POSPANDEMIA
21/07
Cómo es el plan de reactivación para el día después
El gobernador Axel Kicillof ya ordenó a su gabinete trabajar en un plan económico-productivo para poner en marcha luego de la cuarentena estricta. Obra pública, Pymes y asistencia a los sectores más vulnerables, los principales ejes
“A la pospandemia debemos empezar a construirla hoy”, sentenció el titular de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (Arba), Cristian Girard, para dar pie así al adelanto de una serie de medidas que se impulsarán, no sólo desde su organismo, sino desde distintas áreas del Ejecutivo provincial, pensando en el día después.

Por supuesto, es de esperar que no sean meros anuncios mediáticos, cuestión que ya ha sucedido en medio de la cuarentena, sino que, efectivamente, se ejecuten llegado el momento en que la Provincia y el país comiencen a transitar más seguros el camino de la tan publicitada “nueva normalidad”, en donde ya el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) sea una simple anécdota para dar paso a una fase total de distanciamiento; por lo menos hasta que se encuentre una vacuna, claro. 

De acuerdo a los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en estos momentos se están desarrollando 149 vacunas experimentales contra el coronavirus, y si bien Argentina fue uno de los países elegidos para iniciar ensayos, la posible cura podría estar disponible recién en tres o cuatro meses (siendo optimistas). 

Por eso, según pudo saber LaTecla, el gobernador Axel Kicillof bajó la orden para que cada uno de los ministerios empiece a trabajar en un plan de salida a la llamada “coronacrisis”, entendiendo que no habrá una cuarentena eterna y que deben estar preparados para el momento de la liberación. 

En este contexto, desde Casa de Gobierno se comenzó a trabajar fuertemente en cinco áreas internas que tendrán un rol muy activo en esta próxima etapa para poner en marcha la rueda económica productiva, en la que se hará especial hincapié en los sectores más vulnerables, por un lado, y en las Pymes, por el otro. Ellas son: Producción, Infraestructura, Desarrollo Social, Banco Provincia y Arba, que trabajarán de manera conjunta y coordinada con sus pares de Nación. 


Andrés Larroque y Axel Kicillof

En este sentido, uno de los asuntos más urgentes a atender será la pobreza. El Presidente, Alberto Fernández, tiene en claro que la cuarentena está dejando a muchas familias en una situación desesperante. Por ello, desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a cargo de Daniel Arroyo, ya se está trabajando en una serie de programas que permitirá a quienes reciben asistencia estatal mejorar sus ingresos y, a la vez, reactivar la economía y la producción, creando mano de obra intensiva. 

“Se crearán unidades productivas para que las personas puedan poner en marcha, reactivar, consolidar o mejorar iniciativas individuales o colectivas, urbanas o rurales. Se destinarán subsidios y créditos no bancarios a tasas bajas para la compra de máquinas, herramientas, insumos y bienes de capital”, aseguraron desde el ministerio. 

Por el volumen, el programa, que alcanzará a 580 mil trabajadores, será coordinado por Nación pero implementado también en territorio bonaerense. “Ya comenzó en provincias que tienen actividades habilitadas”, aclararon desde el entorno de Arroyo. 

En lo que hace específicamente a la Provincia se pondrá el ojo en la obra pública y en el cuidado de las Pymes. “El Gobernador nos pidió que armemos un plan de desarrollo plurianual, que ya comenzó a ejecutarse, con un horizonte de cuatro años”, reveló a La Tecla el subsecretario de Obras Públicas, Ernesto Selzer. Se trabajará en tres áreas: Arquitectura, con obras sanitarias, culturales y judiciales; Instituto Provincial de la Vivienda, con una proyección de cinco mil unidades anuales; y la Dirección de Vialidad, en principio, con mejoras en las rutas 6 y 11, en el marco del programa de seguridad vial. 

En cuanto a las empresas bonaerenses, será el Ministerio de Producción, Arba y el Banco Provincia los que trabajen de manera articulada. Cada organismo, en su ámbito, tomará una serie de medidas. Mientras el ministerio trabajará como articulador con el sector privado, los entes financieros y recaudadores se encargarán de la ejecución. 

El Banco Provincia, por su parte, dará continuidad a los programas de reactivación de las Pymes, anunciados a comienzos de año y ampliados durante la cuarentena, a la vez que pondrá a disposición una serie de créditos y beneficios a los sectores afectados por la pandemia.

Arba, en tanto, acompañará con medidas y alivios tributarios a los pequeños contribuyentes, y también impulsará una reforma en la estructura general. En este sentido se prevé bajar la presión impositiva a los sectores medios, reducir los costos administrativos y financieros y dotar de mayor progresividad al pago de los impuestos, para que paguen más los que mayor capacidad contributiva tienen. “Queremos mirar al futuro, acompañar a las Pymes y al resto de los contribuyentes, en especial a los sectores que más están sufriendo”, señaló Girard.