LA TECLA PATAGONIA
08/05
Los gobernadores patagónicos y la imagen en la crisis
El manejo de la situación de emergencia generada por el avance del coronavirus tuvo influencia en la percepción de los mandatarios de las provincias del sur, durante la primera etapa de la cuarentena. ¿Se puede capitalizar la crisis? Comienza jugar fuerte el factor económico y las medidas que se vienen tomando desde cada administración para reactivar las actividades
La cuestión económica aprieta cada vez con más fuerza y empieza a influir en la imagen de quienes tienen a su cargo la gestión política de la crisis sanitaria debido al avance del coronavirus.

El manejo de la crisis tanto a nivel nacional, como en las provincias del sur; levantó la percepción positiva de los dirigentes durante la primera etapa de la cuarentena. Sin embargo, la opinión de los analistas consultados por La Tecla Patagonia,(www.lateclapatagonia.com.ar), está dividida. Algunos entienden que los mandatarios podrán capitalizarla; otros lo analizan en términos circunstanciales y ponen el foco en las medidas que se vayan adoptando para reactivar la economía. 

Cada provincia presenta una realidad particular crisis aunque en todas se han cumplido las exigencias del Gobierno nacional a raja tabla. En general, tanto en Neuquén, como Río Negro, Chubut y Santa Cruz, se ha mantenido un perfil conservador, respecto a la pandemia a pesar que en algunas de esas provincias los casos han sido muy pocos. 

En la última encuesta realizada por Poliarquía Consultores, se ve reflejada la preocupación de la sociedad, que si bien siempre está por encima lo vinculado a la salud, comienza a virar para el lado del bolsillo. Lo propio sucede con la imagen tanto del presidente como del Gobierno, que siguen altas, aunque con tendencia descendente. 

Según el trabajo de Poliarquía, entre el 27 de marzo y el 4 de abril, el 84 por ciento de los consultados se inclinó por la primera opción, la salud. Y apenas el 7 manifestó que había que priorizar la situación económica. Pero entre el 17 y el 23 de abril, las cosas se modificaron un poco. Los que van por la salud son el 78 por ciento y los que apuntan a la economía el 12.

"La imagen de los gobernadores está en niveles muy altos. También sigue muy alto la gente que dice que está teniendo un impacto económico sobre su situación familiar, pero por ahora en esta discusión entre la economía y la salud sigue predominando la salud. En ese contexto general, uno empieza a detectar matices o cambios de tendencias” señaló el director de la consultora, Alejandro Catterberg, en declaraciones radiales. 

En tanto, la consultora Rouvier y Asociados, analizó la imagen del presidente Fernández, como así también de los principales referentes políticos y su actuación en el marco de la emergencia sanitaria

En este sentido, se evidenció que la calificación positiva presidencial detuvo su ritmo de crecimiento, aunque se mantiene primera en el ranking.  Asimismo, la prolongación de la cuarentena y el tema de la prisión domiciliaria, tuvieron sus efectos en la popularidad del jefe de Estado que mantiene una imagen positiva del 67,6 por ciento, sobre un 30,7 por ciento de negativa. 

Respecto a la evaluación de la gestión del Gobierno Nacional, la misma ha descendido unos puntos, siendo la positiva un 67,9 y la negativa un 30,2%. En el plano económico, las expectativas positivas se mantienen en niveles bajos, mientras que la perspectiva inflacionaria es alta. Sin embargo se registra alguna esperanza sobre el futuro económico para cuando finalice la situación de alerta sanitaria. La curva negativa sube el 58,1 por ciento, mientras que la positiva desciende al 29,8 por ciento. En la misma manera, un 55,5 por ciento se muestra pesimista sobre una baja de la inflación en los próximos meses.

Al consultar sobre un repunte de la economía, un 38,6 por ciento cree que la misma va a mejorar. Un 25,4 por ciento afirmó que va a seguir igual, mientras que un 10,3 por ciento dijo que "va a empeorar".

En la región patagónica, un relevamiento realizado por PGD Consultores en las provincias del sur durante el mes de abril, mostró un alto nivel de aceptación del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Y evidenció un crecimiento en la imagen positiva de los gobernadores. 

La encuesta online fue efectuada entre el 13 y 16 de abril de 2020 por la consultora del analista Pablo Díaz,  en las provincias de Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y partido de Patagones (PBA) sobre 1.982 casos efectivos de personas mayores de 18 años de edad, conectadas a la red internet.

El 94% de los encuestados consideró muy grave a la epidemia de coronavirus que estamos viviendo  mientras que el 82% consideró que las medidas adoptadas para contener la pandemia en la región han sido las correctas, y solo el 34% mostró un importante temor a enfermarse de coronavirus.

Un 46% de los entrevistados manifestó mayor nivel de cumplimiento con las medidas de aislamiento social (cuarentena). Mientras un 52% manifestó un cumplimiento parcial y bajo.

La situación económica acuciante manifestada por el 60% de los entrevistados justifica gran parte del incumplimiento de las medidas restrictivas.

