CHACABUCO
04/03
Sigue la desconfianza: intendente radical pide que los municipios controlen la campaña de vacunación
"La vacuna es un bién público, no de unos pocos o de una facción o un partido político", reclamó Víctor Aiola en el discurso de inicio de sesiones del Concejo Deliberante local.
Los cuestionamientos al operativo de vacunación del Gobierno de la provincia de Buenos Aires por parte de la oposición sigue siendo motivo de cruces. En este caso, un intendente de la Unión Cívica Radical usó el inicio de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante de su distrito para pedir más participación del Municipio.

El intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, abrió ayer el período ordinario del deliberativo local, pidiendo al Gobierno provincial - a cargo de la campaña de inoculación- que el municipio sea el contralor de la campaña de vacunación.

Esto, luego de que otros alcaldes radicales cuestionaran la utilización de locales partidarios para la campaña de inscripción y las denuncias sobre supuestas vacunaciones a militantes del kirchnerismo.

"Queremos acceso - reclamó Aiola- a las listas de vacunación todos los días en manos del Gobierno municipal, para poder ser contralores y responsables junto a ustedes, de a quién, cómo y cuando se vacuna a cada ciudadano de Chacabuco. La vacuna es un bién público, no de unos pocos o de una facción o un partido político", afirmó Aiola en el Concejo Deliberante.

Y agregó: "Solicitamos al gobierno Nacional y Provincial hacernos partícipes de la campaña de vacunación, pedimos trabajar en conjunto como lo hemos hecho durante todo el año 2020. Queremos ser parte de la solución".

Médico pediatra, el alcalde radical fue uno de los primeros que manifestaron su cuestionamiento a la vacuna Sputnik V. Una vez que fueron avanzando los avales científicos al producto fabricado en los laboratorios Gamaleya de Rusia, Aiola decidió inocularse.

Si bien el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, tuvo palabras de agradecimiento para los intendentes de la oposición que "militaron" la campaña de vacunación, los vínculos entre la distribución de las dosis y fuerzas ligadas al oficialismo provincial generaron desconfianza en los jefes comunales que no pertenecen al Frente de Todos.