MAXIMILIANO ABAD
25/06
 “Cuesta entender por qué recortar derechos a los afiliados de IOMA sería un beneficio para la Provincia”
El jefe de bloque de los diputados bonaerenses de Juntos por el Cambio se refirió a los cambios que evalúa el gobierno provincial en el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA), publicados por este medio
“No formalizaron ningún proyecto, lo que sería fundamental para que podamos entender por qué este cambio sería mejor para los afiliados”, afirmó Maximiliano Abad, presidente del bloque de diputados de Juntos por el Cambio en la Legislatura bonaerense, tras el informe publicado por La Tecla el martes.

-¿Qué información tienen de los posibles cambios en IOMA?

-Ninguna oficial. No se nos ha presentado ningún proyecto formal al respecto. Lo que sabemos es lo que distintos actores políticos y sindicales han denunciado. Creo que si el gobierno está realmente evaluando un cambio de esta magnitud en la segunda obra social más grande del país, que tiene más de dos millones y medio de afiliados, debería entablar un diálogo serio y colaborativo con la oposición.

-¿La oposición acompañaría una eventual reforma en la obras social?

-Es difícil hacer valoraciones sobre un proyecto que todavía no existe. Pero si lo que ha trascendido es cierto, y pretenden pasar de un sistema abierto, en el cual los afiliados eligen libremente las instituciones y los profesionales para atenderse, a un sistema directo o cerrado, lo que se llama habitualmente un sistema de cápita, estarían en conflicto con la ley 6982, en la que expresamente se establece la libre elección del médico por parte de los usuarios, y se refiere el sistema de obra social abierta y arancelada, que IOMA tiene desde su creación en 1957. Creo que deberían explicar los fundamentos y aclarar en qué va a beneficiar a los afiliados, porque, a simple vista, parece todo lo contrario.

-Algunos gremios hablan de la “pamización” del IOMA…

-Es que, si fuera el esquema al que quieren avanzar, sería copiar el esquema del PAMI, lo que implica que el Instituto se vea obligado al gerenciamiento de capacidad instalada, como hospitales y clínicas, ya sea propios o alquilados; y atender a los pacientes con una planta acotada de profesionales, mayoritariamente en relación de dependencia. Algo que hoy no posee. Por eso cuesta entender a dónde apunta una medida como esta, además de cuál es el sentido de la oportunidad del gobierno de poner en agenda este tema en un momento como el que estamos viviendo. 

-¿No le traería eso un menos gasto a la obra social?

Si quieren cambiar el sistema hay que discutirlo en profundidad, y el contexto actual no es el adecuado para hacerlo. El momento ahora es el de cuidar a los profesionales de la salud, reconocer su trabajo, escuchar qué necesidades tienen, ese es el trabajo prioritario que debe hacer el Estado en medio de una pandemia que afecta a casi todo el mundo. Evidentemente no están pensando en ellos, ni en la mejora y ampliación de beneficios para los afiliados. Pero hay que ser prudentes y esperar que formalicen esta medida, y allí nos expliquen a todos por qué recortar los derechos que los empleados de la administración pública bonaerense tienen desde hace más de 60 años implicará un beneficio para la Provincia.