INFORME ESPECIAL
06/06/2020
Proa a la privatización
El grupo Grobocopatel Hermanos presentó un proyecto para quedarse con parte del puerto de San Pedro. La ofensiva, que cuenta con el respaldo del intendente Cecilio Salazar, es vista como una privatización de la terminal. ¿Cómo coexistirá con el Consorcio de Gestión? Los gremios pusieron el grito en el cielo. Los números muestran un negocio millonario para la empresa.

Sin dudar ni escuchar las críticas de opositores y gremios, el gobierno de María Eugenia Vidal avanzó de manera decidida sobre la propiedad estatal de los puertos de la provincia de Buenos Aires, creando una nueva figura: los consorcios de gestión.

Así, uno tras uno, hasta poco tiempo antes de su contundente derrota electoral, la que eyectó a Cambiemos de la Casa de Gobierno en La Plata, las administraciones portuarias fueron reemplazadas por entes en los que las empresas se sentaron en la mesa de las decisiones. No como convidados de piedra, sino, a través de su número, imponiendo su voluntad en los directorios.

Las críticas arreciaron, y se fueron multiplicando de manera simétrica con los escándalos, algunos de los cuales se reflejaron en La Tecla.info, y que rozaron a funcionarios macristas de la gestión anterior, como el exministro de la Producción, Javier Tizado y el entonces responsable de las terminales provinciales, Rodrigo Silvosa.

El cambio de gobierno auguró nuevos aires, vientos de renovación, al menos en el humor de los varios y musculosos gremios portuarios, que se opusieron sistemáticamente a la transformación, a la que calificaron como una privatización encubierta.

Sin embargo, en muchos de los puertos se mantiene el status quo, sin que se hayan tomado decisiones de fondo para recuperar el control estatal sobre los mismos, e incluso manteniendo en sus sillones a los presidentes designados en la gestión anterior.


El intendente Salazar, seguido por Eliseo Almada, presidente del Consorcio de Gestión.

Uno de los casos emblemáticos es el de San Pedro, territorio del intendente Cecilio Salazar, cabeza visible del Partido FE en la provincia y aliado de Cambiemos en tiempos del vidalismo. La formación política creada por Gerónimo "Momo" Venegas, histórico dirigente de los trabajadores rurales, fue la pata peronista de la alianza ganadora en 2015, de la que se separó hace unos meses para enrolarse en el vecinalismo.

El alcalde hizo uso de su muñeca y su poder para colocar al frente del Puerto de San Pedro a Eliseo Almada, un exconcejal cambiemita y sindicalista del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), quien ocupababa ya una silla en el directorio de la terminal portuaria y que hoy, tras el cambio de color político en la Provincia, continúa al frente del Consorcio.

Negocio redondo

Por estas horas, el Consorcio del puerto sanpedrino volvió a la carga con un polémico proyecto, buscando el OK del ministerio de Producción, que comanda Augusto Costa, quien el último miércoles visitó la ciudad junto al Subsecretario de Actividades Portuarias, Juan Cruz Lucero.

La iniciativa, recibida en septiembre de 2019, la acercó el poderoso grupo Grobocopatel Hermanos, e ingresó a la administración portuaria con el númmero de expediente EX-2019-39988016- -GDEBA-DAAMPGP.

Por la cabeza de muchos ronda una idea, y una preocupación: si esta avanzada empresaria se concreta, ¿podría replicarse con otras grandes empresas en los demás puertos consorciados de la Provincia?



El denominado Proyecto de Iniciativa Privada, describe explícitamente un plan para concesionar 8 hectáreas del espacio portuario provincial, a cambio de un canon anual y con la promesa de inversiones y mayor volumen de exportación.

El proyecto, que impulsa el municipio, fue declarado de interés por el Directorio del Consorcio, y propone, según el texto "la modernización, actualización, mejora, ampliación, gestión, operación, mantenimiento, uso y explotación del Puerto de San Pedro, en todos sus espacios públicos no sujetos a permisos de uso o concesiones vigentes".

Entre los fundamentos que esgrime la firma liderada por Daniel Grobocopatel es el supuesto estado de abandono de la antigua terminal, "desacoplándose de las necesidades que hoy requiere el comercio internacional en general. El ejemplo más notorio es que, debido a las deficiencias del Puerto y a la falta de dragado apropiado, el Puerto se encuentra excluido del comercio internacional. En efecto y como es de público conocimiento, las condiciones actuales impiden el ingreso de buques de la clase Panamax y ello trae aparejado la apuntada exclusión que consta en los contratos con compradores", explican.

