CUESTIóN DE PRIORIDADES
08/05
Le llegó el turno y dijo "no": por qué el intendente Pro se negó a la vacuna
"Quiero contarles que me llegó la citación para vacunarme contra el Covid, pero cómo aún no está vacunado todo el personal sanitario del municipio de Lanús aplacé mi turno hasta tanto estén todos vacunados", expresó el mandamás de Lanús a través de las redes sociales
El tema de los vacunados VIP parece haber quedado en el olvido. Y también el tema de los intendentes que se vacunaron para dar el ejemplo, allá lejos y hace tiempo, cuando se desconfiaba de la Sputnik V. Sin embargo, la decisión tomada por el mandamás de Lanús, Néstor Grindetti, volvió a traerlo al ta´pete, o aunque sea a la memoria.

Es que el principal referente Pro de la Tercera, a pesar de haberle llegado el turno, ya que desde hace unos días se está vacunando a personas mayores de 60 años sin comorbilidades, tomó la determinación de aplazar su inoculación, a la espera que la totalidad del personal de Salud lanusense reciba aunque sea la primera dosis.

Así lo informó el propio Grindetti a través de las redes sociales. "Quiero contarles que me llegó la citación para vacunarme contra el Covid, pero cómo aún no está vacunado todo el personal sanitario del municipio de Lanús aplacé mi turno hasta tanto estén todos vacunados", expresó el ex ministro de Hacienda de la Ciudad.
 

Vale recordar que por principios de febrero La Tecla realizó un amplio informe que daba cuenta de los jefes comunales de Juntos por el Cambio que se habían vacunado y los que no. Por supuesto, Grindetti estaba en el segundo grupo. Y en su momento, la razón del "no", era la misma que ahora. "Lo haré cuando me toque, y cuando se haya vacunado todo el personal sanitario", expresaba el alcalde. 

Es importante señalar que en julio del año pasado el intendente fue diagnosticado positivo de coronavirus y atravesó la enfermedad prácticamente asintomático y "en buen estado general de salud". Se había realizado un primer testeo con resultado negativo unos días antes, cuando se conoció que su pareja -la funcionaria porteña Karina Spalla- había confirmado la infección de coronavirus.

Desde ese día, Grindetti se había mantenido en aislamiento y 72 horas después se realizó una nueva muestra que terminó por arrojar resultado positivo. "El jefe comunal no presenta síntomas, no tuvo contactos estrechos en las últimas 48 horas y se encuentra en buen estado de salud", señalaba el comunicado oficial.. Catorce días más tarde retomó las actividades con suma normalidad.