COVID-19
09/10
Distrito PRO aprueba decreto "anti-reuniones", con multas que superan el millón de pesos
El oficialiismo olavarriense dio el OK a un decreto del intendente Galli, que busca sancionar los encuentros sociales y/o familiares. Aseguran que son el origen de la mayor parte de los contagios. Las penas van de los 16.000 a 1,6 millones de pesos, según reincidencia o número de participantes.


Con el voto de los bloques de Juntos por el Cambio y la UCR, y utilizando el doble voto del Presidente para desempatar, el Concejo Deliberante de Olavarría convalidó el decreto municipal que prohíbe las "reuniones sociales" y sanciona con cuantiosas multas esa falta. 

El oficialismo consideró importante sancionar el comportamiento que, según consdieraron, derivó en la mayoría de los contagios de Covid-19 locales en el distrito que conduce el macrista Ezequiel Galli.

La norma incluye un anexo con la escala de aplicación de las multas previstas entre 1 y 100 salarios mínimos, de 16.000 a 1.600.000 pesos, con posibilidad de duplicarse en caso de reincidencia.

La escala variará, señala el texto, de acuerdo a la cantidad de personas que asistan a cada reunión privada.

Las penas previstas son de multa de hasta 3 salarios mínimos para reuniones familiares en domicilios particulares de hasta 10 personas; de hasta 9 salarios mínimos cuando participen hasta 25 personas; hasta 25 salarios mínimos cuando haya hasta 50 participantes en reuniones sociales  y/o familiares y de hasta 100 salarios mínimos cuando se encuentren màs de 100 personas.

De igual modo, la norma aprobada por el deliberativo olavarriense prevé una multa de hasta cuatro salarios mínimos para reuniones sociales en lugares cerrados.