NOTA DE GRAFICA
02/04
Juntos por el Cambio: necesidad de ampliarse y varias fugas
En el juego de sumas y restas, la alianza opositora sufrió algunas escisiones. Quiénes dieron el portazo y cuáles son las alternativas para ensanchar la base electoral de cara a las legislativas.
Tras la derrota de octubre de 2019, los principales referentes de Juntos por el Cambio repitieron, una y otra vez, aquello de la necesidad de ensanchar su base electoral, un concepto que debe llenarse de contenido concreto a pocos meses de las legislativas.

Sin embargo, hasta el momento pueden divisarse más deserciones que sumatorias. O, en tal caso, reemplazo de piezas en el tablero. Así, el alejamiento del partido FE de la alianza tuvo como contrapartida la inclusión, previo a los comicios del año pasado, del espacio  comandado por Miguel Ángel Pichetto.

La idea del excandidato a vicepresidente de Mauricio Macri es convertirse en la nueva pata peronista de JxC, tras el alejamiento del partido fundado por el fallecido dirigente sindical Gerónimo "Momo" Venegas. La dispersión comenzó con ese sello y siguió con algunos intendentes afines, para continuar con algún otro jefe comunal y la ruptura del bloque de Diputados provinciales por parte de los leales a Emilio Monzó y Gustavo Posse, formando Cambio Federal.

Hasta aquí la balanza se inclina hacia el debe, pero ¿hacia dónde podría sumar y ampliar su base de sustentación el principal conglomerado opositor? Las opciones no parecen demasiadas. A izquierda, más allá de la frontera que establece la UCR, no aparece nada compatible con sus principios.

A derecha, en cambio, el espacio liberal está siendo aprovechado por los economistas José Luis Espert (será candidato a primer diputado nacional por la Provincia) y Javier Milei, con el aporte del (¿ex?) radical Ricardo López Murphy y otros partidos menores.

Desde el sector de los denominados “halcones”, el ala dura del PRO, sueñan con una candidatura de la exministra Patricia Bullrich, que convoque a sectores conservadores y de centroderecha, con eje en temas como la Seguridad o la corrupción.

La propia titular del PRO nacional dijo, días atrás, que un cardumen interesante para “pescar” lo conforman "sectores del peronismo que votaron al Frente de Todos, un peronismo más razonable y sin tanto kirchnerismo talibán”.

Al respecto, el exsubsecretario de Asuntos Municipales de la gestión vidalista y actual vicepresidente del bloque de diputados cambiemitas, Alex Campbell, sostuvo que no solo se apunta a sumar partidos, estructuras, sino personas reconocidas como el médico Carlos  Kambourian (irá por la intendencia de Malvinas Argentinas) o Segundo Cernadas en Tigre, y personalidades de la sociedad civil, sin acumular personas que ya están en la política.
Y no descartó otros objetivos: “Por qué no sectores del socialismo, algunos sectores del GEN o peronistas que no han sido secuestrados por el kirchnerismo”, sostuvo, añadiendo que “esos dirigentes que busquen otros espacios van a tener las puertas abiertas”.
Si de juntar peronistas no K se trata, hace algunos días Pichetto aglutinó un millar de personas en San Miguel para el lanzmiento del espacio “Peronismo Republicano”, al que definieron como el verdadero “peronismo de Perón”. 

Allí, en el Conurbano y con la organización a cargo del exintendente local y exministro de Gobierno bonaerense, Joaquín de la Torre, confluyeron dirigentes como Eduardo Menem, Ramón Puerta, Jesús Cariglino (exalcalde de Malvinas Argentinas); las legisladoras provinciales Claudia Rucci y Catalina Buitrago; el sindicalista Dante Camaño (gastronómicos) y alcaldes bonaerenses como Hernán Bertellys (Azul), Guillermo Britos (Chivilcoy) y Manuel Passaglia (San Nicolás).

LEGISLATURA
Monzó, Posse y el interbloque, pero sin romper por ahora


Tras la derrota electoral de 2019, y luego de las discrepancias públicas –y  rivadasexpresadas por el extitular de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, un grupo de legisladores bonaerenses hicieron “rancho aparte”.

