NúMEROS ROJOS
27/05
Crisis: intendente de JxC suspendió el aumento a los trabajadores municipales
"En vista de la proximidad de la liquidación de sueldos correspondientes al mes de mayo, es imperioso dejar sin efecto los aumentos para el resto del año, al tiempo que corresponde iniciar una reapertura de la mesa de diálogo con los representantes gremiales para fijar un nuevo acuerdo salarial que el municipio esté en condiciones financieras de atender", se argumenta en el decreto firmado por el mandamás de General Belgrano, Osvaldo Dinápoli
La situación económica está más que complicada en la gran mayoría de los municipios bonaerenses. La caída en la recaudación de las tasas y la baja en el dinero que ingresa por coparticipación, hicieron que los intendentes necesiten del apoyo de Provincia para el pago de sueldos, y en algunos casos ni siquiera con esa mano fue suficiente.

Uno de los más ajustados es General Belgrano, liderado por Osvaldo Dinápoli (Juntos por el Cambio), quien el mes pasado tuvo que pagar los sueldos en dos cuotas y en las últimas horas decidió que los aumentos a los municipales pautados para mayo y septiembre tuvieron que ser postergados; hecho que por supuesto no cayó nada bien en la planta de trabajadores. 

Así las cosas, a través del decreto número 702, el Ejecutivo confirmó que no pagará las mejoras en los sueldos que debía incluir en el mes de mayo (que se abonará en los primeros días de junio) y tampoco las del mes de septiembre (que debía depositarse en los primeros días de octubre).



Entre los considerandos del decreto se señala que la medida de aislamiento "derivó en una severa crisis económica y social, cuyas consecuencias aún se desconocen y de la que los municipios no están al margen, dado que la estrepitosa caída de la actividad, supone menor recaudación impositiva", y explica que por tal motivo se declaró la Emergencia Económica, Administrativa y Financiera.

Argumenta además que la situación "obligó a la Comuna a desdoblar el pago de sueldos y horas extras en el mes de abril y a separar las liquidaciones de sueldos y horas extras en el mes de mayo", y luego explica que "ante el panorama descripto, resulta imposible para la municipalidad afrontar el cumplimiento de la política salarial prevista originalmente, dado que obligaría al incumplimiento en el pago de los haberes".

Y completa diciendo que "en vista de la proximidad de la liquidación de sueldos correspondientes al mes de mayo, es imperioso dejar sin efecto los aumentos para el resto del año, al tiempo que corresponde iniciar una reapertura de la mesa de diálogo con los representantes gremiales para fijar un nuevo acuerdo salarial que el municipio esté en condiciones financieras de atender".