A LA JUSTICIA
27/11/2020
Alberto y Larreta, denunciados por el velatorio de Diego Maradona
Dos dirigentes liberales acusaron al Presidente de "haber generado una situación violatoria de las normas sanitarias del DISPO, al haber convocado masivamente al funeral del astro futbolístico". En tanto, la Secretaría de DDHH de Nación presentó una demanda penal contra la Ciudad por la represión policial.
Dirigentes vinculados al liberalismo denunciaron penalmente al presidente Alberto Fernández, por el presunto delito de favorecer la propagación del coronavirus al organizar el velatorio de Diego Maradona en la Casa Rosada, que convocó a millares de personas para dar el último adiós al astro futbolístico.

Los denunciantes son Yamil Santoro y Antonio Fratamico, de la coalición Republicanos Unidos, la fuerza política que lideran, a nivel nacional, Darío Lopérfido y Ricardo López Murphy, cayendo la acción penal en el juzgado federal a cargo de Sebastián Ramos.

En el texto de la denuncia, ambos referentes libertarios señalan al Presidente por "haber generado una situación violatoria de las normas sanitarias del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO, Decreto n.° 875/2020) decretado por el propio Poder Ejecutivo", al haber convocado masivamente al funeral de Maradona.
 

"El jefe de Estado ha quebrantado uno de los principios fundamentales que establece nuestra Ley, el principio de igualdad", señalaron, apuntando al delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

"Claramente, con la convocatoria y la disposición de un protocolo improvisado (y, a todas luces, según lo que pudo verse a través de los medios de comunicación, ineficaz e insuficiente) para llevar a cabo el funeral de Diego Maradona, se está estableciendo un doble estándar en materia de funerales, que depende de la condición de cada uno: si sos famoso o no. Si no lo sos, se aplican las normas sanitarias preventivas del COVID-19 (DISPO); si lo sos, no existe norma alguna que prohíba reunir, en la Plaza de Mayo, en las calles aledañas y en la mismísima Casa de Gobierno, a millones de personas", sostienen los dirigentes en su presentación.

En tanto, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación presentó una denuncia penal ante la justicia porteña contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y contra Diego Santilli, vicejefe a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad comunal, por la represión ocurrida durante la ceremonia

En la denuncia, que fue presentada esta tarde, se solicita que se investigue a las máximas autoridades del Gobierno de la Ciudad por los delitos de intimidación pública, abuso de autoridad y abandono de persona (artículos 211, 248 y 106 del Código Penal) "por el violento accionar llevado adelante por efectivos policiales", indicó la citada secretaría en un comunicado.

La presentación incluye un compilado de imágenes "que prueban la represión violenta y desmedida", añadieron las fuentes.

El escrito señala que esas imágenes reunidas "no permiten suponer que los abusos policiales hayan sido desvíos individuales de algunos miembros de la fuerza porteña".

“La sistematicidad en el accionar y la violencia cometida por todos ellos da cuenta de una orden superior que dispuso la represión de esa forma: con balas de goma, gases, camiones hidrantes y detenciones arbitrarias”, agrega.

Además la denuncia aclara que el Gobierno Nacional no dio ninguna orden de reprimir ni despejar ni detener a persona alguna y hace responsable directamente a las fuerzas policiales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La policía de la Ciudad detuvo a 11 personas imputadas presuntamente por “resistencia a la autoridad”, de las cuales nueve ya fueron liberadas.