Con la alianza sellada entre el monzoísmo y el possismo, los diputados Guillermo Bardón, Sergio Domínguez Yelpo, Fernando Pérez, María Elena Torresi y Walter Carusso armaron su propio bloque “Cambio Federal”, funcionando a la manera de un interbloque, una figura que no existe en el ámbito provincial.

Respecto de las “fugas” y de la manera de evitarlas, Carusso aseguró a La Tecla que “la mejor manera de evitarlas y de ampliar la base de sustentación de Juntos por el Cambio, o como se vaya a llamar, es darle a todos la posibilidad de competir” en las PASO. En tal sentido, el referente de Gustavo Posse sostuvo que “ese fue el problema que tuvimos, que hubo sectores a los que se proscribió. Si le das la posibilidad de competir, no se van”. Finalmente, el legislador oriundo de San Martín aseguró que la idea de su sector es “no romper con JxC”, reclamando “PASO en todas las categorías”. Y evaluó que se podría ampliar “hacia la derecha, los socialistas, sectores del GEN o peronistas disconformes, pero siempre democráticamente y sin imponer”.

PARTIDO FE
La “pata peronista” y el primer portazo tras las legislativas


Desde la conformación  de las listas seccionales en 2019, la dirigencia del partido FE se quejó de la poca representatividad. No solo la escasa participación en las legislativas motivó el portazo que dio el sello creado por el gremialista “Momo” Venegas, sino una falta de consideración, según expresaron. “Cuando hacen mención a los partidos de Cambiemos hablan del PRO, de la UCR, de la Coalición Cïvica, y a nosotros ni siquiera nos nombran”, se quejó amargamente, un par de años atrás, un referente del FE.

Lo cierto es que la otrora “pata peronista” de la alianza, hoy coqueteando con el Frente de Todos, se llevó consigo un diputado nacional por la provincia de Buenos Aires: Pablo Ansaloni, que armó su bloque “Unidad y Equidad Federal”. Luego fue expulsado de la UATRE por expresiones antisemitas. También se escindió del bloque de Diputados bonaerenses de Juntos por el Cambio la necochense Natalia Sánchez Jáuregui, quien conformó su espacio Partido FE. En cuanto a la representación territorial, el intendente de San Pedro y su par de Necochea, Arturo Rojas, integran el grupo de jefes comunales “independientes”.

SACANDO CUENTAS
Liberales, vecinalistas y “celestes”, escisiones y amenazas futuras

Diversos sectores que comulgan  con el liberalismo, sobre todo económico, han confluido en un conglomerado de partidos para pelear la porción de electorado desilusionado con las dos alianzas mayoritarias. Allí se anotaron José Luis Espert, Javier Milei, Ricardo López Murphy y otros sellos republicanos y libertarios.

En Juntos por el Cambio ven con preocupación (moderada, pero preocupación al fin) el crecimiento que, según las encuestas, muestra este espacio de centroderecha, que ya obtuvo casi el 2% de los votos en 2019 con el Frente Unite del economista, y amenaza con “rascar” voluntades que, si ellos no estuvieran en la cancha, podrían optar por figuras cambiemitas. En diálogo con La Tecla, el excandidato a vicepresidente Luis Rosales evitó una evaluación sobre el impacto en JxC, aunque no descartó ir a una PASO dentro de la alianza. “Sí, creo que sería bueno. E incluso creo que se la ganaríamos”, disparó. 

Sin embargo puso una condición: que todos adopten las ideas liberales. También habrá que mensurar el “adiós” que, tiempo atrás, protagonizó el exmilitar José Gómez Centurión, quien teje una alianza con sectores antiabortistas y de derecha, abandonando la alternativa de competir dentro de Juntos por el Cambio. 

Otra escisión es la que tuvo como protagonista a Sergio Bordoni, intendente de Tornquist, cercano al vecinalismo provincial. El espacio, que apunta a competir electoralmente este año, es encabezado por el jefe comunal de Villarino, Carlos Bevilacqua, que trabaja para sumar más espacios municipalistas a su construcción política.