INFORME ESPECIAL
21/09
Denuncia de abuso sexual: la pelota no se mancha
Juan Lugones, titular de la A.Pre.Vi.De fue denunciado por abuso sexual, amenazas y abuso de autoridad. La causa avanzó y ya se realizó el pedido de elevación a juicio oral. Qué dicen los testimonios que comprometen al acusado, una figura polémica dentro y fuera de las canchas. La palabra de la fiscal, los cuestionamientos de organizaciones deportivas y el silencio del Ejecutivo bonaerense
El titular de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte, perteneciente al Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires fue denunciado por abuso sexual, amenazas y abuso de autoridad. La causa avanzó y ya se realizó el pedido de elevación a juicio oral. Qué dicen los testimonios que comprometen al acusado, una figura polémica dentro y fuera de las canchas. La palabra de la fiscal, los cuestionamientos de organizaciones deportivas y el silencio del Ejecutivo bonaerense.

Juan Manuel Lugones no pasó desapercibido en su accionar al frente del organismo que conduce, distintas fuentes consultadas por La Tecla dieron cuenta de su accionar irregular para erradicar las situaciones de violencia dentro y fuera de las canchas, además de los hechos que lo tienen a un pie del juicio oral. Sin embargo, su situación pasó a estar en la mira de la Justicia ante las denuncias realizadas en su contra.



Lugones, un abogado de 55 años que fue nombrado al frente de A.Pre.Vi.De –una Agencia que depende del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires- durante la gestión de María Eugenia Vidal y fue sostenido en el cargo a pesar del cambio de gobierno el pasado 10 de diciembre. La causa en su contra recibió casi una veintena de testimonios en su contra, incluido el de su secretaria.

Al respecto, la fiscal Cecilia Corfield, a cargo de la UFI 15 solicitó al Juez de Garantías, Dr. Pablo Nicolás Raele, la elevación a juicio en las causas de Abuso sexual, Amenazas y Abuso de autoridad. Si bien en su propia defensa, el denunciado señaló que “era una causa que se armó en su contra para hacerle daño”, con las declaraciones de los testigos, la fiscal interviniente consideró propio el requerimiento al magistrado.

LAS DENUNCIAS

Los hechos expuestos por la fiscal ante el magistrado, dan cuenta, que a partir del mes de Mayo de 2016, en circunstancias en que Juan Manuel Lugones se hizo cargo como Secretario Ejecutivo de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte, perteneciente al Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, una de las denunciantes, expuso que ejerció violencia psicológica contra su persona a quien en forma cotidiana le refería “vos sabes que no estás acá por linda” en clara alusión a su aspecto físico. También, en innumerables ocasiones refirió a su personal a cargo que las mujeres policías eran todas “putas”, “prostitutas” o “promiscuas”, humillando y deshonrando a la mujer por su condición de tal, además de otros agravios, naturalizando de ese modo la violencia simbólica.

Asimismo la selección del personal policial femenino, en el caso de dos de las denunciantes entre otras, lo fue por la apariencia física, objetivando a la mujer y discriminando así al género femenino, lo que se repetía cuando al concurrir a algún evento público relacionado con la función que debía cumplir la Agencia solo disponía que lo acompañen las mujeres que integraban el plantel funcional. 



Otro de los testimonios, su secretaria en A.Pre.Vi.De, también con rango policial, expuso que recibió numerosas invitaciones a cenar o compartir espacios de tiempo en privado de parte de éste (Lugones), y ante la negativa o el silencio, recibía como respuesta aislamiento, trato diferente y hasta incluso violencia económica traducida en tareas que generaban menores ingresos que al resto del personal, como ser el caso de  la concurrencia a estadios de fútbol en donde la remuneración era mayor. 

