NOTA DE GRAFICA
03/12/2020
Alejo Chornobroff: "Jorge Ferraresi dejó la vara muy alta"
El flamante intendente de Avellaneda habla sobre los desafíos que se vienen en el Municipio. Las reelecciones indefinidas, el rol de Cristina Fernández y su balance a un año del cambio de Gobierno
Desde hace poco más de tres años era jefe de Gabinete de Avellaneda, pero de la noche a la mañana se convirtió en su intendente. Con apenas 29 años, Alejo Chornobroff tomó el control de la Municipalidad luego de que Jorge Ferraresi fue elegido por el presidente Alberto Fernández para conducir el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat. En un mano a mano con La Tecla, el jefe comunal más joven de la Provincia repasó sus inicios en la política, los desafíos que se vienen y el objetivo de marcar su impronta en la gestión. 

-Dentro de unos días se va a cumplir un año del cambio de Gobierno. ¿Qué análisis hacés de estos doce meses a nivel provincial y nacional? 
-Es difícil hacer un balance de este año porque estuvo atravesado por la pandemia, y eso hace que sea complejo. La verdad es que empezamos a encontrar un Estado presente, porque está conducido por un Presidente que es Alberto Fernández, a quien realmente le interesan los problemas de la gente. Más allá de la pandemia, que nos cuesta analizar lo que pasó en el año, vemos un Estado al que le interesan los ciudadanos de a pie, lejos de la indiferencia que hemos encontrado en estos años de neoliberalismo. En este caso hemos encontrado un Estado presente, que ha hecho que la crisis no sea mucho más grave de lo que hubiera podido ser, así que el saldo es muy positivo. Tenemos una idea de 2021 gobernando sin pandemia o, por lo menos, bajo control y con la gente vacunada, con la posibilidad de crecimiento y una recuperación que está claro que la vamos a tener y nos permitirá seguir proyectando la ciudad que queremos. 

-Antes que Jorge Ferraresi asumiera en el Ministerio de Hábitat, tu nombre ya sonaba como posible sucesor en 2023, siempre y cuando no se derogara la ley que pone fin a las reelecciones indefinidas. ¿Esto es así? 
-Sí, es cierto que se hablaba de mí como sucesor de Jorge, y era algo natural, porque hace muchos años que estoy al lado de él, hace mucho que construyo políticas con él. Es mi padre político, mi referente, y es una persona que admiro y de la que estoy orgulloso porque no puedo dejar de aprender. Todo lo que está en mí tiene que ver con él. En algún momento se habló de la posibilidad de que Jorge se fuera o que no pudiera presentarse en 2023, y me ponía a mí en esa carrera casi naturalmente. Los tiempos se han acortado y seguramente vamos a llegar con una gestión muy fortalecida para 2023, y de no modificarse la ley, seguramente será algún compañero el que deba hacerse cargo. 

-¿Qué opinás de esta ley? 
-Me cuesta creer que a un intendente que se lo vota muchas veces haya que quitarle la posibilidad a nuestros vecinos y vecinas de volver a votarlo. Jorge ganó con el 60 por ciento de los votos, y pensar como lo hace la oposición, que hay estados que pueden manejarle la cabeza a la gente, es subestimar al pueblo. Si se modifica la ley, bienvenido sea, para esos compa-ñeros y compañeras que son jefes comunales y se han esforzado mucho, y siguen teniendo altísima imagen positiva en su distrito. Pero eso no depende de nosotros, sino de la Justicia, y realmente no sé qué va pasar. Más que pensar en eso tengo que pensar en dejar la ciudad muy ordenada, en trabajar muchísimo, porque no es fácil hacerlo después de Jorge, que dejó la vara tan alta. La verdad que estoy abocado a mi función en este momento. 



-¿Qué otras cosas habría que modificar en cuanto a lo electoral? 
-Después del disparador que tiró el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, creo que si no tenemos la vacuna contra el coronavirus sería una locura hacer las PASO. Tengo la información de que al menos a esa etapa del año vamos a llegar con los esenciales y trabajadores de la salud vacunados. Teniendo en cuenta cómo viene la situación epidemiológica de la Provincia, que viene mucho mejor que al inicio, quizás llegamos mejor de lo que pensamos; pero solo eso. Respecto de los demás temas, creo que el sistema electoral está bien. 

