Argentina
Miércoles, 29 junio 2022
EMOCIONANTE
10 de mayo de 2020

Florencia Kirchner recordó a su abuela en el día de su cumpleaños

Hoy la madre de Cristina Fernández cumpliría años y su nieta la homenajeó en redes

Florencia Kirchner recordó a su abuela en el día de su cumpleaños - La Tecla

Ofelia Wilhelm, la madre de Cristina Fernández falleció el 19 de abril del 2019. Sin embargo, su memoria sigue viva en quienes la recuerdan. 

Hoy, la madre de la vicepresidenta de la Nación Argentina cumpliría 86; y su nieta, Florencia Kirchner decidió homenajearla en sus redes entre recuerdos, anécdotas y con la narración de un emotivo poema de Jimena Arnolfi. 

La hija de la vicepresidenta recordó sobre su partida: "Hoy sería el cumpleaños de Ofelia. Murió hace poco más de un año en La Plata. Mi cuerpo se encontraba en Cuba tirado en una cama muy lejos de su cuerpo vivo también en otra cama, en la que sabíamos que iba a morir".

"Ella defendía a Julie, esa perra rebelde y malhumorada que la había mordido catorce veces. <¿Por qué no la regalas?> preguntaban y preguntaban-lo admito, yo también pregunté-. Ella replicaba enojada que no quería a soltar a su compañera por su carácter, que cada unx era como era. Humanización eterna de las perras", sostuvo.

Y rememoró: "De chiquita me contaba la historia de cómo había nacido Alelí, otra de esas perras, muerta ya hace muchos años, y de cómo la había rescatado de sus hermanxs dálmatas que no la dejaban llegar a las tetas de la perra madre por ser la más pequeña de todxs. Y esa otra historia de la otra perra que no recuerdo su nombre, pero que en los años setenta se escapó, la creyó perdida para siempre, y una noche, le tocó la puerta, y esto no me lo dijo, pero imagino que lloró. Ella y toda una vida de perras desatadas. Ofelia, mi abuela Almodóvar me dijo enojada una vez, me contó que un sólo hombre en su vida le había dicho que no la quería más y ella le gritó que entonces, en ese mismo momento, dejaba de quererlo también".


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hoy sería el cumpleaños de Ofelia. Murió hace poco más de un año en La Plata. Mi cuerpo se encontraba en Cuba tirado en una cama muy lejos de su cuerpo vivo también en otra cama, en la que sabíamos que iba a morir. Ella defendía a Julie, esa perra rebelde y malhumorada que la había mordido catorce veces. <¿Por qué no la regalas?> preguntaban y preguntaban-lo admito, yo también pregunté-. Ella replicaba enojada que no quería a soltar a su compañera por su carácter, que cada unx era como era. Humanización eterna de las perras. De chiquita me contaba la historia de cómo había nacido Alelí, otra de esas perras, muerta ya hace muchos años, y de cómo la había rescatado de sus hermanxs dálmatas que no la dejaban llegar a las tetas de la perra madre por ser la más pequeña de todxs. Y esa otra historia de la otra perra que no recuerdo su nombre, pero que en los años setenta se escapó, la creyó perdida para siempre, y una noche, le tocó la puerta, y esto no me lo dijo, pero imagino que lloró. Ella y toda una vida de perras desatadas. Ofelia, mi abuela Almodóvar <Si no te quieren, no los quieras> me dijo enojada una vez, me contó que un sólo hombre en su vida le había dicho que no la quería más y ella le gritó que entonces, en ese mismo momento, dejaba de quererlo también. Leo sobre su cara este poema de @jimenaarnolfi que forma parte de su libro Hay Leña de @caletaoliviapoesia , me hizo acordar a ella, que era tal como quería ser. Vivió en su propio monte de libertad, a pesar de estar caminando en plena urbanidad. Esta foto se la saqué yo cuando aún no la había atrapado el hospital.

Una publicación compartida de Florencia Kirchner (@florenciakf) el