También describió, como a mediados del año 2019, en ocasión de concurrir a la ciudad de Mar del Plata a cumplir funciones en un partido del Club Aldosivi, en la ruta –sin poder precisarse por el momento el lugar exacto-, los integrantes de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte detuvieron la marcha de los vehículos con el propósito de obtener fotografías de los mismos. Que tomaron varias hasta que en un momento determinado Lugones habría indicado que subieran a la caja de una de las camionetas en las que se trasladaban. Que cuando la denunciante intentó hacerlo colocando un pie en el estribo del rodado, el acusado habría abusado sexualmente de ésta, provocándole tocamientos en la cola, simulando con ello ayudarla a subir a la misma.

Según consta en la causa, en abuso de sus funciones, Lugones instó el traslado de su secretaria a la DDI La Plata y de ahí ordenó un nuevo destino cual fue la Comisaría Tercera de Berazategui, todo ello con el único propósito de perjudicar a quien no accedió a sus deseos sexuales y generando en el resto del personal femenino un adoctrinamiento al respecto. 

Otro de los trabajadores del A.Pre.Vi.De, dio cuenta que “Lugones tenía un manejo muy cercano, era como de darle mucha confianza al personal, de tutearlos de mezclar lo personal con lo laboral, más que nada con el personal femenino, de tener contacto físico como abrazarlas, o llamarlas fuera del horario laboral, por cualquier cuestión, o de ir a buscar al personal femenino a su casa en el móvil policial. También de manejarse mucho de manera informal, dando licencias o permisos para faltar a trabajar”. Y respecto, al tema de la denuncia señaló: “Yo lo veía venir en algún momento, por ese manejo que él tenía con el personal femenino”.

En esta línea las denunciantes expusieron, como la persecución en reiteradas oportunidades por parte del propio Lugones, además de las consecuencias negativas ante el rechazo a sus peticiones, que habría consistido procurar momentos a solas con sus acompañantes u obligarlas a comprarle ropa interior.

“En estos cuatro años, para eventos y reuniones de protocolo, el Dr. Lugones solo llevaba a las mujeres, y dejaba de lado a los varones, cuando todos conformaban un grupo de trabajo excepcional”; “siempre tuvo de turno a alguien para maltratar, y lo trasladaba, siempre daba una reseña negativa de esa persona al siguiente jefe” se indica en uno de los relatos que se incluyen en la causa.

Los innumerables testimonios dan cuenta, como el funcionario, ostentaba de su cargo para generar incomodidad entre las oficiales que lo rodeaban.  “Siempre hacia valer su lugar de Subsecretario Provincial con todo el personal policial” indicó una de las denunciantes.

Respecto a la situación judicial y las evidencias de las personas que declararon en la causa, la fiscal Cecilia Corfield, dialogó con La Tecla y expresó: “Se requirió la elevación de juicio al juez, con eso se tiene que dar traslado al defensor y resolver a los 10 días como está previsto en el Código". Al respecto agregó: “En el mes de febrero se hizo la imputación por abuso de autoridad, abuso sexual y amenazas" 

Asimismo continuó: "De ahí en adelante buscamos evacuar las precisiones que dio la defensa y las manifestaciones del propio (Juan Manuel) Lugones, que declaró dos veces y argumentó que esta era una causa que se armó en su contra para hacerle daño y otra cuestión es que era pareja de la denunciante y en todo caso el abuso sexual no había existido porque había una relación íntima a lo largo del tiempo y en definitiva todo tenía que ver con una cuestión de cholulismo respecto a la declaración de los testigos, que fueron más de 16 personas que declararon lo mismo en la causa y eran varones y mujeres. Esto se aclara porque una de las imputaciones tiene que ver con la violación a la Ley de violencia de género, en su imputación a las chicas lindas las trataba de una manera y a las que no les decía ´gordas y feas´, es decir, la cosificación de la mujer lo evidenciaron los testigos de la víctima, sino los propios varones compañeros de ella". 