La mayoría de los líderes mostraron altos niveles de aprobación. El Presidente de la Nación lidera (+89%, -5%), seguidos por el gobernador de Neuquén (+82%, -13%), la gobernadora de Río Negro (+78%, -16%) y la gobernadora de Santa Cruz (+61%, -35%). Sólo el gobernador del Chubut mostró un alto índice de desaprobación (-55%, +39%).

Mariano Vila (Socio y director general  LLyC Argentina) 
“La economía va a ser el factor que termine pegandole a la imagen de los dirigentes” 


“A nivel general para los políticos,  la pandemia puede ser un problema o una oportunidad. Se están viendo casos de líderes que están quedando expuestos por su comportamiento y por sobre lo que están haciendo realmente y lo que están diciendo. Es importante resaltar que en este contexto hay que ser muy consecuente y mostrar acciones en función de lo que decís”, opinó el analista de LLyC, Mariano Vila en diálogo con La Tecla Patagonia. 

“En Argentina, la pandemia como fenómeno, fue subestimada al principio por el Gobierno nacional pero se reaccionó rápido desde el punto de vista sanitario; se tomaron las medidas que se tenían que tomar. Todo esto se refleja en la imagen del Presidente que creo en estos último días ha llegado a tener más de 75 puntos. Esto tiene dos cuestiones. Por un lado, el éxito de la cuarentena desde el punto de vista de la pandemia, es decir cuánto de ese porcentaje es solo sobre la gestión de la pandemia. Cuando la economía empiece a ser más noticia que la salud ¿ese nivel de imagen se va a mantener? Después el otro problema que se genera para la política, es que la oposición tiene menos margen para ser opositor porque nadie se va a enfrentar a un Presidente con ese nivel de imagen”, expresó Vila. 

“Por último, la imagen tan alta del Presidente genera resquemores dentro del propio Frente de Todos porque a una parte de los aliados no le gusta que la figura que se eligió tenga mayor visibilidad que otros dirigentes importantes, señaló Vila en cuanto a la política nacional. 

Sobre el accionar y la implicancia en la imagen de los gobernadores patagónicos, expresó:
“Los Gobernadores supieron entender el conflicto y jugaron sus cartas. Apoyaron al Presidente, y entendieron que había que trabajar en conjunto a cambio de nada al principio. Luego con la extensión de la crisis comenzaron a verse algunas diferencias”. 

“El caso de Chubut, salvando las distancias, se puede comparar con el caso de Piñera en Chile que venía tocando pisos del 5%. En la medida que Arcioni gestione bien esta crisis, que además no tiene precedentes, y salga bien parado, puede llegar a ser una oportunidad para levantar un poco su imagen. Cuando vos estás perdido por perdido o tan mal, desde el punto de vista de la imagen puede ser una oportunidad para él. Ahora, la economía de Chubut venía rota y esto la rompe más. Podrá capitalizarlo un poquito, pero la economía se impone y la situación es muy delicada en esa provincia”,  explicó el analista sobre la imagen de Mariano Arcioni. 

Por su parte, sobre la provincia de Río Negro y la imagen de Arabela Carreras, opinó: “Es difícil porque es una gobernadora nueva, sin mucha trayectoria política que además llega al poder con el apoyo sustancial del exgobernador, Alberto Weretilneck, que sigue activo haciendo gestiones. La Provincia por las características que tiene del flujo turístico, tiene más chances de que empeore la situación desde los casos”. 

Por último consideró Vila que más allá de las gestiones a nivel sanitario que se estén realizando, “la economía va a ser lo que termine pegandole o hundiendo a todos los liderazgos. Dependerá de cuánto caiga la economía a nivel nacional y de cada provincia, el nivel de exposición que tendrán los líderes políticos. Ahí quedará en evidencia cuánto se prepararon y cuánto trabajaron”, culminó. 

Pablo Díaz (Analista y encuestador patagónico - PGD Consultores) 
“El manejo de la crisis sanitaria influye mucho en la imagen de los gobernadores” 


“El manejo de la crisis sanitaria influye muchísimo en la imagen de los gobernadores. Por ejemplo, Arabela Carrera de Río Negro, antes de la crisis del Covid, tenía una imagen positiva  de 54%. Y en la última medición que hicimos hace 15 días atrás alcanzó el 78%”, sostuvo en analista Pablo Diáz en diálogo con La Tecla Patagonia. 

“Lo mismo pasó con Gutiérrez de Neuquén, que subió más de 20 puntos en su imagen positiva y también, aunque en mucha menor medida con Arcioni de Chubut que pasó del 30% al 39%”.

Respecto a la provincia de Chubut, agregó: “En el caso particular del gobernador del Chubut hay que diferenciar dos aspectos respecto de sus pares patagónicos: el primero es que su Estado ya estaba inmerso en una crisis antes del coronavirus, con fuertes reclamos de los gremios estatales y mucha incertidumbre política. Problemas políticos que no lo tapó la pandemia sino que, al contrario, los puso más en evidencia los primeros días de la crisis sanitarias cuando varios intendentes desautorizaron al gobernador las medidas tomadas provincialmente. Esto no sucedió en ninguna otra provincia donde los intendentes se encolumnaron rápidamente detrás el gobernador y hasta el día de hoy casi ninguno ha cuestionado las medidas tomadas por ellos”, consideró. 