-La llegada de Ferraresi al gabinete de Alberto supone una presencia más kirchnerista en un equipo que no lo es tanto. La designación fue justo después de la carta de Cristina, en la que se refería a “funcionarios que no funcionan”. ¿Creés que el cambio tuvo que ver con esto? 
-Siempre que habla Cristina es tapa de los diarios, genera unos disparadores impresionantes, porque es la compañera con mayor peso político de toda Latinoamérica y es increíble verla. Efectivamente, uno puede pensar en una conexión entre “los funcionarios que no funcionan” y los cambios que después hizo Alberto. No creo que sea algo que ella condicione, es un equipo y se respetan mucho, trabajan en conjunto. Lo veo a Alberto apoyándose en Cristina, como a Cristina apoyándose en Alberto. Pero, como ella dice, la conducción del país la tiene Alberto. Por supuesto, siempre teniendo en cuenta la altísima imagen de aprobación de ella, con la referencia indiscutida. Entiendo que iba a haber algunos cambios más. La modificación que hace el Presidente en el Ministerio de Vivienda era porque necesitaba encontrar un compañero o compañera con mucha capacidad para gestionar, para no subejecutar ningún presupuesto, menos con la situación habitacional del país, teniendo en cuenta lo que sucedió en Guernica. Fue un cambio muy acertado. La carta de Cristina apunta incluso a cuestiones más profundas, pero hay alguna relación con el cambio. Entiendo que es algo que seguramente compartían Alberto y Cristina, y la decisión de llevarse a nuestro Jorge al plano nacional fue muy acertada. Ni la oposición, ni el oficialismo, ni los medios pudieron decir absolutamente nada. Jorge tiene una legitimidad que hace mucho tiempo no veía en ningún compañero. Es un orgullo para mí que mi formador nos represente tan bien y haya generado la unidad de distintos sectores de poder. Fue bien recibido también por los intendentes. 

-¿Qué otros cambios te esperabas en el gabinete? 
-Hay ministerios cuyas segundas líneas aún están integradas por gente de sectores de Juntos por el Cambio. Pero principalmente pensaba en Vivienda, más allá de Bielsa, que es una compañera muy valiosa, pero quizás no ha podido, no encontró la manera de darle una dinámica a un ministerio que requiere mucho esfuerzo y entender no sólo de obra pública sino también de política. Me parece que la modificación fue exitosa y Alberto se llevó al mejor de los nuestros. 




Carrera política
Del cine debate a la intendencia


-¿Cómo fueron tus inicios en la política hasta convertirte en el intendente de Avellaneda? 
-Me gustaron siempre el cine y la literatura. Hace mucho tiempo, cuando tenía 13 o 14 años, tuve la suerte de conocer, frente a la casa de mi abuela, en un centro cultural, a un compañero que invitó a mi abuelo a una charla debate. En los debates había mucha gente adulta, y si bien no encontré el espacio, a partir de esas charlas conocí un proyecto que estaba vinculado al barrio Villa Centenario, a una organización que se llama “Chicos del sur”, que estaba enrolada dentro del espacio “Hijos del Pueblo”. Ahí comencé todos los sábados con talleres de audiovisual, de cine y las actividades más normales que hacemos en los comedores junto a los compañeros y compañeras de los movimientos sociales en los barrios humildes. La parte del kirchnerismo la viví ahí con muchas contradicciones, porque los compañeros eran muy críticos de Néstor (Kirchner), pero a mí me parecía enorme. A los 18 años me vine a militar a Avellaneda. Hace doce años que militamos en la agrupación Eva Perón, que es de nuestro compañero exintendente, pero siempre conductor político natural, que es Jorge Ferraresi.



