SEGURIDAD
19/09
Cambios en la Bonaerense: quién es quién en la nueva cúpula policial
Tras la polémica por el reclamo salarial de los uniformados que incluyó una manifestación en las inmediaciones de la Quinta de Olivos con armas y patrulleros, el ministerio de Seguridad a cargo de Sergio Berni dispuso un relevamiento de cargos y cambios en la fuerza. Conocelos.
Luego del reclamo salarial de la Policía Bonaerense de días atrás, más tarde o más temprano se imponían cambios en la cúpula de la fuerza de seguridad. En un principio corrió fuerte el rumor de que hasta sería desplazado el Jefe de la misma, Daniel García, pero luego fue desmentido por fuentes del propio ministerio de Seguridad.

Según trascendió, por instrucción del titular de la cartera de Seguridad, Sergio Berni, García, pasó a retiro a parte de la cúpula de esa fuerza. La medida estuvo consensuada con el gobernador Axel Kicillof, quien le dio vía libre al ministro. Los cambios vienen a cuenta de la rebelión policial por reclamos salariales, pero sobre todo por las formas de llevar adelante el pedido, donde hasta se rompió la cadena de mando.

De esta manera, por primera vez en la historia de la Policía Bonaerense, una mujer será la tercera en jerarquía al mando. Se trata de la comisaria mayor Lidia Cristina Viera, quien llega a la Secretaría General. Es decir, detrás de García y su segundo, el comisario general Jorge Oscar Figini, Viera reemplazará en el cargo al comisario mayor Víctor Rojas. Es abogada, era la jefa de control disciplinario y a Berni se le escuchó decir de ella que es una mujer “muy preparada para reestablecer la relaciones institucionales".

Otro de los cambios fue el pase a retiro del comisario general Gustavo Bustamante, el superintendente de Investigaciones en Función Judicial. En su lugar fue nombrado el comisario mayor Ariel Silva, actualmente a cargo la DDI de Quilmes. Silva coordinará las investigaciones en el territorio provincial.

En tanto, el comisario general Juan Carlos Galeano fue designado como el nuevo superintendente de Seguridad Región AMBA Oeste. Reemplazó en el cargo al comisario general Claudio Cheverry. Bajo su dirección está la responsabilidad de coordinar los partidos de La Matanza, Morón, Moreno, Merlo, General Rodríguez, Hurlingham, Ituzaingó y Villa Tessei. Cabe señalar que Galeano estaba al mando de la Superintendencia de Seguridad Interior Norte, en Chivilcoy. El lugar de Galeano fue ocupado por el comisario mayor Jorge Antonio Manfort.

Por su parte, el comisario mayor Bernardo Iannotta es el nuevo Superintendente de Comunicaciones en relevo del comisario general Ignacio Rosales quien estaba en el cargo desde fines de mayo del año pasado, designado por el ex ministro de Seguridad Cristian Ritondo.

Otra de las modificaciones ocurrió en la Superintendencia de Seguridad Siniestral. Allí quedó a cargo el comisario mayor Julio Adrian Poles, a quien los rumores habían señalado incluso como el nuevo jefe de la mayor fuerza de seguridad del país, en reemplazo de García, algo que finalmente no ocurrió. En el cargo reemplaza al comisario general Carlos Riviera.

Vale destacar que hasta ahora, la gran mayoría de los cargos seguían ocupados por los comisarios que había nombrado el ministro de la ex gobernadora María Eugenia Vidal, a través de de su jefe de policía, el comisario general Fabián Perroni.

Perroni pidió el retiro a mediados de noviembre del año pasado, tras conocerse la derrota de Vidal en las urnas. Lo reemplazó de manera interina Daniel García, quien continúa en el cargo hasta hoy e incluso estuvo en Puente 12 intentando calmar las aguas en pleno reclamo policial.  Días después, fue el encargado de rearmar la cúpula policial por los cargos vacantes que quedaron por los pases a retiro de los comisarios mayores y generales.

Los cambios en la cúpula de la policía están acompañados por las denuncias judiciales que ya había realizado la dirección de legales de la institución sobre los policías, todos de rango inferior, que utilizaron los patrulleros para manifestarse en favor de un aumento salarial, medida apoyada por el propio ministro.

El eje del conflicto estalló cuando 86 policías, en 44 patrulleros, llegaron hasta la Quinta Presidencial de Olivos y la rodearon armados para protestar y solicitar una recomposición salarial. El ministro ya hizo saber que cada uno de los efectivos fue identificado y que es muy posible que la justicia los sancione.