LA TECLA MAR DEL PLATA
25/10/2020
Borraron el mural de Kirchner y la Rambla quedó peor: crece la polémica en Mar del Plata
La polémica por el homenaje que un sector del kirchnerismo realizó a Néstor Kirchner en la Rambla de Mar del Plata, un episodio que ya tiene trascendencia nacional, sumó condimentos con las declaraciones cruzadas de referentes de la política municipal y luego que desconocidos intentaran borrar el mural y empeorarán la situación.
Fue desde el propio gobierno municipal que ayer salieron por un lado a pedir que no se intervenga sobre la Rambla (N de la R: que no borren el mural de KIrchner a las apuradas), a la espera de la realización de pruebas y muestras por parte de la directora de Restauración de Monumentos Históricos, Costanza Addiechi. “Debemos proteger los espacios que nos pertenecen a todos”, dijo la restauradora.

A la par, el coordinador de Gabinete, Alejandro Rabinovich, reforzó la postura: reivindicó el rol de Addiechi y apuntó contra el accionar del kirchnerimo. “No son los monumentos de Costanza, aunque los cuida como si lo fueran. Tampoco son del Municipio. Son de todos los marplatenses y en este caso de todos los argentinos, porque la Rambla es Patrimonio Nacional”, sostuvo.

Lo cierto es que durante la madrugada, autores desconocidos (no se sabe aún si fueron los mismos que lo pintaron) decidieron borrar el mural, situación que no cayó nada bien en la Comuna, pues al parecer, como dice el popular refrán, el remedio fue peor que la enfermedad.

Agustín Neme, uno de los más filosos desde Twitter, también se sumó: “el espacio público es de los vecinos y debemos cuidarlo. Nadie tiene derecho, sea con una imagen de Kirchner o cualquier otra. Lamento mucho esta acción que daña un lugar emblemático e histórico de nuestra ciudad”, planteó. El referente de Vamos Juntos concluyó con que “es una falta de respeto a los marplatenses y batanenses”.

En tanto, también dio su parecer el senador provincial Lucas Fiorini. "Nuevamente un daño injustificable el que se hizo en la Rambla, patrimonio de todos, pintando el rostro del ex pte. Néstor Kirchner. Venga de quien venga, está mal. No se puede justificar, como vi en algunos ultras, aunque me quedo con los más que no se prendieron", sostuvo.
 

La postura pública del gobierno generó la reacción del Frente de Todos, que en las primeras horas había mantenido un silencio ante la evidencia de la respuesta negativa de un sector mayoritario de la sociedad ante la intervención. Incluso, la obra había sido difundida por la concejal Viorginia Sivori desde sus redes sociales, quien más tarde dio de baja sus publicaciones.

Sin embargo, su compañero de banca Roberto Páez -otro de los que se destaca por su frontalidad en sus posteos por la red social del pajarito- fue al hueso: “preocupense por asistir a los enfermos de Covid de los barrios que llaman y nadie los atiende, están abandonados, antes de preocuparse por un mural”.

Y hubo más. “Te preocupas por el costo de limpieza del mural del Presidente que desendeudó al país y de los $30 millones de más que paga Montenegro por el incremento de la planta política, de eso no decís nada?”, reforzó.

"Ayer elevamos el informe de lo sucedido y hoy (sábado) vinimos a tomar las muestras correspondientes para documentar el procedimiento a desarrollar para limpiarlo. Se trata de una presentación que haremos ante la Comisión en las próximas horas”, adelantaba Addiechi.

Además, explicaba que el espacio que fue pintado forma parte de un "conjunto urbanístico del arquitecto Alejandro Bustillo que fue declarado Patrimonio Histórico Nacional por el decreto 349 de 1999 (incluye el Casino, el Hotel Provincial, la rambla y la plazoleta Armada Argentina)". "Una vez autorizado el trabajo, podemos empezar las tareas de remoción de las pinturas", sostuvo y agregó que "no se trata de arte efímero: la pintura penetró fuertemente en las baldosas".


Así había quedado el mural