Sobre los testimonios que constan en la causa, la fiscal sostuvo: “Los varones declararon que Lugones es una persona que desprecia a quien es inferior y además cosifica a la mujer, ya que si es linda tiene que estar al lado de él para decorarlo y si es fea le hace saber que está en su cargo porque sabe trabajar y no porque es linda. Estos fueron dichos de los propios testigos y son declaraciones perversas. Al ser un funcionario público tiene que cumplir la ley porque está obligado en su calidad y no se lo intenta llevar a juicio porque violó una normativa que tiene que respetar y aplicar. 

Respecto a los dichos en su defensa del propio Lugones, la fiscal agregó: “Él señala que en su lucha contra las mafias colectó muchos enemigos y ellos son quienes armaron eso, entre quienes estaría yo, funcionarios y testigos que trabajaban con él". Sin embargo, su situación quedó expuesta cuando una de sus testigos fue detenida por prestar falso testimonio.

Se trata de una testigo que declaró en los últimos días ante la fiscal Cecilia Corfield de la UFI Nº 15 de la ciudad de La Plata en el marco de la causa, no obstante, en su exposición la fiscal no le creyó y ordenó su inmediata detención por falso testimonio. En las últimas horas, la declarante, que ostentaba el cargo de Comisaria, fue desafectada por Asuntos Internos y se abrió una causa en UFI Nº 3 a cargo de Marcelo Martini.

En relación con la posibilidad de ser separado de su cargo, la fiscal señaló que la decisión es responsabilidad del Poder Ejecutivo, a menos que haya pedido de detención. “Sino no tenemos injerencia”, indicó.

TARJETA ROJA 

Las denuncias expuestas en la Justicia despertó el repudio de las tres organizaciones coordinadoras de hinchas de fútbol de diferentes clubes, quienes se unieron para una exigencia conjunta. Al respecto, la Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino, la Coordinadora Sin Fronteras de Fútbol Feminista y la Coordinadora de Hinchas pidieron la renuncia Lugones, tras el avance de la causa en su contra por abuso sexual y abuso de autoridad, impulsada por numerosas subordinadas.

En un comunicado señalaron: “Repudiamos que quien es el encargado de prevenir la violencia en el deporte continúe ejerciendo sus tareas mientras es imputado y llevado a juicio con múltiples testimonios en su contra. Este tipo de acciones no entran en ningún tipo de categoría de la lógica, ni en ninguna política pública de seguridad democrática”.




Florencia Duarte (Coordinadora de hinchas) 
"Además de abuso de género, también hay abuso de poder". 



Florencia Duarte, integrante de la Coordinadora de hinchas y de la comisión de género, habló con La Tecla y reclamó: "Pedimos que el gobierno lo saque de su cargo porque queremos canchas y estadios libres de violencias. Este señor, no solamente ejerció violencia de género, sino que causa mucha violencia, no sólo con las mujeres, sino también en los diferentes estadios". En esta misma línea sostuvo: "El debería estar trabajando para dar seguridad a los hinchas y a los barrios donde está cada una de las canchas". 

En referencia a las denuncias por las que se pidió la elevación a juicio, Duarte comentó: "Al tener una denuncia de abuso por parte de una mujer policía, además de otros testimonios nosotros queremos visibilizar que el abuso es para con las mujeres. Él no solo ejerce abuso en las canchas contra la gente, las hinchadas, sino también contra la fuerza policial que debería trabajar en paralelo y además de abuso de género, también hay abuso de poder". 

Respecto a la continuidad en su cargo, señaló: "Está siendo beneficiado al estar en aislamiento, porque no se puede ver el trabajo nefasto que estaba realizando. La realidad que al no tener fútbol y no poder concurrir a los estadios, no maneja operativos y en los que actuó lo hicieron mal". Además, añadió: “Nosotros pedimos que lo saquen o que nos den una explicación de su continuidad, porque desde que él está hay muchos casos donde se demostró que los operativos fueron malos. Si él quería que vuelvan los visitantes, por qué no pudimos volver a los estadios y nunca se hizo algo cuando es una tarea de él"  

