes consultados por La Tecla expresaron que “quienes responden directamente a Cristina tienen una mayor operatividad, pero no siempre pueden solucionar las cosas, porque todo deben consultarlo con Axel”. La referencia es para Teresa García (Gobierno), Julio Alak (Justicia), Sergio Berni (Seguridad), Andrés Larroque (Desarrollo de la Comunidad) y la dupla Daniel Gollan - Nicolás Kreplak (Salud). Entre los dos grupos hay disidencias, y es común que los alcaldes escuchen por parte de estos últimos, formados bajo otra concepción política, quejas por la forma de conducción del círculo kicillofista. 

Cerca del Gobernador niegan ser cerrados y sectarios, y afirman que la tensión se da “porque tratan de amedrentarlo para que cambie, pero nosotros no tenemos la lógica de la política tradicional”. Alguien que integra la mesa chica fue contundente al respecto. “No hacemos política para llenarnos de plata, ni para perpetrarnos en el poder, ni para generarles negocios a los amigos; nuestra lógica es distinta a la tradicional, y hay cierto sector que no lo entiende”, dijo. 

“No pueden creer que a Axel le importe más que la ruta esté licitada que qué empresa la va a hacer. Lo que les cuesta creer es que no hay posibilidades de ningún negocio. Están buscando qué tenemos detrás y qué estamos escondiendo. La verdad es que no nos creen que seamos así”, se defiende, y a la vez retruca, la gente más cercana al Gobernador.

TODOS AL TERRITORIO
Los esfuerzos centrados en las secciones que eligen senadores


La campaña de vacunación y la obra pública serán los caballitos de batalla del Gobernador y sus ministros. Kicillof y todos los titulares de áreas profundizarán sus recorridas por los distritos, con una priorización en las secciones electorales que eligen senadores: Primera, Cuarta, Quinta y Séptima. “Tenemos que tener un buen desempeño a nivel senadores porque ese es nuestro punto más flojo. 



Cada vez que querés sacar un proyecto de ley, te extorsionan, entonces necesitamos más fuerza en el Senado, para no tener que hacer una negociación permanente cada vez que queremos algo”, contó una fuente de calle 6. El Conurbano tendrá también la presencia de los funcionarios provinciales, pero la cercanía permite una rapidez de movimiento mucho menos compleja que las salidas al interior, que deben ser programadas con antelación. “Vamos a tratar de tener presencia en la mayor cantidad de secciones posibles, pero con más hincapié en Cuarta, Quinta y Séptima”, reafirmó un integrante de la mesa ministerial. 

Desde el Gobierno anticipan que se van a hacer permanentemente anuncios de obras, en distritos oficialistas y opositores; además de que el mandatario y sus ministros visitarán los trabajos que ya están en marcha.