TANDIL
13/01
El colapso sanitario amenaza a un distrito turístico
El intendente Miguel Lunghi reconoció que la capacidad de los hospitales y clínicas locales está por agotarse. “A mi entender seguimos en la primera ola, lo peor no pasó”, sentenció.
Tandil fue uno de los municipios de la provincia de Buenos Aires más afectados por el coronavirus. Actualmente, la comuna parece asomarse a un posible colapso sanitario, según reconoció el propio intendente Miguel Lunghi.

"Las camas del hospital (municipal Santamaría) están cubiertas, hay dos libres en la Clínica Chacabuco y dos en el Hospital de Niños", afirmó Lunghi en declaraciones en el portal Infoeme.

Y agregó: “A mi entender seguimos en la primera ola, lo peor no pasó”.

La preocupación del intendente de la Unión Cívica Radical radica también en que Tandil es uno de los municipios turísticos en esta temporada veraniega, jaqueada por el coronavirus. El alza de casos, producto de las fiestas de navidad y fin de año, hizo que la Provincia decidiera restringir parte de las actividades nocturnas.

“Puede haber un colapso del sistema en todos lados, no estamos muy lejos de eso. Creen que no hay contagio y sí lo hay. Nos tenemos que cuidar", sentenció el jefe comunal tandilense. 

Y agregó: "Aunque estén al aire libre el barbijo no los salva. Libertad responsable es lo que necesitamos”. 

Lunghi, al igual que otros de sus pares, participó ayer de la reunión virtual que encabezó el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para analizar la situación epidemiológica de los distritos bonaerenses. 

Tandil se encuentra en Fase 4 del Distanciamiento Social Preventivo Obligatorio (DISPO) decretado por la Provincia y recibió 450 dosis de la vacuna Sputnik V y espera 400 más.

A su vez,  la relación de la comuna con la Gobernación no fue armoniosa en la crísis sanitaria. En septiembre, Lunghi había decidido que Tandil se aleje del esquema de fases decretado por la Provincia para manejarse con uno propio. Por supuesto, los casos de coronavirus siguieron avanzando.

Tiempo después, volvió al sistema de fases bonaerense, a cambio de ser incluído por la Provincia entre los municipios que recibieron el Fondo de Turismo y Cultura.