LUTO
17/09
Elsa Serrano, la despedida de una de las diseñadoras más icónicas de la Argentina
Una carrera de más de 50 años, fue la encargada de diseñar el vestido de casamiento de Susana Giménez con Huberto Roviralta. Su éxito también llegó a Europa: vistió a Sophia Loren y Maya Plisétskaya.
Desde que se conoció la noticia del incendio del departamento de Elsa Serrano, se esperaba que todo se tratara de un error, pero la confirmación de que la diseñadora efectivamente había perdido su vida de esa manera dejó la sensación de que se perdía de manera atroz un valor importante en la historia cultural del país.

Si bien Elsa nació en Italia, desde sus catorce vivía en Argentina y llevaba consigo más de cincuenta años de trayectoria en el diseño de indumentaria. Un nombre que se escuchaba siempre a las más grandes divas de la televisión, luciendo sus prendas de alta costura, desde Susana Giménez a Mirtha Legrand, y también fue la elegida por Norma Aleandro para ir a recibir el Oscar por “La historia oficial”. Un estilo que fue furor durante los noventa principalmente, muy de la mano con una estética de opulencia a lo Versace, pero adaptadas a las necesidades de sus clientas.



Su empresa sufrió algunos embates económicos durante la crisis del 2001, pero su nombre nunca dejó de estar ligado a una estética de lujo. Este año había ido al programa “Corte y confección”, donde fue homenajeada y tuvo la oportunidad de contar detalles íntimos de su carrera, como cuando Susana le pidió que le hiciera su vestido de novia para casarse con Huberto Roviralta.

“Un día, viene Susana y me dice: ‘Me caso el 4 de diciembre’. Yo me iba el 22 de noviembre por tres días y me dice, ‘No, a mí me agarra un ataque, no te podés ir’. Pero le digo: ‘No puedo no viajar, pero quedate tranquila, mañana nos encontramos en tu casa o en Mansilla y lo hablamos'”, contaba Elsa. Pero la celeridad y el viaje, no impidieron que el resultado fuera un éxito total: “Recuerdo que iba a ser una fiesta espectacular en el Hotel Alvear, con más de 500 invitados. Por lo que había mucha presión. Por suerte yo siempre vestía a Susana y ya sabía qué le gustaba y qué no”.



La creadora logró visibilidad en los ochenta cuando vistió a la esposa del entonces presidente, Raúl Alfonsín, y desde entonces todas las personas que lograban cierto poder acudían a Elsa para que les diseñara el vestuario, incluso vistió a artistas internacionales como Sophia Loren, Catherine Deneuve, Gina Lollobrigida y la bailarina Maya Plisétskaya.