El ofertante solicita una concesión por 50 años (la actual legislación no permite que sean más de 30), proponiendo como contraprestación el pago de "un canon único, bruto y total que incluya todos los conceptos pertinentes (tasas de servicios a las cargas, uso de muelle, uso de puerto, ocupación del suelo y cualquier otro que pudiera corresponder y/o aplicarse)".



En números concretos, Grobocopatel Hermanos ofrece abonar "la suma de 100.000 dólares anuales, a cancelarse en 12 cuotas mensuales, iguales y consecutivas de 8.333,33 dólares cada una".

De acuerdo con estimaciones de los sindicatos portuarios, los 40 barcos que podrían operar en el puerto de San Pedro moverían algo así como un millón de toneladas de granos al mes, a un precio de 250 dólares la tonelada. 

La cuenta es sencilla: descontado el millón de dólares que costaría, aproximadamente, la realización del dragado y el pago de 120.000 dólares anuales en concepto de canon, Grobocopatel se embolsaría unos 20 millones de dólares anuales, considerando una utilidad mínima del 10%, sostienen los trabajadores. "Negocio redondo con un bien público provincial", aseguró Facundo Monticelli, secretario Adjunto del Sindicato Único de Trabajadores de las Administraciones Portuarias (SUTAP).


¿"Estado bobo"?


La oferta de Grobobpatel no cayó bien entre los trabajadores, especialmente en los gremios, que  levantan la voz para oponerse. En tal sentido, Monticelli sostuvo que "con ideas como estas seguimos favoreciendo a los poderosos, y estaríamos, ni más ni menos, regalando gran parte del puerto de San Pedro. Los puertos son bienes provinciales, estratégicos y fundamentales, y no podemos regalarlos". 

Además, consideró que "es un nuevo avance de los grupos concentrados, y el gobierno, de permitir esto, estaría haciendo todo lo contrario a lo que prometió en las elecciones. Yo no dudo en decir que es una privatización del puerto, y nos retrotrae a aquello que se mencionó tantas veces del "Estado bobo". 

"Cuando uno evalúa la propuesta que presentó este grupo empresario, realmente suena a muy poco para el puerto. Para ellos (Grobocopatel) es un negocio redondo, si uno compara la inversión con las 8 hectáreas solicitan, ni hablar de pagar un canon de 120.000 dólares anuales", señaló. Además de que en la propuesta se habla de granos pero no de los cítricos, que tan importantes son para la economía del municipio.


Facundo Monticelli (der.) junto a Adolfo Barja, secretario General del SUTAP, a su lado.


Por otra parte pidió "no olvidar que este proyecto fue impulsado en la gestión de María Eugenia Vidal, con el exministro Tizado a la cabeza y el acompañamiento de Marcelo Gentili, entonces Director Provincial de Puertos. Y lo hicieron sin darle ninguna participación a los profesionales y técnicos de la Autoridad Portuaria".  

Y se refirió a las denuncias existentes en muchas terminales, con una operatorio similar. "En el puerto se han hecho dragados, donde los controles como el batimétrico (medición de las profundidades del mar o los ríos) se hicieron sin la participación de la Autoridad Portuaria contratándose, de manera sospechosa, a empresas privadas, sin dejar que el Estado esté presente para controlar", aseguró. 


Entusiasmo oficial


El alcalde Salazar se mostró entusiasmado con el proyecto. "Nosotros habíamos solicitado una audiencia con el ministro Costa por una inversión muy importante de una empresa privada (Grobocopatel Hermanos), que está pidiendo la concesión del puerto, con la condición de que haga una inversión muy importante", aseguró a La Tecla.info.

"Si el proyecto se presenta va a haber una licitación pública", expresó, y añadió que "no se si sería privatizarlo, sería una parte de puerto nuestro, que es ya muy viejo, muy vetusto, no está actualizado. Y eso genera, a veces, que perdamos algunos trabajos. La idea es trabajar en forma conjunta".

Cecilio Salazar agregó que "la empresa ya viene trabajando, en una parte donde era la Junta Nacional de Granos, pero ellos necesitan también el uso del muelle. Harían  una inversión para tener la infraetructura, y podríamos trabajar perfectamente bien con el Consorcio".


Viejas sospechas


Durante la gestión vidalista, el dragado del puerto de San Nicolás quedó en el ojo de la tormenta por el desenlace de una historia larga e intrincada, que incluso le costó el puesto al presidente del Consorcio de San Pedro.

Como informó La Tecla.info, el 11 de noviembre de 2017 se abrió el expediente (22400-40263) para el llamado a licitación del dragado de 350.000 m.3 del puerto de San Nicolás, por un monto de 45 millones de pesos (presupuesto oficial a noviembre de 2017, que actualizado rondaría los 70 millones de pesos).

