ATROPELLO
04/01
Se complica la situación de Carolina Píparo
La defensa de las víctimas solicitó la detención de la pareja de la diputada bonaerense. Además, funcionario de La Plata quedó involucrado por alteración de los vídeos. Ediles de la oposición reclamaron su renuncia.
En las últimas horas, la situación de la diputada bonaerense y también funcionaria de la municipalidad de La Plata, Carolina Píparo, quedó complicada. Es que, las víctimas solicitaron la detención de su pareja y arremetieron contra las pruebas brindadas por la comuna por una presunta alteración.

El abogado de los dos motociclistas que fueron atropellados la madrugada de Año Nuevo en La Plata por el matrimonio Píparo pidió la detención de Juan Igancio Buzali, marido de la diputada, informaron fuentes judiciales con acceso al expediente.

"Atento al comportamiento desplegado por Juan Ignacio Buzali en el acontecer de los hechos, quedó demostrado su desprecio total por el derecho, poniéndose en fuga luego de atropellar a las víctimas, esto constituye un peligro cierto de fuga", señaló el letrado Martín De Vargas en su presentación, a la que tuvo acceso Télam. Y añadió: "La existencia de funcionarios públicos asistiéndolos" demuestra que "existe entorpecimiento en la investigación, ya que han utilizado influencias para evitar ser detenidos y también evitar el control de alcoholemia".

"Dada la existencia de esos peligros procesales, para asegurar la finalidad del proceso penal" De Vargas solicitó al juez de garantías "que pida la detención de Buzali".

Paralelamente, el letrado presentó un escrito en el que solicitó el apartamiento de la jueza interviniente en la causa, Marcela Garmendia -titular del Juzgado N° 5 de la capital bonaerense-, ya que su hijo, Juan Manuel Martínez Garmendia, integra el Gabinete municipal de Julio Garro, al igual que Carolina Píparo y que Darío Ganduglia, y se debe evitar la pérdida del "carácter objetivo e imparcial del juzgador".

Según lo que aseguró públicamente Píparo, el hecho ocurrió cerca de las 2 de la madrugada de Año Nuevo, cuando fue asaltada por seis "motochorros" que la interceptaron en momentos en que llevaba a su padre a su casa y le robaron la cartelera con 20 mil pesos y su teléfono iPhone.

La legisladora bonaerense agregó que tras ello y cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia en una comisaría a bordo de su auto Fiat 500L, volvieron a ser interceptados por los "motochorros" y en ese momento embistieron una de las motos para escapar.

El abogado de los jóvenes embestidos dijo al respecto que "la moto quedó enganchada debajo del auto de Píparo, venía tirando chispas cuatro cuadras y la gente les pedía que paren". Según el letrado, finalmente Píparo y su marido detuvieron la marcha en Plaza Moreno "donde los estaba esperando el secretario de Seguridad Municipal, Darío Ganduglia, que justamente es quien maneja todas las cámaras del municipio".

En tanto, el bloque de concejales de La Plata del Frente de Todos pidió la renuncia de Carolina Píparo a su cargo de secretaria de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género del municipio, después de que la dirigente quedara involucrada en la investigación por la presunta culpabilidad en la embestida de dos motociclistas.

Los ediles de la capital bonaerense consideraron que "resulta insostenible" la permanencia de Píparo, también diputada provincial de Juntos por el Cambio, en ese cargo ad honorem del municipio platense.

EL COMUNICADO DE PIPARO

Dejé pasar las horas para reponerme y poder mostrarle a mis hijos que su papá y su mamá estaban vivos y bien porque a su corta edad ya saben lo que la inseguridad provoca. Hoy escribo con dolor por lo que me tocó vivir estos últimos días.

Volver a ser víctima de un robo a mano armada, con 6 delincuentes rodeando tu auto, es vivir de nuevo una pesadilla. Que eso ocurra a dos horas de haber comenzado un nuevo año, le agrega una carga emocional más fuerte aún.

Como ya conté, después del robo, cuando nos dirigíamos a hacer la denuncia, vimos a las personas que para nosotros nos habían asaltado, pretendimos ayudar a que la policía los encuentre y que no le pase a otra persona lo que me había ocurrido a mí.

Es ahí cuando tuvimos un accidente en el que dos personas resultaron heridas y una tuvo que recibir lamentablemente cuatro puntos de sutura.

Además de una noche que nadie quisiera vivir, me tocó leer y escuchar una sarta enorme de mentiras y barbaridades que se dijeron sobre mi familia y sobre mí.

Hubo operaciones de todo tipo: desde poner en duda el robo que sufrí a manos de 6 motochorros, desacreditando a los vecinos mismos que llamaron al 911 para ayudarme, hasta inventar, entre muchas otras cosas, que mi marido es funcionario público, drogadicto.

Que intentó escapar, cuando fue él quien buscaba y finalmente encuentra a la policía mientras yo todo el tiempo pedí auxilio al 911. No voy a caer en el facilismo de culpar a la policía: hubo un Estado en su totalidad que no estuvo.

Por respeto a la investigación sobre el accidente dejamos todo lo referido a ambas causas en manos de los doctores Fernando Burlando y Fabián Améndola, los mismos abogados que me representaron a mí, allá por 2010.

Estamos a disposición de la justicia, como corresponde, que en definitiva será la que dictamine sobre el robo que sufrí y el accionar de mi marido en el accidente.

Quiero agradecerle al Intendente de La Plata, Julio Garro, y a su gabinete, porque han puesto inmediatamente a disposición de la justicia todos los elementos con los que contaba el municipio.

Desde lo político: cuando en 2010 sufrí la salidera bancaria en la que me dispararon, y por la que perdí a Isidro, el entonces gobernador y varios de sus ministros con los que yo no empatizaba, se pusieron a disposición mía y de la justicia para esclarecer el hecho y acompañar.

Diez años después cuando vuelvo a ser víctima en la provincia de Buenos Aires la política solo muestra mezquindad.

No solo no se liberan la totalidad de mis llamados al 911, sino que entregan solo 2 y casi 72 horas después permitiendo así que se ponga en duda la veracidad de lo que me pasó: un delito violento en manada y de noche.

Eso sin mencionar los que aprovechan para hacer politiquería pidiendo mi renuncia. Si, esos mismos que hablan de lawfare, del principio de inocencia y que son cultores del garantismo.

Me duele.... Me duele esta política miserable de desprecio por el otro. Habla de quien la ejerce, no de mí. Ocúpense del delito, que no desaparece ensuciando a quien nada tiene que ocultar.

Las operaciones políticas pasan, la inseguridad queda y la sufrimos cotidianamente, la sufrimos miles de argentinos de a pie, que laburamos, que no vamos custodiados por la vida. Lo que me sucedió a mí, le pasa todos los días a muchísimos argentinos.

Por último, quiero agradecer a la persona que encontró mi celular y lo puso inmediatamente a disposición de la Justicia: Si alguien encuentra algo más lo valoraría porque siempre llevo conmigo dos recuerdos muy importantes para mí.

Esto también es parte de lo que me arrancaron hace tres días. Gracias a todos los que estuvieron ahí, apoyándome. Valoro mucho todo el cariño que me hacen llegar..