A LAS URNAS
11/09
Con interna a nivel provincial, la UCR cierra las listas para la elección partidaria
Este viernes a la medianoche vence el plazo para la presentación de las nóminas que participarán de los comicios internos, a realizarse el 11 de octubre. Posse y Abad se enfrentarán en las urnas para conducir el Comité bonaerense.
Este viernes a la medianoche vence el plazo para la presentación de las nóminas que participarán de los comicios internos de la Unión Cívica Radical, a realizarse en todo el territorio bonaerense el próximo l 11 de octubre. 

Tal como adelantó LaTecla.Info, competirán por la conducción el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y el jefe del bloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados de la Provincia, Maximiliano Abad.

Hace varias semanas Abad había anunciado que su candidata a vicepresidente partidaria será la intendenta de General Arenales, Érica Revilla; mientras que en las últimas horas se supo que Posse optó por la vice rectora de la Universidad Nacional del Noroeste de la provincia de Buenos Aires (UNNOBA), Danya Tavella.

Abad cuenta con el apoyo de los bloques de legisladores nacionales y provinciales de la UCR y la mayor parte de los intendentes. También protagonizó videoconferencias con autoridades del partido y otra con Ernesto Sanz en su retorno a la política nacional.

Posse, en cambio, se posiciona en su sociedad con "Evolución" -el grupo que encabeza el senador Martín Lousteau y que acaba de desembarcar en suelo bonaerense- y tiene el respaldo de dirigentes históricos como Federico Storani y Juan Manuel Casella, además de la dirigencia universitaria que acompaña a Lousteau.

Mientras cada uno porotea lo que tiene, entre la dirigencia se vislumbra de cara a la elección una ardua puja en el Conurbano. La oposición partidaria asegura que se queda cómodamente con la Primera sección, donde Posse se hace muy fuerte, y que podría también quedarse con la Tercera. En el oficialismo desestiman este vaticinio y aseguran que incluso en la Primera cuentan con el apoyo de más de 40 concejales y 17 presidentes de partido. En tanto se muestran muy seguros de sacar una buena diferencia en el interior. 

La hora de la verdad será cuando se cuenten los votos. En la previa vale señalar que la motivación de la oposición partidaria para entrar en la contienda es que “hubo mucha subestimación hacia Gustavo Posse en estos cuatro años por parte de Daniel Salvador y mucho ninguneo del Gobierno de Cambiemos, donde no lo tomaban como un actor político poderoso”, de acuerdo a lo manifestado por uno de los armadores del espacio. Además sostuvo que “la aparición de Lousteau patea el tablero, es el más presidenciable que tiene el partido”. 

En el oficialismo, en tanto, se muestran tranquilos por la cantidad de intendentes, legisladores con ascendencia distrital y presidentes de partido que acompañarán la candidatura de Abad. Además de buena parte de la conducción partidaria abocada a resolver la interna, quien se encarga de la logística del armado es Manuel Terradez, presidente de la Convención Provincial de la UCR. 

En el discurso oficialista se sostiene que la continuidad de la línea conductiva actual asegurará la unidad de la principal fuerza opositora, aunque una de las promesas de campaña es que en la próxima etapa de Juntos por el Cambio, el radicalismo debe tener más protagonismo. Curiosamente, la oposición partidaria propone algo parecido. Más allá de las coincidencias, el radicalismo se encamina hacia otra interna, un juego que entretiene y gusta a los boinas blancas, y al que se arriesgan incluso cuando las circunstancias sociales, políticas y económicas no sean las mejores para desarrollarlo.