RECLAMO
29/09
La Corte define el futuro de los tres jueces desplazados, en medio de una fuerte presión anti K
Manifestantes se movilizaron ayer por la tarde y durante la madrugada en las puertas de los tribunales capitalinos para pedir a los miembros del máximo órgano de Justicia que rechace la decisión del oficialismo, y acepte los recursos presentados por los magistrado Bertuzzi, Bruglia y Castelli.
La Corte Suprema de Justicia tratará hoy, en el marco de un "acuerdo extraordinario", el pedido de 'per saltum' presentado por los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, cuyos traslados fueron revocados por el Senado.

En rigor, se trata de una iniciativa del presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, en la convicción de que "los planteos de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli son planteos de naturaleza muy excepcional que, por ésta y otras razones, requieren ser analizados con muchísimo detenimiento".

"La Corte tiene la responsabilidad, en casos como éste, de dar certidumbre a la ciudadanía sobre el trámite que se impondrá a los planteos de los jueces involucrados", dijo en los últimos días el presidente del máximo tribunal desde 2018.

En paralelo a los recursos presentados ante la Corte, corren los planteos formulados por los tres jueces ante el fuero en lo Contencioso Administrativo Federal, que fueron rechazados en primera instancia y aguardan la decisión de Cámara.

En ese trámite, Bruglia y Bertuzzi recibieron ayer un revés ante el pronunciamiento del fiscal general del fuero, Rodrigo Cuesta, quien, tras analizar los argumentos de los magistrados y los hechos, dictaminó que no correspondía otorgar el pedido de amparo, en línea con lo definido en primera instancia por la jueza María Alejandra Biotti.

La Corte tratará hoy, entonces, el pedido de "per saltum" de los jueces para que entienda exclusivamente la instancia más alta de la justicia, aún cuando ese pedido podría quedar abstracto si la Sala 5 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal define y deja a la Corte como instancia final.

En julio de este año, el Consejo de la Magistratura giró al Senado la revisión de los traslados de los jueces para que completara el trámite constitucional de nombramiento de jueces federales con su acuerdo.

Los tres magistrados fueron convocados por la Cámara alta pero no se presentaron y denunciaron pública y judicialmente la medida porque, sostuvieron, atentaba contra las "garantías" que debe gozar un juez para cumplir su tarea.

Los jueces obtuvieron el apoyo de sectores de la oposición, principalmente de dirigentes de Juntos por el Cambio, el respaldo de parte de la sociedad y de referentes de la denominada "corporación judicial".

Anoche, un grupo de manifestantes se manifestó durante varias horas de la madrugada frente al edificio de los Tribunales capitalinos, en apoyo a los mencionados jueces.

Algunos de los participantes de la movida, que se realizó con banderas argentinas y algún que otro insulto destinado a la Vicepresidenta Cristina Fernández, mantienen la vigila hasta hoy, cuando la Corte Suprema decida si da lugar o no a los recursos presentados por los magistrados.

Cabe recordar que la semana pasada Castelli dijo que confiaba en el máximo tribunal, pero lamentó que se hubiera tomado tanto tiempo para resolver el tema. “Está cometiendo un error de cálculo y eso afecta la institucionalidad”, sostuvo.

Bertuzzi, Bruglia y Castelli presentaron recursos que buscan retrotraer sus desplazamientos, luego de haber entendido en varias causas que rozaron la figura de la actual vicepresidenta de la Nación.
 


Ayer, el presidente Alberto Fernández se unió al repudio generalizado, luego del escrache que sufrió el miembro de la Corte, Ricardo Lorenzetti, asegurando que tales acciones son propias del autoritarismo, el fascismo y el nazismo.

El abogado y exconsejero de la Magistratura de la Nación, Alejandro Fargosi, aseguró hoy que “es una vergüenza institucional monumental, donde no solamente se atropelló al Poder Judicial de una manera inconcebible, tan inconcebible que no hay mecanismos previstos para este tipo de casos, sino que, además, todos los que tienen algún derecho adquirido en virtud de un decreto, ahora saben que un decreto que concede o que otorga derechos subjetivos puede ser derogado por otro decreto, con lo cual se cayó la mitad del sistema jurídico argentino”. 

Fargosi añadió que “si  la Corte cede frente a Cristina Kirchner, todo el país le va a pertenecer”, y sostuvo que “Alberto Fernández presiona a la Corte violando el artículo 109 de la Constitución, que establece que en ningún caso el presidente de la Nación puede ejercer funciones judiciales. Ojalá la Corte aplique el artículo 108 con energía jurisdiccional, sin miedo y sin partidismo”.