La muerte del Diez
“Siempre vi a Diego Maradona como un Dios sucio de barro”

-¿Dónde estabas y cómo te enteraste de la muerte de Maradona? 
-Estaba con Marcelo Aparicio, el tercero en la línea sucesoria de Camioneros, por firmar la ratificación de la audiencia en la delegación del Ministerio de Trabajo. Lo llamó Hugo Moyano a Huguito, su hijo, y le contó que había muerto Maradona. No entendíamos absolutamente nada. Casi me muero, nos paralizamos. Estábamos a punto de levantarnos e ir al Obelisco. Fue shockeante. Soy muy maradoniano, me gusta mucho el futbol y, sobre todo, el Diego. Más allá de lo futbolístico, que por supuesto pesa, siempre lo vi desde otro lugar, con esta perspectiva de Eduardo Galeano: el Dios sucio de barro y que siempre eligió los enemigos que uno, que está de este lado de la mecha, también elige. Siempre defendió a los jubilados, puso el grito en el cielo contra los norteamericanos, se hizo amigo del socialismo, compañero del peronismo. Siempre, con los sectores populares. Esa humildad del Diego, ese correrse de lo políticamente correcto. Tenía una actividad ese día con Edgardo Depetri y pensé mucho en suspenderla, pero me pareció que teníamos que hacerla porque no había mejor manera de homenajear a Diego Maradona que poniendo en valor los clubes de barrio.




La gestión clave
El desafío de continuar lo hecho y marcar su impronta


-Ferraresi ha tenido una fuerte presencia y gestión en el distrito. ¿Cuál es la línea que vas a seguir? 
-Siempre, las líneas fueron las mismas, y nosotros vamos a profundizarlas. Esto tiene que ver con hacer una inversión enorme en infraestructura deportiva, tenemos una puesta en valor del deporte; de hecho, acaba de sancionarse la ley que dice que Avellaneda es la capital nacional del fútbol. Para nosotros es un orgullo y, por supuesto, pone a la ciudad en un lugar distinto, porque en esta ciudad se respira fútbol, y eso no pasa por los clubes que tenemos de AFA, sino también porque tenemos cien clubes de barrio que están cada día mejor, que son pujantes, que forman sus pibes y pibas. Otra línea muy fuerte va a ser la de la infraestructura escolar y deportiva. Los colegios, escuelas y jardines maternales provinciales son un ejemplo para el país. Jorge ha creado una forma de mantener el espacio público, una forma de pensar las plazas desde la periferia al centro, que nos ponen, no en aprietos, pero de seguir esa línea. 
-¿Y qué políticas te gustaría mejorar para marcar tu propia impronta? 
-Me interesa comenzar a laburar con ese ahínco y tiene que ver con el disparador del medio ambiente, de la naturaleza. Nosotros estamos recuperando un espacio de la costa de Domínico. El camino a la ribera está precioso, estamos recuperando la fachada de la isla, y todo eso nos parece que tiene que estar en la agenda del 2020 - 2021 y 2023, cuando termine el mandato.



El rol de la oposición
“Lo que denuncian intendentes de JxC tiene que ver con operaciones”


-¿Cómo viviste el Gobierno de Macri y Vidal en un distrito como Avellaneda?
-Con cuatro años de neoliberalismo, con políticas recesivas y de nulo aporte del Estado nacional y provincial, Avellaneda se convirtió en la cuna de la resistencia. Salvo las cuestiones más estructurales, como la falta de empleo y otras desidias que genera el neoliberalismo en cualquier ciudad del mundo, realmente en Avellaneda esos cuatro años fueron de una entereza enorme. La verdad que hemos podido seguir ese camino de transformación a pesar de no tener ningún apoyo del Estado nacional y provincial. 
-Esto es algo que ahora los intendentes de Juntos por el Cambio le están reclamando a Kicillof. ¿Cómo ves el rol de la oposición en este sentido? 
-En general, lo que vemos es que Juntos por el Cambio, cuando denuncia algo ahora es lo mismo que nos sucedía a nosotros. Sin embargo, cuando hacemos el análisis de las partidas de la Provincia, no vemos que el Gobierno no le esté entregando. De hecho tuvimos una videoconferencia con Axel donde les agradeció a los intendentes, incluso a los de la oposición, por todo lo que fue el manejo de la pandemia. Por eso no creo que estén haciendo una discrecionalidad de los fondos, como sí lo hacía la anterior gobernadora, y el Estado nacional que conducía Mauricio Macri. Lo que denuncian muchos intendentes de Juntos por el Cambio, seguramente tendrá que ver más con operaciones que otra cosa. Nosotros recibimos lo mismo que otros intendentes y tenemos el aporte del Estado nacional, que antes estuvo ausente; por eso veo más política y más rosca que otra cosa. Nosotros creemos que el Estado nacional y el provincial están ayudando a todos los municipios por igual. Ese Estado estuvo en todos lados y no hubo diferencias.