¿CUESTIóN POLíTICA?
02/10
El funcionario que cobró honorarios aclara que "todo es legal" y denunció a su denunciante
"No se trató de un convenio para regularizar una deuda de tasas es un juicio de apremio, por eso es que puedo cobrar honorarios; me avala la ley", señala el funcionario de la Asesoría Letrada de Magdalena, Leandro Irazu; que se defiende de la denuncia por cobro indebido de honorarios realizada por un vecino del distrito, según él "con clara intencionalidad política". Los papeles de un lado, los papeles del otro.
Tal como informó este medio la semana pasada, un vecino de Magdalena llamado Ramón Albornoz, que además es presidente del club Villa Garibaldi, se presentó ante la Justicia y denunció penalmente a un funcionario de la Asesoría letrada, luego que este le cobrara honorarios tras "ayudarlo" a cancelar una deuda por tasas de un inmueble rural.

El funcionario en cuestión es Leandro Irazu, que hasta estos días se desempeñaba como concejal por el oficialismo, debido a la licencia de una edil titular. La causa, que tramita en el juzgado platense que conduce Federico Atencio, es por exacciones ilegales, fraude a la administración pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público.


Irazu y Peluso (Foto: El Informador)


Irazu, que en principio había optado por el silencio -según el mismo comentó a este medio debido a que no había sido notificado oficialmente- no se quedó cruzado de brazos, y además de aclarar la situación y desmentir parte de lo denunciado por Albornoz, se encargó de realizar también una presentación judicial, en este caso por daños y perjuicios.

"El (por Albornoz) me depositó en una cuenta personal de la que yo le declaré un CBU (la de su padre, tal como denunció Albornoz). Tengo que aclarar también que tenía la posibilidad de cobrar esos honorarios en mano o cobrado con un CBU como lo hice en cualquier otra cuenta. Siempre y cuando, obviamente, yo le emita la factura correspondiente, que así fue", indicó a manera de defensa.

¿Puede entonces un funcionario de la Asesoría Letrada cobrar honorarios para realizar un trámite en el municipio? Y aquí viene la parte más técnica del asunto. "La denuncia penal que él me hace es por cobro indebido de honorarios, lo cual es un disparate porque todos los abogados apoderados de los municipios tienen la posibilidad de cobrar los honorarios correspondientes, según la Ley 8838 artículo 1", agrega.



"Quiero que quede bien en claro, que en la cuenta donde me hice depositar me cobré el 50% que corresponde a mi labor profesional. El otro 50 por ciento de los honorarios, que como marca la ley es para el municipio, lo pagó en el momento en que fue a pagar las cuotas del convenio", señala Irazu, y muestra prueba de sus dichos.

El propio Irazu pasa en limpio. "Los honorarios se componen de un 50 que son para la Municipalidad y el 50 por ciento para mí, acá no hay un excedente ni un faltante de plata. Acá no hay un perjuicio al erario público ni al contribuyente, porque está todo declarado en los expedientes y está todo facturado. Se me acusa de un cobro indebido cuando el cobro es totalmente debido", insiste.


Denuncia de Irazu a Albornoz por daños y perjuicios

¿Hay intencionalidad política atrás de la denuncia? "Esto no es casualidad y tiene toda una intencionalidad política. Primero porque en el momento que hace la denuncia es cuando asumo como concejal, hace unas semanas, y si él consideraba que hubo un pago indebido eso fue hace dos meses y debería haber hecho la denuncia en ese momento", responde Irazu.

Y va más allá. "Todos sabemos que él había tenido intenciones de ser intendente, cuando aparecieron pasacalles con su nombre", afirma el integrante de la Asesoría Letrada, y recuerda que pese a las explicaciones que Albornoz recibió de parte de Peluso (que los honorarios estaban bien cobrados), igual realizó la denuncia". 

"Tendría que haber hecho un agotamiento de la vía administrativa. Tendría que haber presentado un expediente en la Municipalidad pidiendo que se le explique o se le informe si esos cobros fueron debidos. En ese caso, si hubiera habido una irregularidad a mí directamente me apartaban del cargo y si no había una irregularidad él tenía la vía habilitada para ir a hacer una denuncia", concluye Irazu.

