INFORME ESPECIAL
06/12/2020
Juego de tronos en el ajedrez de la oposición
Las elecciones de medio término están a la vuelta de la esquina, y en la oposición todos se mueven buscando ocupar espacios. En tiempos de pandemia, el expresidente Mauricio Macri juega sus cartas. El tándem Vidal-Larreta-Jorge Macri y los operadores del interior provincial. Quièn es quièn en el tablero de Juntos por el Cambio.

El año electoral está a la vuelta de la esquina. En la oposición, algunos sectores, aseguran que el calendario en realidad comenzó en los días finales de octubre con las reuniones aceitadas entre el tándem María Eugenia Vidal, Jorge Macri, y Horacio Rodríguez Larreta. Casi al mismo tiempo, la política bonaerense comenzó a jugar sus cartas con mayor fortaleza en las últimas semanas producto del Presupuesto 2021 de Axel Kicillof.

Así, a la lista de nombres que manejan los hilos de la discusión política como protagonistas sin lugar a dudas, se sumó el de Mauricio Macri. O al menos eso busca el ex Presidente. 

Es que, según pudo saber LaTecla.info, en las últimas tres semanas, el ex Jefe de Estado mutó su participación política con el objetivo de convertirse en una especie de líder ordenador de la oposición. Las conversaciones agruparon a un puñado de dirigentes del ala dura de Juntos por el Cambio y la expansión de las charlas tuvo un duro cachetazo para la ambición por posicionarse.

Después de las apariciones mediáticas con dardos internos, Macri comenzó una serie de conversaciones con comunas orientadas a su conducción. Lo hizo en soledad con Julio Garro, intendente de La Plata; y en una cita conjunta con Javier Martínez de Pergamino; Mariano Barroso de Nueve de Julio; y Pablo Petrecca de Junín. 

El platense y el pergaminense guardan con Macri un viejo vínculo relacionado al fútbol, a Boca Juniors y a Douglas Haig de Pergamino. En cambio, Barroso y Petrecca son hombres que responden a su primo, Jorge Macri (Vicente López y presidente del PRO bonaerense).

La charla con los cuatro intendentes sirvió como antesala a las reuniones “de local” en su sede de Acassuso, en San Isidro. En su bunker, Macri encabezó citas apuntalado por el ala dura del PRO, Patrica Bullrich; Gerardo “Jerry” Milman; la senadora bonaerense Felicitas Beccar Varela; y la abogada Florencia Arietto. Las tres mujeres y el ex funcionario son una suerte de mesa chica del macrismo que, aseguran, busca sumar nuevos integrantes.

Conforme señalaron los asiduos participantes de las reuniones, el objetivo de Macri “es que haya reglas claras para todos, respetando la territorialidad”. Es decir, una interna opositora donde los jefes comunales tengan reconocimiento y corran con el caballo del comisario. Por ello, el inicio de las charlas con los cuatro alcaldes PRO.

No obstante, solamente la mitad de los intendentes que conversaron con el ex Presidente revalidaron el apoyo en reuniones en Acassuso. El senador platense Juan Pablo Allan y la diputada de Pergamino, Susana Lazzari, marcaron presencia y tuvieron su foto. Ninguno de los dos legisladores de Junín y el diputado de Nueve de Julio, lo hicieron.

En ese sentido, tras visitar el bunker de MM, el platense Allan remarcó a este medio que “Mauricio está activo, ocupado en mantener la unidad y con un importante grado de autocrítica”. Quienes hablan con el ex presidente de Boca Juniors aseguran que no apuesta a competir en 2021 y que su interés es por garantizar una interna con todos adentro, incluido el monzoismo. “No muestra un interés personal electoral pero si uno general del espacio en su conjunto. Quiere apertura y competencia interna”, detalló Allan.

Las conversaciones en Acassuso contaron con presencia de ex ministros de María Eugenia Vidal en un sesgo de autonomía de los visitantes. Fueron dos, Leonardo Sarquis (Agroindustria) y Marcelo Villegas (Trabajo). Justamente dos de los ex funcionarios más cercanos al ala dura y sin el lote de vidalista. “No vinieron como representantes de MEV”, remarcan en la mesa chica de Macri que aún no pudo extender la conversación con el larretismo, el vidalismo o con el Grupo Dorrego de Jorge Macri y Néstor Grindetti (Lanús).

Incluso, el último lunes tendría lugar la reunión más esperada por la oposición: el reencuentro Macri, Vidal y Larreta. No ocurrió. La cumbre se cayó tres horas antes de su realización y la versión oficial apuntó a la sesión del Congreso nacional que tenía como principal tema la redistribución de los recursos afectando a la Ciudad. Vale recordar que, la sesión había sido convocada cuatro días antes, no obstante la reunión se suspendió a horas de realizarse. El macrismo sostiene a ultranza que la responsabilidad fue de la situación en el Congreso y aseguran que “se re programará”. Todavía no hay fecha para la nueva edición.

En definitiva, Macri busca volver al juego político y muestra la ambición por convertirse en un ordenador de la oposición. En el llano, las convocatorias atraen a los propios, el núcleo más radicalizado de la oposición. La ampliación y la “paz” con los actores de peso en Juntos por el Cambio se mantiene a la espera y sin fecha de realización.

LOS NÚMEROS NO AYUDAN

La consultora Zuban Córdoba dio a conocer la segunda parte de su trabajo de noviembre, y entre las tantas variables se destaca la respuesta a la pregunta "cómo votaría si las elecciones presidenciales de 23019 fueran hoy, con los mismos candidatos". Y al parecer, según los números, el electorado tiene bien en claro que nada quiere saber con la vuelta de Macri.

"Si tuviese que votar para presidente y vice hoy y se presentaran los mismos candidatos de la elección del año pasado, cómo votaría usted", preguntó Zuban Córdoba. Y el triunfo fue otra vez para el binomio del Frente de Todos, también en primera vuelta, aunque esta vez la diferencia fue mucho mayor. 

Alberto Fernández y Cristina Fernández se alzaron con el 41,2 por ciento; Mauricio Macri y Miguel Pichetto con apenas el 25,9 (más de 13 puntos menos que en 2019); Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey consiguieron el 10,9; José Luis Espert y Luis Rosales 7,9 (subieron más de 6 puntos porcentuales); Ricardo Gómez Centurión y Cintia Hotton el 2,0 y Nicolás Del Caño y Del Plá 1,9.