Mariano Bergés (Organización Salvemos al fútbol) 
“Si fuera un policía ya estaría hace tiempo en disponibilidad”


La figura, de del titular de la A.Pre.Vi.De, despertó polémica dentro y fuera de las canchas. Al respecto, el presidente de la ONG "Salvemos al fútbol" Mariano Bergés, dialogó con La Tecla acerca del accionar de Juan Manuel Lugones y expresó: "Con la elevación a juicio, la fiscal (Cecilia Corfield) habrá visto elementos, los suficientemente contundentes para pedir que se forme un tribunal y se lo juzgue”. En este sentido puntualizó: “Desde mi punto de vista y como Asociación emitimos una opinión, nosotros no coincidimos con la decisión del Ministro de Seguridad Sergio Berni de mantenerlo en el cargo”.



Asimismo sostuvo: “Nosotros pensamos que teniendo denuncias acreditadas con pruebas y elementos para mandarlo a juicio es bastante y si fuera un policía ya estaría hace tiempo en disponibilidad”.

Sobre la permanencia de Lugones en su cargo, Bergés sostuvo: “No tengo claro si Berni no tiene la menor idea del fútbol, con lo cual puede ser una posibilidad y lo mantuvo en su cargo, o si hay un acuerdo. Juan Lugones tuvo un desempeño, al menos en mi opinión, regular, porque se nutrió de las doctrinas del gobierno nacional de mano dura y golpes y hubo varios encuentros donde se privilegió fue el golpe. Cuando una va a una cancha, parece que todo el mundo tiene la idea de que la mejor forma de parar a los violentos es con golpes o metiéndolos presos. En la provincia de Buenos Aires, más allá de las dificultades que puede haber en una oficina como esta, se tienen que generar políticas distintas y eso es lo que Juan Manuel Lugones no hizo y en cambio, fogoneó permanentemente el encarcelamiento y acusación de asociaciones ilícitas”.

En esta línea elexmagistrado dijo: “Esto era en consonancia con las políticas nacionales de Patricia Bullrich, que era una forma desacertada, muy criticable y fácil, porque las políticas culturales son mucho más complicadas de implementar que cualquier accionar de mano dura". También sentenció: "Me extraña a esta altura que siga trabajando y que al ser denunciado durante la gestión de María Eugenia Vidal no haya sido desplazado. Esto es preocupante porque fue denunciado por abuso de autoridad, y otros cargos; si bien los funcionarios pueden ser diferentes, tampoco da para pensar que esto puede ser falso, porque si tuvo un determinado manejo de la policía, pudo haber actuado en este sentido y si tiene un expediente penal, se impone que el ministro Berni lo separe del cargo”.


REPERCUSIÓN POLÍTICA

Al ser consultado por La Tecla, Juan Manuel Lugones, no quiso brindar declaraciones sobre las denuncias realizadas. 

El mismo silencio se sostuvo desde el Ministerio de Seguridad, donde solamente se respondió que no hay comentarios y que “la justicia está actuando”. Sin embargo, según tuvo conocimiento este medio, el subsecretario de Coordinación de Políticas de Seguridad, Darío Ruiz, se habría comunicado con la fiscal que lleva la causa Lugones y quien ante esa consulta puntual desconoció los hechos con el argumento de realizarlo por otros sucesos que Corfield no investiga.  

También en el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad la única respuesta fue la no intervención en el caso.

En el ámbito legislativo el desconocimiento es generalizado. Según los testimonios que pudo recolectar La Tecla, son pocas las voces de repudio a los hechos denunciados. No obstante, la legisladora de Juntos por el Cambio, Gabriela Besana, expresó: “Me parece que la justicia tiene que actuar de forma inmediata y hacer el seguimiento que corresponde, los hechos de los cuales se lo acusa son graves y tiene que dar respuestas ante la justicia. Desde siempre planteamos que a las víctimas hay que resguardarlas y llegar al fondo del asunto, esta no es la excepción”.