Por último Díaz entiende que “la apertura económica no va a hacer variar esa imagen positiva de los mandatarios, porque era un reclamo que gran parte de la gente le estaba haciendo a sus gobiernos. Fundamentalmente los sectores del comercio y servicios personales y profesionales, con lo cual allí se dará lo que se conoce como juego de suma cero: lo que pierda de imagen en los sectores asalariados que quieren seguir en cuarentena lo recuperan con esos sectores cuentapropistas. 

Pero mucha atención allí porque estarán en un fino equilibrio entre infecciones y muertes con recuperación económica. Deberán siempre evitar que la curva de infecciones se les dispare exponencialmente”, culminó. 

Ricardo Vignoni (Encuestador y analista rionegrino - Vignoni y Asociados) 
“Una gran parte de la población dice sentirse acompañado por Carreras” 


“En la provincia de Rio Negro las distancias entre las diferentes regiones marcan necesidades muy distintas en esta pandemia, aunque el común denominador es el cumplimiento de la cuarentena”, sostuvo Vignoni en diálogo con La Tecla Patagonia. 

“Pero la situación no es la misma en la ciudad de  Viedma donde más del 60 % de la población son empleados que cobran el sueldo íntegramente, a la de los habitantes del Valle Medio, Alto Valle  y Bariloche donde el aporte estatal tiene poca incidencia.

En Bariloche el 80 % dice que su economía se ha visto seriamente afectada por el cierre de la actividad comercial y la falta de trabajo, idéntica situación se repite en Cipolletti, Allen y Gral. Roca, ciudades más pobladas de la provincia”, agregó el analista. 

“En Rio Negro nadie quiere eludir el cumplimiento de la pandemia (86% está de acuerdo), pero a la vez nadie quiere perder su módico capital de trabajo que ha logrado en su vida (62 % está de acuerdo en salir con restricciones)

Hasta el momento una  mayoría (72%) comparten la actuación del presidente Alberto Fernández.

Una gran parte de los rionegrinos dicen sentirse acompañados por la gobernadora Arabela Carreras, mientras que la evaluación sobre la actuación de los intendentes en esta pandemia difiere según las regiones.

A medida que pasan los días aumenta la incertidumbre, la angustia y los miedos, en una población que si bien es cierto acata las medidas de prevención pero que no tiene certeza de lo que va a suceder en los próximos días. Se niegan a aceptar que el coronavirus vino para quedarse un largo tiempo”, culminó Vignoni. 

Carlos Germano (Analista político - Germano y Asociados) 
“Es una pelea a quince rounds, no podemos prever cómo termina” 


“En el tema macro-político de lo que es la pandemia es que esto es una pelea a quince round. En los primeros rounds, tanto Alberto Fernández, como los gobernadores, se plantaron en el centro del ring y fueron ganando muy bien y rápidamente. Porque todos al principio buscamos a un protector en el marco de esta pandemia sobre todo por el miedo que nos genera como sociedad, lo desconocido”, explicó el analista Carlos Germano a La Tecla Patagonia. 

En este sentido agregó: “El tema es que ese sentimiento va evolucionando. Por eso hablo de una pelea a quince rounds. Se empiezan a evidenciar mutaciones. En un principio la preocupación principal era la salud; hoy se ve que sigue siendo central el tema de la salud pero empieza a aumentar la preocupación por el factor económico. Esto se evidencia cuando se pregunta hacia el fututo. Las perspectivas, la posibilidad de mejora hoy empieza a ser negativa. Los Ejecutivos de todos los niveles se fueron convirtiendo cada vez en conservadores. En aquellas provincias donde los niveles de contagio no fueron altos, siguieron las indicaciones nacionales de manera muy fuerte. Recién ahora, en los últimos días, se dieron aperturas en las provincias. Esto sucedió porque los políticos también miran su imagen y el disparo de contagios o fallecidos, no los favorece”, expresó Germano. 

 “Esto se vio claramente hasta que explotó el tema económico, que por presión de muchos sectores de la sociedad, los mandatarios provinciales debieron empezar a ceder. Los Gobiernos deben a empezar a dar respuestas al reclamo ciudadano que hoy es el tema económico. Y en este aspecto, las expectativas se evidencian negativas. Durante esta pandemia, que lleva en el país casi 50 días, hubo una devaluación de casi el 50%, eso repercute en el costo de vida. La prioridad del gasto fue puesta en los alimentos. Y hay que decir que los alimentos siguieron aumentando semana a semana a pesar de precios cuidados o precios máximos”, indicó el analista. 

En el caso  de los gobernadores patagónicos, Germano, consideró que la pandemia afectó la imagen de los mandatarios de diferentes maneras y no necesariamente esta afectación está relacionada con la cantidad de casos o el éxito de la política sanitaria. “Chubut es una de las provincias que menos infectados tuvo pero venía con una situación socio económica y política de una  gravedad muy fuerte. Esto profundizó el nivel negativo de imagen del Gobierno provincial”.