El expediente fue aprobado por el ministro Javier Tizado (resolución número 2018-306) en abril, y durmió en la oficina del subsecretario de Puertos, Rodrigo Silvosa, desde el 20 de ese mes hasta el 17 de julio. En el medio, la situación de la estación portuaria se agravó, los sedimentos no permitían el ingreso de buques y Silvosa recurrió a una contratación directa sin ningún papel, prometiendo un pago por legítimo abono.



Casi en el mismo momento que se abrió el proceso licitatorio llegó a San Nicolás el buque DASA-I, de la empresa Pentamar S.A., para proceder al “dragado de emergencia” del canal de acceso. La empresa declaró que removió 136.000 m.3 de sedimento, pero Silvosa no permitió que los técnicos de la Dirección de Puertos controlaran si era verdad. Pentamar habría llegado a San Nicolás sin contrato, con la promesa de que el trabajo se lo pagaban por el Consorcio de San Pedro, donde sí tenía contrato. El dragado se izo entre el 2 y el 9 de agosto.

Pero se sospecha también que Pentamar se aseguró un negocio mayor, ya que fue la única oferente para quedarse con la licitación iniciada por Tizado y demorada por Silvosa.

Es que el 21 de agosto se abrieron los pliegos de la licitación por los 350.000 m.3 de San Nicolás. La única oferente fue una UTE conformada por Pentamar y Sabavisa (empresa vinculada a la familia Gualtieri que había competido con Pentamar en la licitación de San Pedro), y cotizó por hacer un dragado de 210.000 m.3, puesto que el resto ya lo había realizado en los primeros días del mes. Un negocio redondo, pero sin papeles.

Pentamar reclamó el dinero por el trabajo realizado en San Nicolás, y si bien intentaron pagarlo bajo el rótulo de “legítimo abono”, nadie se animó a firmar una erogación millonaria, con un sobreprecio del 80%, por un trabajo que no fue licitado. 

Mucho menos quiso avalar la maniobra el presidente del Consorcio del puerto de San Pedro: Horacio Frangi, quien presentó su renuncia al cargo y fue reemplazado por Almada.


Cara conocida


El intendente Cecilio Salazar, mientras tanto, refuerza su poder en la estructura portuaria sanpedrina, que maneja a través de Eliseo Almada, el presidente del Consorcio de Gestión.

Días atrás, la terminal cuenta con un nuevo responsable de personal: es Fernado Negrete, quien fue rescatada por el jefe comunal en 2015 (era trabajador portuario) y designado como director de Comisiones de Fomento, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano de la municipalidad sanpedrina.

Tiempo después, Negrete ocupó el cargo de Subsecretario de Desarrollo Humano del municipio, por lo que ahora vuelve a su antiguo destino, y en un lugar que muchos envidiarían.


Los Grobo


Con sede en la localidad bonaerense de Carlos Casares, Los Grobo es un grupo económico nacional con eje en la producción y exportación agroindustrial alimentaria en la Argentina, Paraguay y Uruguay. 

El grupo está dirigido por la familia Grobocopatel, convirtiéndose en el primer productor de trigo del país y el segundo de soja, tanto que su fundador, Gustavo Grobocopatel, ha recibido el mote de "Rey de a Soja". 


Daniel Grobocopatel, presidente de Grobocopatel Hermanos.

Grobocopatel Hermanos, con fuerte presencia en el puerto de San Pedro, fue fundada en 1967, y tiene como cabeza visible a Daniel Grobocopatel, quien ha incursionado en el automovilismo. Más concretamente en la categoría TC Pista, a bordo de un Dodge #15 del CKC Competición. 


Los sillones

Los Consorcios tienen una integración mixta, con un presidente designado por el Ejecutivo provincial y representación de fuerzas vivas locales, generalmente vinculadas al empresariado, además de las propias firmas.

El Directorio del Consorcio de Gestión está presidido por Eliseo Almada, y tiene la siguiente composición:

* Matías Sebastián Franco: en representación de la Asociación Argentina de Empleados de la Marina Mercante.

* Diego Balcaza: en representación del Sindicato de Encargados Apuntadores Marítimos y Afines de la República Argentina.

* Alejandro Carlos Guzzo: en representación de la Cámara de Productores y Empacadores de la Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires. 

* Néstor Arturo Casal: en representación del Centro de Comercio e Industria de San Pedro.

* Emilio Ángel Castrillón: en representación de las entidades que componen el inciso f) del Estatuto del Ente 

* Martín Palazón: en representación de la Sociedad Rural de San Pedro

* Cecilio Salazar: intendente local, en representación de la Municipalidad de San Pedro