AUTOMOTRICES
30/05
Diagnóstico crítico
La industria automotriz sintió el coletazo de la pandemia. Los primeros meses de 2020 significaron un retroceso en medio de la emergencia del sector. La baja en los patentamientos no registra antecedentes y las concesionarias, de las cuales dependen más de 75 mil familias buscan una respuesta en medio de la crisis. Números y perspectivas
La pandemia no da marcha atrás y lejos parece aplanarse la curva de contagios. El malestar comenzó a hacerse sentir en todas las actividades y la automotriz no fue la excepción. Los números que indican una incipiente reactivación del sector no tienen su reflejo en las persianas bajas de las concesionarias y en las terminales que ven menguado su trabajo en virtud de los casos que aparecen y las medidas de aislamiento.

Las ventas de autos, tanto usados como unidades cero kilómetros, no pudo reponerse de la crisis y la baja de patentamientos de los últimos años. En 2019, antes de que asumiera el gobierno de Alberto Fernández, el sector se encontraba agobiado y con el pedido de emergencia en marcha. La posterior llegada del coronavirus agravó la situación, y los patentamientos cayeron en picada desde el inicio de la cuarentena.

Las concesionarias, como eslabón final ven con preocupación el freno que implicó las medidas de aislamiento. Más allá de la preocupación sanitaria se encuentra la parálisis, que se traduce en la falta de producción de las terminales ante el stock que no se puede vender. A ello se suma la caída de exportaciones, que desde el 20 el marzo ronda el 80 por ciento.



Los grandes rodados, tuvieron un repunte con el tipo de cambio, sin embargo, esos brotes no fueron equiparables con los automotores. Las concesionarias, no logran tener el visto bueno para levantar sus persianas, y los reclamos se suman a las distintas administraciones del Área Metropolitana bonaerense, como también al gobierno provincial. 

En este contexto, las principales Cámaras se manejan con cautela y también solicitan, medidas que permitan en lo inmediato una reactivación. A la luz, los números no son para nada alentadores. Debido al cierre de los registros automotores como parte del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Gobierno, las ventas cayeron un 75,4% solo en comparación con marzo.

Desde la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina señalaron que el escenario es desalentador. La merma en los niveles de patentamiento pasó de 900.000 a 460.000 unidades, y para este 2020 se prevé 200.000 unidades. El dato más alarmante, corresponde al mes de abril, donde se vendieron 4.385 unidades, un número que no tuvo registro ni en las peores crisis como fue en 2001, o 1990. Sin embargo, desde ACARA, indicaron a LaTecla.Info, que el número de vehículos patentados durante mayo de 2020 ascendió a 21.015 unidades y de esta forma alcanza los 115.902 patentamientos acumulados en los primeros cinco meses del año.

Cabe destacar, que los patentamientos de abril fueron producto de las ventas realizadas antes del comienzo del aislamiento ya que el mes tuvo un movimiento comercial nulo. Este desempeño atravesado por la crisis sanitaria reflejó una caída del 88,3% respecto a las 37.321 unidades de igual mes de 2019, mientras que el acumulado del primer cuatrimestre exhibió una pérdida interanual del 46,3%, al bajar a las 94.849 unidades.

En este escenario, las diferentes Cámaras y representantes gremiales consultados por LaTecla.Info, dieron cuenta que se debe tomar con pinzas la reactivación en el sector y que en este sentido, se debe trabajar en obtener incentivos para sostener la actividad. 



Cabe destacar, que en la provincia de Buenos Aires, el Ejecutivo que conduce Axel Kicillof ya dio el visto bueno para la apertura de concesionarias en localidades como Puán, Baradero, Rojas, Hipólito Yrigoyen y Necochea; mientras que otros distritos como la ciudad de La Plata tuvieron luz verde para brindar atención personalizada en actividades de cobranza con entrevistas pautadas.

Alberto Príncipe (Cámara del Comercio Automotor)
“Tenemos que ver cómo sigue la cuarentena”


El presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), Alberto Príncipe, dialogó con La Tecla y expuso la realidad del sector comercial. Al respecto indicó: "Creo que se van a patentar 20 mil unidades, el producto de esto no es sólo la apertura, porque teníamos las cortinas bajas, pero la brecha del dólar ayudó para que los autos de mediana y alta gama. Eso aceleró el arranque, pero tenemos que ver cómo sigue la cuarentena, cuáles van a ser los protocolos de apertura y no tenemos la posibilidad que los clientes se acerquen con su auto a las concesionarias para hacer las tasaciones si no están autorizados. El mismo problema hay con los cero kilómetro".

En esta línea, puntualizó sobre las dificultades desde el comienzo de la cuarentena y expuso: "Tuvimos el problema de tener tres meses las concesionarias cerradas y la mayoría de los gobiernos han diferido el pago de impuestos, de cartelería, de Ingresos Brutos, de Patentes de los autos que están en las concesionarias, por eso queremos saber si nos escuchan porque necesitamos ayudas de todos lados para que no queden cerradas las persianas que bajaron".

