REFORMA
15/10/2020
El Senado empieza a darle forma a los cambios para acelerar desalojos en usurpaciones
Este jueves, comenzará a tratarse una serie de modificaciones que buscan dotar de mayor celeridad a la toma de decisiones ante las usurpaciones de terrenos y viviendas. El punto de salida es la comisión de Seguridad de la Cámara Alta.
La pandemia de coronavirus dejó en evidencia una problemática que arrastra años en la provincia de Buenos Aires, las usurpaciones de terrenos y viviendas producto del déficit habitacional. Distintas tomas de terrenos, con la de Guernica como la más significativa por las dimensiones y la cantidad de familias asentadas, fueron las que pusieron de manifiesto un conflicto latente en el suelo bonaerense.

En ese sentido, este jueves, el Senado de la provincia de Buenos Aires comenzará a darle forma a un proyecto impulsado por el platense Juan Pablo Allan y el chivilcoyano Leandro Blanco. En definitiva, los legisladores de Juntos por el Cambio aunaron criterios para fortalecer la iniciativa que desembarcará en la comisión de Seguridad, que preside el macrista Walter Lanaro.

En definitiva, el senador PRO y su par UCR, proponen modificar el artículo 231 del Código Procesal Penal y agilizar la restitución de inmuebles usurpados. Así, brindarle herramientas a la Justicia para que pueda avanzar con celeridad.

A través de esta modificación, el fiscal, la víctima o el particular damnificado podrán solicitar al juez la restitución del inmueble usurpado y esa solicitud debe ser resuelta en 72 horas. Como así también, el juez podrá ordenar la restitución de la posesión o tenencia del inmueble cuando el derecho invocado fuera verosímil.

La iniciativa busca la protección de aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad, tanto por ser víctimas de las usurpaciones de sus terrenos como así también víctimas de la emergencia habitacional que en muchos casos son estafados cuando en situaciones de desesperación compran una parcela de aquella tierra ocupada.

Vale destacar que, en el último tiempo hay un crecimiento del mercado informal y precario de tierras, que trae como consecuencia la conflictividad social, aumento de la violencia, y situaciones de tensión entre los propietarios de las tierras y los grupos que se disputan el lugar de usurpación.

Por caso, el propio jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, puso de manifiesto esta situación en la toma de terrenos de Guernica. "Hay situaciones genuinas y reales, y hay algunas cuestiones que no tienen que ver con la necesidad de una vivienda", reconoció Bianco.