INFORME ESPECIAL
28/09
Berisso abre el debate sobre la privatización del cobro de tasas 
La intendencia impulsó, con el aval del Concejo Deliberante, el llamado a licitación para la “colaboración y asistencia técnica” para la recaudación municipal. La oposición denunció que se abriría un “negocio millonario”. La palabra del intendente Cagliardi y del exalcalde Nedela. Además, La Tecla consultó a varios jefes comunales bonaerenses sobre las factibilidades de este sistema.
La semana pasada, el Concejo Deliberante de Berisso aprobó el llamado a licitación para el “servicio de colaboración y asistencia técnica para el fortalecimiento del sistema tributario” local. La iniciativa, impulsada por el intendente del Frente de Todos, Fabián Cagliardi, fue denunciada por la oposición local como una privatización del cobro de las tasas municipales.

La contratación de un privado para hacerse cargo de esta tarea, correspondiente al ámbito municipal, abre el interrogante sobre un nuevo debate en la provincia de Buenos Aires. La Tecla consultó a varios intendentes y dirigentes bonaerenses sobre la viabilidad de la privatización del cobro de tasas y qué opinión tienen sobre la experiencia en la que se embarcará Berisso.

Si bien ya es normal que las administraciones distritales tengan convenios para el pago de los servicios con empresas no bancarias (Rapipago, Pago Fácil, Mercado Pago), la gran mayoría de los consultados se manifestó en contra de una privatización del cobro de tasas, ya que es una labor que la puede realizar la planta de trabajadores municipales.

“Nosotros tenemos ese servicio en poder de la planta de personal municipal y no tenemos previsto cambiar”, indicó el intendente de Morón, Lucas Ghi, que añadió que está “conforme con el servicio que tenemos”.

En la misma línea que el alcalde kirchnerista, se expresó Javier Iguacel, jefe comunal de Capitán Sarmiento y ex funcionario de Mauricio Macri. “Si me faltara gente en el municipio, que no sería el caso de ningún intendente, lo entendería”, planteó.

Por su parte, María Celia Giannini, intendenta de Carlos Tejedor, añadió que en el contexto de la pandemia, la cuarentena y la caída de la economía y el empleo son “más tolerantes” en la búsqueda de la cobrabilidad.

Muchos alcaldes, ante la consulta de este medio, se manifestaron perplejos por la iniciativa de Berisso. En off the record, un intendente del interior razonó que no tendría sentido una privatización del cobro de las tasas municipales si su distrito contara un porcentaje alto de cobrabilidad. “No se me ocurriría jamás”, sentenció otro jefe comunal, pero de la Tercera sección electoral.

A su turno, Miguel Fernández, intendente de Trenque Lauquen, propuso una idea alternativa. “Tenemos pensado una agencia de recaudación. No como una cuestión privatizada, sino como un ente del gobierno municipal”, aclaró el jefe comunal de la Unión Cívica Radical, que reconoció que buscarán “darle más profesionalización” al área.

Si bien ratificó el esquema de cobro a cargo del Municipio, el intendente de San Pedro, Cecilio Salazar, reconoció que observarán cómo evoluciona la experiencia en Berisso antes de descartar la posibilidad de plano.

“En el corto y mediano plazo estamos en un esquema municipal, después veremos las experiencias de los demás, si funciona mejor y por qué y ahí veremos si lo modificaremos. No es un tema para descartar a futuro. Si este municipio le va bien y mejora la cobrabilidad, es un elemento para tener en cuenta”, indicó el jefe comunal vecinalista.

Una experiencia similar a la de Berisso pudo haber sucedido en Pilar, en la que el ex intendente Nicolás Ducoté contrató durante varios años de su mandato a la empresa Veraz Sociedad Anónima para intimar a los morosos. En el 2018, el alcalde macrista desembolsó por este servicio cerca de 500 millones de pesos.

“Ducoté había puesto un estudio de abogados que registraba la intimación al deudor y te mandaba el veraz”, recordó un concejal de ese distrito que señaló que esto finalizó en la actual administración del intendente peronista, Federico Achaval.

Lo cierto es que la evolución del caso Berisso, que ahora dirimirá si se abre el debate sobre la posibilidad del ingreso de privados en el cobro de tasas municipales en los distritos bonaerenses.

La sesión

El miércoles 23 de septiembre, el Concejo Deliberante de Berisso sancionó el llamado a licitación, a través del voto de la mayoría del bloque del Frente de Todos. Desde Juntos por el Cambio, decidieron no participar de la sesión virtual en la que se sancionó el proyecto. Según señalaron, la votación de un expediente tan trascendente debía hacerse de manera presencial. También, desde el macrismo cuestionaron que el bloque que responde a Cagliardi realizara dos comisiones previas, una de ellas virtual.



“El Intendente dijo en una entrevista la empresa adjudicataria se iba a llevar el 25 por ciento de la recaudación, algo que no está en el expediente. En este figura que la compañía debía hacer una oferta de cuanto iban a ser los honorarios por los servicios”, señaló a este medio el concejal Matías Nanni. Además, según aseguró el edil, este tipo de fiscalización funciona “para adelante, por lo que habla también de la recaudación futura”.