Sobre los reclamos del sector el titular de la CCA, fue prudente al destacar: "Estamos esperando y no es el momento de pedir nada. El país tiene la vista puesta en dos cosas fundamentales como la pandemia y el arreglo con los fondos, entonces no queremos distraer con nuestros pedidos. Por eso solicitamos, que si esto tiene buen fin, que haya una financiación debajo de lo que tuvimos los últimos años y que sea tentador para reactivar el sector".

Respecto a las consecuencias del aislamiento, Príncipe afirmó: "Hace un mes se pudieron abrir los registros, y aunque hubiese ventas no se podían patentar los vehículos, o no se podía transferir. No podemos hablar de facturación, sin registros abiertos. Los primeros patentamientos y transferencias son aquellos que no se pudieron tramitar cuando se cerraron los registros y ni siquiera podemos tener confianza en el volumen de arranque".

En referencia a las trabas en los distritos que aún no tuvieron el ok para la apertura de concesionarias, expresó: "Estamos atentos a la negociación prudente de las necesidades que tiene el sector. Tenemos que ir de la mano de los gobiernos para combatir la pandemia y la opinión es sectorial. Estamos en una situación donde el mazo de cartas lo tiene el gobierno y ellos tienen el interés para que los comercios funcionen".

El titular del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Ricardo Pignanelli, dialogó con La Tecla y habló sobre la situación del sector automotriz. En este contexto puntualizó: "La industria es una actividad que se ve perjudicada cuando se para la actividad, eso repercute en la cadena de valor. Logramos poner en marcha la industria con todas las medidas de salubridad, inclusive, unificamos protocolos que llegaban desde las terminales de afuera, en ese sentido, nosotros introducimos ampliaciones de garantías". En este punto el gremialista recalcó que todas las terminales están realizados los hisopados de coronavirus, "por eso apareció el caso en Toyota, y de 600 que testeamos, sólo uno fue asintomático y se tomaron las medidas correspondiente, esas medidas se va a replicar en Mercedes, Volkswagen y se espera también en Ford".

Respecto a las perspectivas financieras expresó: "Las empresas que abrieron en el interior de la provincia y del país, comenzaron tomar pedidos y moverse. Esto lo atribuímos a que el campo, que no paró, comenzó a demandar herramientas de trabajo y por eso hay un repunte en fábricas de cosechadoras, sembradoras, tractores, y hay pedidos en camiones y camionetas". Sobre el mercado automotor aclaró: "El mercado comenzó a reaccionar".

Sobre este punto recalcó: "Entendemos que hay una movilización coyuntural y tenemos que trabajar para que después haya un sistema que siga moviendo la producción".

“En puestos de trabajo tuvimos que hacer acuerdos de licenciamientos a la población de riesgo y tratamos de llevar a los compañeros un monto que cubra la canasta familiar. Esto sucedió en casi todos los lugares, porque en las concesionarias no se reaccionó de acuerdo al momento que estamos pasando y las circunstancias que vivimos no son buenos” concluyó.

Ricardo Salomé (ACARA )
“Estamos lejos de un nivel lógico de actividad”


Ricardo Salomé, Presidente de ACARA expresó: "en la primer semana de mayo dijimos que esperábamos menos de 12.000 patentamientos por eso este número final es muy positivo. La apertura de los salones en gran parte del país, mediante turnos y un estricto cumplimiento del protocolo de seguridad y distanciamiento, posibilitó que los clientes se hayan acercado con una actitud bastante decidida de aprovechar las ofertas y bonificaciones vigentes, quizás previendo que las mismas serán difícil de encontrar más adelante. Más allá de que estamos lejos de un nivel lógico de actividad que permita mantener nuestras estructuras operando a un 30%, y eso lo vemos al observar la baja del 45% acumulado interanual contra lo que fue un pésimo 2019, es evidente que si el Gobierno pueda dar impulso al plan de estímulo presentado, nuestro sector puede ser uno de los motores de la recuperación. Pero para ello debemos salir de este estado de economía de pandemia donde cualquier comparación contra meses anteriores pierde razonabilidad y donde el ánimo es de apenas un poco de alivio, en el mejor de los casos".
 
Por su parte, el Secretario General de ACARA, Rubén Beato, sostuvo: "hemos presentado un completo plan de estímulo para la actividad que el Gobierno está analizando. Junto al gremio y a las terminales estamos en permanente estado de comunicación para que llegado el momento le podamos dar curso, y para que todos los integrantes de la cadena podamos volver a tener cierta viabilidad. Sólo en el sector concesionario más de 75.000 familias dependen de ello”. 

Comentarios
Guatafak
Mira como sin leer la nota no pierdo coherencia... La levantaron en pala SIEMPRE! Tienen los planes de pagos del que le chupan la sangre a la gente... Ajo y agua!