INFORME ESPECIAL
19/11
La rosca por la reforma electoral
Intendentes de Juntos por el Cambio pusieron sobre la mesa una serie de variables en el sistema electoral local. Cómo se armó la propuesta, y cómo la recibe el oficialismo. Una jugada, por ahora, con mucho ruido y pocas nueces.

La provincia de Buenos Aires, o la política local, tiene su propia edición de “El día de la marmota”. La película icónica de inicios de la década del noventa en la que se repite el mismo día una y otra vez. Claro está, lejos de de ser un pasaje de comedia, la ficción tiene su correlato en los términos del debate electoral y una discusión que cada dos por tres vuelve a aparecer en la escena, la reforma del sistema comicial.

En los últimos días, después de que la posibilidad de eliminar las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) quede en un plano lejano de la agenda diaria, volvió a florecer la necesidad de dos hitos. 

Por un lado, la boleta única, algo que lleva varios años en el tintero y que siempre aparece en la escena junto al debate por el voto electrónico. Esta vez, al menos hasta ahora, la “modernización” del sufragio duerme bajo siete llaves. El otro ítem, que vuelve a la escena es el desdoblamiento electoral y la eliminación del hilo que une al calendario sufragista de Nación y Provincia.

El debate fue puesto en la escena central por el intendente de Tres de Febrero e integrante del Grupo Dorrego, Diego Valenzuela. Lo hizo a través de Twitter y, como quien no quiere la cosa, en la paz de una tarde dominical. 

“Es momento de debatir algunas reformas políticas en la provincia de Buenos Aires, para generar mayor transparencia y un debate más profundo de los temas propios. Deberíamos votar en elecciones separadas de las nacionales y hacerlo con boleta única. Lo primero apunta a fortalecer la identidad bonaerense y una discusión propia, sin que se mezcle lo provincial con los temas nacionales. La boleta única es clave para cambiar de una vez por todas las listas sábana, dar más poder a los ciudadanos y desterrar prácticas engañosas”, lanzó el hombre de la Primera Sección.

Lo cierto es que, la medida había sido reclamada por el diputado nacional Sebastián García de Luca casi diez días antes. El hombre de Chivilcoy, y paladín de Emilio Monzó, había sentenciado el fin de semana del 7 de noviembre: “Hay que implementar la Boleta Única, que es ágil, transparente y permite ahorrar millones en papel y fiscales...lo más pragmático como paso a seguir es la Boleta Única como existe en Córdoba o Santa Fe”.

En el medio, antes del posicionamiento público de Valenzuela, y a las 48 horas del realizado por García de Luca, sucedió una cumbre que despierta suspicacias en el Grupo Dorrego. En su oficina, el intendente de Tres de Febrero recibió a Monzó. A los pocos días, el alcalde se anotó en el pedido por la Boleta Única que había instalado el monzoismo. 

Vale recordar que, en 2015 el historiador llegó a la cabeza de la papeleta de Tres de Febrero apadrinado por el dirigente de Carlos Tejedor. En materia de conspiraciones y rosca política, la lectura cerró.

“Puede ser que Diego (Valenzuela) esté jugando en tándem con Emilio (Monzó)”, reconocieron desde la cúpula del PRO bonaerense a LaTecla.info. No obstante, rápidamente marcaron que “la Boleta Única es algo que estamos pidiendo hace rato”.

De esa manera, los alcalde abrieron el juego a la búsqueda de un debate interno a pesar del malestar que generó la polvareda por el tuit publicado. Es que, no era el momento de avanzar en materia electoral cuando la discusión política en la Provincia tiene al Presupuesto y las obras de infraestructura como el cuadrilátero predilecto. 

Así, puertas adentro evaluarán la posibilidad de avanzar con un frente organizado y no perder poder de fuego. El lado positivo para la papeleta única es que los legisladores sin tierra, y sin jefaturas distritales, avalan la medida.

En contrapartida, desde el oficialismo provincial bajan la espuma al posicionamiento de los alcaldes de Juntos por el Cambio. Por caso, el Jefe de Gabinete de Axel Kicillof, Carlos Bianco, le dedicó un pasaje de la última conferencia de prensa que brindó. “Les haría una recomendación (a los intendentes), no confundan vértigo con velocidad, hoy no es una prioridad para nadie discutir las elecciones”, sentenció.

En ese sentido, señaló: “Nuestra responsabilidad como Ejecutivo es seguir sosteniendo la pandemia. Los que están especulando con el sistema electoral, con la fecha, no están representando las prioridades”. Además, Bianco aseguró no entender la jugada de la oposición: “no sé qué tipo de ganancia política esperan de esta discusión”.

El manto de sospecha, que lanzó Bianco sobre la estrategia opositora, tiene una teoría firme que surge desde la Legislatura de Todos. “Boleta única lo tiran siempre, pero en cuatro años no lo plantearon con seriedad nunca”, liquidaron ante la constante aparición en el debate del cambio en los modos. De esa manera, con el escándalo de Estados Unidos fresco, sentenciaron: “Más allá de que lo discutimos permanentemente, el sistema electoral no se modifica tanto. Es una de las mayores fortalezas”. 

Vale recordar que, con la larga demora de los resultados electorales en EEUU, el ministro de Salud, Daniel Gollan, se permitió una reflexión tuitera: “Qué suerte tenemos los argentinos de tener un sistema electoral robusto, con la seguridad que da la boleta de papel y la posibilidad de saber en pocas horas los resultados y no tener que padecer el bochornoso espectáculo que se observa en elecciones de otros países”, subrayó.

En esa línea, desde el oficialismo señalan que los jefes comunales de Juntos por el Cambio, además de la boleta única, apuestan al desdoblamiento para buscar “una ventaja electoral”. Y agregaron: “Lo que demuestra que hoy el panorama les es complejo. En su momento Mosca planteó lo mismo porque veía que Macri los llevaba puesto, la realidad mostró que Vidal no estaba mejor. Hoy Valenzuela y algunos más quieren desentenderse de la boleta nacional porque ven que, más allá de la dificultad actual, le vamos a encontrar la vuelta”.

Como ocurre cada año, la reforma electoral entró en discusión incluso para sorpresa de propios.


El único proyecto es oficial

Desde la bancada del Frente de Todos, la diputada Fernanda Bevilacqua, presentó en mesa de entrada un texto de su autoría y que justamente apunta a la lista sábana, la autonomía municipal, además de otras variables como la creación de nuevas secciones electorales. Vale remarcar que, Bevilacqua es la hija del intendente de Villarino, un aliado del gobierno provincial.

Son más de 40 hojas las que cuenta la normativa y apunta a la necesidad de modificar la Ley Orgánica de las Municipales (Nº 6.769), que data del año 1958/58, la Ley Electoral N° 5109, el Decreto Ley Orgánica de los Partidos Políticos y Agrupaciones Municipalidades (N° 9889/82), y sus modificatorias.

Así, la diputada del oficialismo sostiene que el proyecto busca promover una mayor autonomía municipal y la suficiencia económica de los municipios, además de establecer principios de igualdad de votos y reestructurar las secciones electorales. 

Desde el entorno de la vecinal-oficialista señalan que “el proyecto mejora el sistema de representación y evita las listas sábanas. Así se puede evitar que políticos desconocidos en una localidad lleguen a ser intendentes o diputados, solo porque van pegados a otros. Que el dirigente que elijas sea el que uno quiere, y no el que ponen en una boleta de un partido nacional”.