No solo los representantes macristas rechazaron el llamado a licitación impulsada por el oficialismo local, sino la del bloque del Frente Renovador, representado por el concejal Ángel Celi. El massismo, espacio que forma parte en el orden nacional del Frente de Todos, manifestó a través de un comunicado su rechazo a la iniciativa del intendente Cagliardi. “El dinero de los vecinos debe destinarse a la prestación de servicios y no al pago de una empresa”, sentenciaron.

El pliego

La Tecla tuvo acceso al pliego de licitación pública confeccionado por la Municipalidad de Berisso para la contratación de un “servicio de colaboración y asistencia técnica para el fortalecimiento del sistema tributario bajo la modalidad de riesgo empresario”.

El contrato, cuya duración es de tres años, solicita la creación de un “relevamiento georreferenciado y con vinculación catastral” de las parcelas alcanzados por las tasas de “Inspección de Seguridad e Higiene”, “Servicios Generales Urbanos y Rurales”, “Derechos de Construcción”, “Publicidad y Propaganda” y “de Instalación de Antenas y Equipos Complementarios de los Servicios de Telecomunicaciones”.

La Municipalidad obtendría de la compañía la  “colaboración” para la gestión de los contribuyentes “en condición de mora administrativa”, “la ejecución de medidas conducentes al recupero de tales acreencias por los tributos mencionados”, y “las obligaciones adeudadas por los obligados a la Tasa por Servicios Generales Urbanos y Rurales”, esto último en caso de que el Municipio lo disponga.

La prestataria, según señala el pliego, tendrá a su cargo la “gestión de cobro de tasas, tributos o contribuciones devengadas y no percibidas que no hayan sido oportunamente pagadas por deudores y morosos” y una “segmentación de una cartera morosa del Municipio”.

Finalmente, la empresa tendrá a su cargo la “capacitación integral de los recursos humanos municipales en las tareas vinculadas a la recaudación y gestión tributaria”.

 
  Cagliardi: “Hay empresas que funcionan en el municipio y no nos están dando nada”  



La Tecla dialogó con el intendente de Berisso, Fabián Cagliardi, respecto al llamado a licitación para el servicio de cobro de tasas municipales y afirmó que el llamado a licitación busca “mejorar” la recaudación comunal.

-¿En qué consiste este llamado a licitación para el cobro de tasas?
-Es un llamado a licitación a empresas, muchas de estas ligadas a universidades, para reordenar lo que tiene que ver con la recaudación del municipio. Nosotros no tenemos las herramientas ni el personal capacitado. Esto funciona desde el momento que se contrate para atrás, no para adelante. La compañía, a su vez, va a tener que capacitar a nuestros trabajadores. Esto no va en contra del vecino, sino de las grandes empresas. Las prestadoras de cable no nos pagan nada, entonces queremos recuperar lo que no nos dieron desde cinco años para atrás. Tenemos 22 antenas de telefonía celular y solo están pagando dos. No estamos inventando nada, pasó en muchos municipios. No tenemos las herramientas jurídicas y contables para capacitar a la gente. Esto nos va a tomar cuatro o cinco años. Esta es la forma más rápida. Esto es una licitación pública, en la que todo lo que recaude para atrás, que es plata que no tengo, se van a llevar un 25 por ciento. 

-¿Qué porcentaje de cobrabilidad tiene actualmente el municipio?
-Cuando asumimos estábamos en un 20 por ciento, en febrero subimos a un 25. Con la pandemia cayó a 11 puntos y ahora estamos en un 16.

-¿Qué respuesta tiene a las críticas de Juntos por el Cambio que denuncian un “negocio millonario” con esta licitación?
Tienen que ver con confundir al vecino. Con el tiempo va a ver cuál es la realidad. Lo de privatizar la recaudación está prohibido por la ley, no podría hacerlo nunca. Lo que queremos con esta iniciativa es que nos ayuden contable y jurídicamente a respaldarnos para las empresas que están prestando servicios y no nos están dando nada o de mala manera. 

 
  Nedela: “Es un negocio millonario para los amigos del poder”  



Una de las primeras voces que salió al cruce de la iniciativa de Cagliardi fue el ex intendente Jorge Nedela, que definió a este llamado a licitación como “un negocio millonario que va a ser para los amigos del poder”. 

“Claramente hay una decisión tomada y es el primer paso para otras privatizaciones. Esto va a perjudicar enormemente a los vecinos. Nos llama la atención y nos preocupa mucho”, manifestó.

Consultado sobre la tasa de cobrabilidad en Berisso, el ex intendente reconoció que “siempre fue baja” y destacó que durante su mandato se hicieron “esfuerzos importantes”. 

“Llegamos con un 34 por ciento de recaudación, logramos alcanzar un 50. Después bajó por la situación económica. Es una realidad que hay que incrementar los ingresos, pero no solo a través de las tasas sino a través de otros mecanismos”, señaló.

Según afirmó, “es la primera vez en la historia que se va a privatizar un servicio en Berisso”, para luego asegurar que el Municipio tiene las Servicios Públicos y de Sistemas que “están totalmente capacitadas” para hacer la tarea, sin necesidad de llamar a una empresa. “Creo que hay una alternativa a todo esto y es que el Intendente no llame a la licitación”, exigió.