ALIVIO
28/04
Tras los reclamos, habilitaron los protocolos para clases presenciales en escuelas agrarias
Padres, directivos y entidades reclamaban desde comienzos de año poder volver a las aulas. Son colegios con un régimen de internado, cuyos alumnos recorren, en muchos casos, varios kilómetros para llegar.

Luego de reiterados reclamos, el Gobierno bonaerense habilitó el protocolo para la vuelta a clases presenciales en las escuelas agrarias del territorio bonaerense.

Así, tras la demanda de padres, docentes y alumnos de colegios rurales y agrotécnicos, la Dirección General de Cultura y Educación, que comanda Agustina Vila, hizo público el protocolo que habían elaborado diversas instituciones, como es el caso de la Federación de Institutos Agrotécnicos de la provincia de Buenos Aires (Fediap), para un retorno seguro a las aulas.

El documento habilita, siguiendo estrictas normas, el funcionamiento de estas escuelas que, en su gran mayoría, ofrecen residencias donde viven los alumnos, además de habilitarse el uso de comedores.

Desde la entidad, habían especificado el motivo de sus reclamos. "Buena parte de las/os estudiantes de la modalidad secundaria agraria y técnica se hospedan en las residencias estudiantiles. Las mismas constituyen una condición indispensable que permite el derecho a la educación de una parte del estudiantado bonaerense que, en muchos casos, se encuentra desfavorecido por las condiciones sociales, económicas, de distancia, acceso y movilidad. En la mayoría de los casos es una condición excluyente: sin la residencia no podrían matricularse en la escuela, e incluso, dificulta el acceso a la educación de nivel secundario obligatorio por razones socioeconómicas o geográficas", señaló el documento presentado a las autoridades.

El protocolo detalla aspectos vinculados a convivencia, organización, uso de espacios comunes (dormitorios, cocina, aulas), higiene y procedimiento ante casos sospechos, entre otros.

Como informó La Tecla, muchos chicos que estudian en estos establecimientos vienen desde varios kilómetros de distancia, que hace que no puedan acudir 4 horas a clases y luego regresar a sus domicilios.

La negativa que hasta hoy mantuvo la Provincia motivó varios pedidos de informes, como los presentados por los legisladores de Juntos por el Cambio, Juan Fiorini y Luciano Bugallo,