Argentina
Sábado, 2 julio 2022
TENEDORES REBELDES
1 de junio de 2021

Gastronómicos en llamas por no poder recibir comensales en el interior de los locales

Dueños de bares y restaurantes de la Provincia protestan por las restricciones en Fase 2. Dicen que van a la ruina si no se extiende el horario de atención y se permiten las mesas dentro de sus comercios. En distrito PRO, llegaron a plantear un acto de desobediencia.

Gastronómicos en llamas por no poder recibir comensales en el interior de los locales - La Tecla

La permanencia de más de un centenar de municipios en Fase 2 implica, entre otras restricciones, el cierre de bares y restaurantes en cuanto a la posibilidad de recibir clientes en el interior de sus locales., reservándose solo para delivery o take away.

Las disposiciones que bajan desde las autoridades provinciales motivaron la reacción de los empresarios del sector gastronómico, en algunos casos con amenazas de llegar a un estado de rebeldía.

Los dueños de bares y restaurante, además de otras modalidades de la gastronomía, piden extender el horario de atención y la chance de permitir la ocupación del 30% en espacios cerrados.

Horas atrás, funcionarios del municipio de Tandil se reunieron con la Asociación de Hoteles y Restaurantes de esa ciudad, un encuentro del que también participaron dueños de cabañas, de la Asociación de Guías de Turismo y miembros del sindicato de trabajadores gastronómico.

Al término del cónclave en el distrito gobernado por el radical Miguel Lunghi, con la idea de buscar alternativas a la crisis del sector, Bruno Cerone, miembro de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Tandil, aseguró: “Estamos peor que el año pasado, ya que en 2020 al menos recibíamos el ATP para pagar salarios y actualmente eso no está pasando. Está todo cerrado desde principios de abril que fue cuando empezó a caer la asistencia de gente a los comercios”. 

El dirigente empresario añadió que “es difícil cumplir las disposiciones por las condiciones climáticas que hace que sea imposible que las personas coman o tomen un café afuera, por lo que pedimos trabajar con poco aforo y dentro de los locales”.

En la costa atlántica, La Tecla Mar del Plata dio cuenta del enojo de los hoteleros y gastronómicos, que llegaron a plantear la desobediencia a las normas impuestas en territorio del macrista Guillermo Montenegro.

“Sin ayudas ni circulación, el costo fijo de un establecimiento sin huéspedes lleva inexorablemente a su cierre definitivo con la consecuente y no deseada  pérdida de puestos de trabajo”, expresaron desde la Asociación Empresaria Gastronómica Hotelera. Según datos sindicales, en el sector gastronómico se perdieron 1.400 puestos de trabajo desde el inicio de la pandemia.

Finalmente, el sector gastronómico de Villa Gesell, nucleado en la Unión de Comercios e Industrias (UCI) local, presentó al intendente Gustavo Barrera (Frente de Todos, una nota en la que pide extender el horario de atención hasta las 23.00 y un aforo minino la interior del local.