GRIETA A FULL
14/09
Juntos por el Cambio desafía: "El Gobierno Nacional debe cesar de inmediato su postura"
Desde la alianza entre el PRO, la UCR y la CC redoblaron la apuesta y señalaron que "si persiste en su estrategia de confrontación, la solución de los problemas que afectan a los argentinos será más difícil y llevará más tiempo". Sentenciaron: "A las crisis se las enfrenta con más institucionalidad, con la plena vigencia de la división de poderes"
Es innegable que si existía algún tipo de puente entre el oficialismo y la oposición, especialmente con Juntos por el Cambio, en los últimos días este no solo se resquebrajó, sino se rompió del todo. La tensión palpable por la convivencia en el AMBA entre el gobierno de Axel Kicillof en la provincia y el Ejecutivo de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires llegó a su punto límite días atrás, cuando el Presidente Alberto Fernández anunció la quita de poco más de un punto de coparticipación a CABA.

El salvataje del mandatario nacional para con el Gobernador, con la protesta de la policía bonaerense como excusa, pero con un trasfondo que viene de larga data, reavivó los fuegos de la grieta, que si bien había amainado con la pandemia del coronavirus, la menor brisa los enciende. Este episodio sumado a la vuelta del expresidente Mauricio Macri al país, revitalizó al ala dura y envalentonó a varios moderados a unirse detrás del reclamo porteño.

En este sentido,  el debate de la coparticipación se coló en la ya tradicional videollamada del espacio opositor de cada lunes, donde la mesa chica de Juntos por el Cambio se reúne a través de la plataforma Zoom para analizar la situación política económica y social del país. Allí, todos coincidieron en que Larreta había "dejado bien parado al espacio" en su respuesta al Presidente. Además, apoyaron de manera unánime el reclamo que hará ante la Corte Suprema.

De la reunión participaron el expresidente Mauricio Macri, la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el diputado nacional Cristian Ritondo; la presidenta del PRO Patricia Bullrich, y el jefe de su bloque en el Senado Humberto Schiavoni.

Por la UCR dieron el presente el jefe del partido, Alfredo Cornejo, sus jefes parlamentarios Mario Negri (Diputados) y Luis Naidenoff (Senado) junto al senador Martín Lousteau. También se sumó Miguel Ángel Pichetto y los referentes de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro, Maricel Etchecoin y Juan Manuel López. 

Además, tras el encuentro, los dirigentes elaboraron un comunicado, donde aseguran que "Juntos por el Cambio manifiesta su preocupación por la creciente tensión política y social
Desde Juntos por el Cambio reiteramos nuestra preocupación por la creciente tensión política y social que se ha visto agravada por los hechos sucedidos en la última semana. El país necesita, y reclama, sensatez política y cordura institucional".

En la misma sintonía, el espacio mayoritario de la oposición exige: "El Gobierno Nacional debe cesar de inmediato en su postura y comprender que si persiste en su estrategia de confrontación, la solución de los problemas que afectan a los argentinos será más difícil y llevará más tiempo, un tiempo en el que la incertidumbre económica y el daño sobre el tejido social se harán más profundos y visibles".

En tanto, el texto señala que "La grave crisis policial en la Provincia de Buenos Aires, es el resultado de la imprevisión y desatención por parte del actual gobierno provincial y no puede pretender ser resuelta echando culpas infundadas a la gestión anterior sin asumir las propias y, mucho menos, aprovecharse de ella para despojar arbitrariamente a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de recursos coparticipables que oportunamente le fueron asignados por la Nación resignando parte de recursos que le correspondían y transfiriendo parte importante de la PFA,  sin afectar a ninguna otra jurisdicción federal, aprobada por una ley del Congreso Nacional y refrendada por los gobernadores de todas las provincias".

Agregan: "Debe el Gobierno frenar el concepto de federalismo invertido que pretende instaurar afirmado en la discrecionalidad del manejo de fondos públicos no coparticipables creando profundas inequidades y disponiendo a voluntad de los recursos coparticipables, todo ello para consolidar una estrategia electoral en el principal distrito del país con miras a la renovación parlamentaria del año próximo. Debe reestablecer el instrumento del diálogo y la negociación,  propias de países estables y democracias no autoritarias. En democracia no hay victorias totales".

En otro tramo del documento aseguran que "Por ello frente a la enorme incertidumbre que vivimos, llamamos una vez más a la reflexión. A las crisis se las enfrenta con más institucionalidad, con la plena vigencia de la división de poderes, y con el reconocimiento al interlocutor institucional consagrado por la democracia para aportar a la salida de la crisis. La soberanía popular otorga el gobierno, pero si además en la crisis sanitaria los ciudadanos ceden momentáneamente derechos y libertades, no es para caminar hacia un estado de excepción permanente en el que el oficialismo pueda creer que decide sobre los demás poderes".

Por último, sentencian: "No merecen los argentinos estar sometidos semanalmente a una agenda de tensión de esta magnitud cuando los problemas de empleo, la pobreza, la educación, la creación de riqueza y no aislarnos del mundo en que vivimos es un imperativo para no caer en la simplificación del populismo. Ya lo conocimos, ya lo vivimos y no estamos dispuestos a regresar".