Argentina
Miércoles, 17 agosto 2022
FLUIDOS
25 de junio de 2021

Información clave para llegar al squirt

El término gana circulación, se empiezan a hacer masivos videos con imágenes sorprendentes sobre esta práctica, que comúnmente remite a la eyaculación femenina, aunque siempre queda la duda sobre cuánto hay de cierto. La Tecla te presenta algunas claves para comprenderlo.

Información clave para llegar al squirt - La Tecla

El misterioso y vasto mundo de la sexualidad y genitalidad todavía ofrece cosas por descubrir y una de ellas es el squirt ¿De qué se trata? El término se  traduce como “chorro” y remite a la eyaculación proveniente de una vagina que, en algunos casos sucede de manera habitual y en otros responde a una búsqueda específica.

Para empezar a despejar dudas, es necesario aclarar que esta respuesta anatómica no necesariamente está vinculada al orgasmo o a una mayor intensidad del placer, sino que, por un lado, tiene que ver con la respuesta orgánica de algunos cuerpo y, por otro, con el punto de estimulación y la forma en que se hace.

La principal diferencia con lo que sucede con un pene, es que el líquido se compone de una mezcla de fluidos que no tienen que ver con la actividad reproductora. La cantidad, el color y el aspecto varían de persona a persona y puede darse antes, durante o incluso después del orgasmo.

Un dato llamativo a tener en cuenta es que este fenómeno parece algo novedoso, sin embargo, desde textos antiguos se hace referencia a este eyaculación e incluso en el Kamasutra (del 200-400 d. C.) se habla del “semen femenino”. Su desaparición del mapa desde la Edad Media en adelante, tiene que ver con la construcción histórica que se hizo del cuerpo de la mujer, su genitalidad, su capacidad y forma de dar y recibir placer. Desde que se amplía cada vez más la puerta de conocimiento sobre estos temas, más datos salen a la luz, como también más libertades a la hora de decidir. 

En términos científicos todavía no existe un acuerdo sobre el contenido de este líquido, pero sí afirman que no se trata de una “anormalidad”. “Algunas personas eyaculan y otras no. Puede que todas las personas que tienen una vulva tengan la capacidad de eyacular, pero no hay manera de saber y, lo que es más importante, no es algo que le interesa a todo el mundo”, explica la sexóloga Kitty May en su página web y agrega: “No hay nada malo o vergonzoso acerca de la eyaculación — ¡pero tampoco hay nada malo si no se hace!”.