"Albornoz ha engañado no solamente a los medios, e incluso en un principio engañó al intendente, sino también a la oposición, que ha investigado bastante poco. Porque él no dice nunca en ninguna nota, e incluso en la denuncia, que es un juicio de apremio, él dice que es un convenio de pago", afirma Irazu, y aclara la diferencia. 

"Si vos vas a hacer un convenio de pago simple, si vos debés dos años de tasas y vas al municipio, tenés que ir a pagar a  Rentas. Si pagás en Rentas la Asesoría Letrada ni se entera, no pasa ese convenio por la Asesoría Letrada, yo no me entero si tiene deuda o no. Este expediente está en juicio, está en el Juzgado de Paz de Magdalena", completó el funcionario. 


EN JUICIO: ACUERDO DE RECONOCIMIENTO DE DEUDA Y DE PAGO DE LAS TASAS RURALES Y URBANAS 




EL COMIENZO DEL DILEMA

Según publicó el semanario El Tribuno, todo comenzó hace unos seis meses, cuando el integrante de la gestión Peluso citó al denunciante en su despacho para que regularice una deuda de tasas por inmuebles rurales de su propiedad.  

Albornoz relató que Irazu le ofreció que cancelara su deuda en cuotas. El hombre aceptó gustoso, y ahí venía la sorpresa. El funcionario, como si nada fuera, le informó que debía abonarle unos 14.800 pesos en concepto de honorarios. Y le pasó el número de CBU para realizar el depósito. 

Cuando fue a hacer la transferencia, el denunciante se percató de que el nombre (sí el apellido) del titular de la cuenta no era el del funcionario con el que había acordado el plan de pagos, por lo que hasta se tomó el trabajo de avisarle. Del otro lado de la línea, Irazú le dijo que estaba todo bien, que le metiera para adelante. Y así fue nomás: honorarios depositados, en la cuenta del padre del ahora edil. 

LOS CHATS ENTRE IRAZU Y ALBORNOZ



"Al realizar la operación y antes de confirmarla, noto que los datos que surgían de la cuenta no coincidían con el nombre del Dr. Leandro Irazu aunque sí con el apellido, por lo que intercambiamos mensajes via whats up para no cometer error a lo que el letrado me indica "... que la cuenta que surje es la de su padre de nombre Jorge Irazu y que le deposite allí sus honorarios a fin de que no le descuenten ganacias ni II.BB. (SIC Textual..)", se desprende de la causa.

Al ruido inicial, se sumó este otro ruido. Y Albornoz comentó sobre el hecho con amigos (entre ellos una ex funcionaria de la Asesoría Letrada) y familiares, que lo mandaron derecho a aclarar el asunto al municipio. Según fuentes consultadas por La Tecla, "no le dieron ni la hora", por lo que no le quedó otra que realizar la pertinente presentación judicial. 

Volviendo a eso de que en el Palacio hicieron caso omiso ante su malestar, Albornoz relata que cuando se enteró que lo habían estafado recurrió a reunirse con el intendente municipal (Gonzalo Peluso), quién "sorprendido y muy ofuscado, me confirmó que lo que había hecho el Dr. Irazu era un delito y que tomaría cartas en el asunto, prometiéndome devolverme el dinero y cesar de su cargo al funcionario", relata Albornoz en el expediente. 

Y completa: "La realidad es que nada de ello ocurrió, de manera abrupta el mandatario cambió de opinión, encubriendo y justificando el accionar de Irazu, creo que por temor a la repercusión mediática, intentando dejarme tranquilo con explicaciones banales", destacó el damnificado, por lo que no le quedó otra que recurrir a la Justicia.

Lo que no cuenta Albornoz es que luego que Irazu le explicara a Peluso como era la situación (lo honorarios eran por un juicio de apremio y no por un convenio), este cambió de parecer e incluso intentó convencer al denunciante que estaba equivocado. Pero no hubo caso. El hombre igual se presentó ante la Justicia, situación que causó gran enojo en el mandamás.


COPIA DE LA DENUNCIA PENAL REALIZADA POR ALBORNOZ A IRAZU