BOLETIN OFICIAL
07/05
El Gobierno llenó vacantes en el exterior
Fueron oficializados el ex gobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri como embajador argentino ante Israel y al ex ministro de Justicia Alberto Iribarne como representante ante Uruguay.
El gobierno nacional oficializó la designación del ex gobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri como embajador argentino ante Israel y al ex ministro de Justicia Alberto Iribarne como representante ante Uruguay. Por medio de los decretos 438/2020 y 437/2020, publicados hoy en el Boletín Oficial, el presidente Alberto Fernández designó a ambos al frente de esas embajadas.

Asimismo, a través del decreto 440/2020, también publicado hoy en el Boletín Oficial, se formalizó la designación de Alfredo Atanasof, ex jefe de Gabinete de Eduardo Duhalde, como embajador en Bulgaria.

En tanto, por medio del decreto 439/2020, se designó como representante Especial para la Promoción Comercial e Inversiones en la Embajada de China a Gustavo Sabino Vaca Narvaja, quien se desempeñó como director general de Relaciones Internacionales del Senado.

En China, semanas atrás quedó oficialmente designado como embajador al diplomático de carrera Luis Maria Kreckler.

Vale recordar que, tal como detalló La Tecla en su última edición impresa, Hasta 1995 el Presidente sólo disponía de 15 lugares en el exterior para ser ocupados por políticos, el resto de las embajadas debían ser conducidas por diplomáticos de carrera. Ese año, Carlos Menem, mediante el decreto 337/95, aumentó a 25 los cargos que el Poder Ejecutivo puede nombrar por fuera del Servicio Exterior. Esos funcionarios necesitan el acuerdo del Senado antes del decreto de designación, única condición cuando se trata de personal de Cancillería.

En ese marco, ya son varios los elegidos por el actual presidente Alberto Fernández, y desde el equipo del canciller Felipe Solá destacan que “es un nivel alto de embajadores políticos en el sentido de su trayectoria (dos ex vicepresidentes; ex gobernadores, un ex canciller y ex ministros nacionales). Además, el Gobierno realizó varios cambios de destino de diplomáticos de carrera.  De todos modos, la crisis sanitaria por el coronavirus ha demorado los viajes de los nombrados, o incluso la promulgación de los decretos.

El único embajador en funciones elegido por el primer mandatario es el representante en los Estados Unidos, Jorge Argüello, quien ocupa por segunda vez la casa ubicada en el 1600 de New Hampshire en Whashington (estuvo un año en 2012). El cordobés que monitorea la relación con Donald Trump y además es el sherpa argentino en el G-20 y la negociación de la deuda, fue legislador porteño, diputado nacional, y representó al país en varia misiones diplomáticas, además de ser embajador en Portugal y ante la ONU.

Otra embajada clave es la de Brasil. El exgobernador bonaerense Daniel Scioli tiene la aprobación del Senado para hacerse cargo, pero como todavía la Cámara de Diputados no se reunió para tratar su renuncia a la banca ganada en 2017, sigue sin salir el decreto que lo designa en Brasilia para manejar la difícil relación con Jair Bolsonaro. Actualmente la sede diplomática está bajo la tutela del Encargado de Negocios, Pablo de Angelis.

El exgobernador de Chaco entre 2015 y 2019, Domingo Peppo, ya cuenta con la designación aprobada para tomar la embajada en Paraguay, pero por el cierre de las fronteras todavía permanece en Argentina y la casa está manejada por el Encargado de Negocios Fernando Vallina Padró. 

La misma situación de decreto firmado pero sin poder viajar atraviesan dos hombres cercanos a Cristina Fernández. Uno es el exministro de Trabajo y exlegislador porteño Carlos Tomada, designado para la embajada en México, momentáneamente regenteada por el Encargado Alejandro Torres Lépori. El otro es Rafael Bielsa, quien fue canciller, diputado nacional y síndico de la Nación, entre otros cargos, y quedó al mando de la sede en Chile (manejada interinamente por Carlos Mascias).

El sindicalista Alfredo Atanasof, exjefe del gabinete durante la presidencia de Eduardo Duhalde, elegido para la embajada en Bulgaria, donde reemplazará a Alberto Trueba, todavía no cuenta con el decreto que lo faculta a presentar las cartas credenciales. También se espera el decreto de designación del exvicepresidente de la Alianza, Carlos “Chacho” Alvarez, elegido para ser el representante argentino en Perú, que por ahora conduce la encargada de negocios Mónica García. 

 El panorama se repite con el dirigente lavagnista elegido para ir a Portugal: Rodolfo Gil. Su nombramiento es un gesto político hacia un espacio opositor que acompaña de cerca al Gobierno.

Una situación particular es la del dirigente radical Ricardo Alfonsín, anunciado como embajador en España. Su pliego aún no ha sido tratado en el Senado, por lo tanto el arribo a Madrid se demorará. No hay embajador desde que Mauricio Macri retiró a Oscar Moscariello antes de dejar el Gobierno, y el responsable actual es el Encargado de Negocios Eduardo Michel. El embajador en España ejerce el mismo cargo en Andorra.

Igualmente sucede con la sede de Rusia, donde el Presidente quiere colocar a la exembajadora en Venezuela y el Reino Unido durante los gobiernos kirchneristas, Alicia Castro. Por el momento sigue al frente el embajador Ricardo Lagorio, y fuentes de Cancillería hasta ponen en duda que Castro termine en Moscú. De esa embajada son concurrentes Belarús, Kazajistán, Kirguistán, Turkmenistán y Uzbekistán. 

Se menciona que a sede en Nicaragua iría Daniel Capitanich, exvicegobernador de El Chaco y hermano del actual mandatario de esa provincia, Jorge Capitanich.  Las designaciones políticas de Alberto Fernández se extienden a representaciones en organismos internacionales, además de haber realizado movimientos entre diplomáticos de carrera (ver recuadros).

Los que faltan

Una de las sedes más importantes sin embajador es la del Reino Unido, ya que la actual Cancillería dispuso el regreso de Carlos Sersale pero no anunció su reemplazo. Quien podría recalar allí es el actual delegado en Cuba, Javier Figueroa. También se menciona a la exministra de Defensa, Nilda Garré. Además, sorpresivamente, Argentina se acaba de quedar sin representación en Irlanda, debido al fallecimiento el domingo 26 de abril de la embajadora Laura Bernal. 

En América, el Gobierno deberá designar varios jefes diplomáticos. En Venezuela  Mauricio Macri decidió no nombrar embajador, pero sí sostuvo como Encargado de Negocios a Eduardo Porretti, quien sigue en el cargo y hace algunos días contrajo coronavirus, del cual ya se recuperó. Por ahora, gobierno argentino, por ahora no tiene pensado mandar un nuevo representante.

El Estado nacional no reconoce al actual gobierno de Jeanine Añez en Bolivia, y no designará representante diplomático hasta tanto se constituyan las nuevas autoridades tras las elecciones de este país. El puesto lo ejerce interinamente el encargado de Negocios Diego Alonso Garcés. Además falta embajador en Colombia, Ecuador y Filipinas, de cuya sede es concurrente Palau. 

La salida de Luis Krekler de Suiza para hacerse cargo de la casa argentina en China, dejó una vacante en la sede helvética (de donde es concurrente Liechtenstein), por el momento dirigida por el Jefe de Cancillería Paulo Zappia. En tanto, la mudanza de Luis Bellando a Costa Rica dejó sin embajador a Angola. Lo mismo sucedió con Mozambique, tras el pase de Federico Villegas Beltrán en la Misión Permanente ante los Organismos Internacionales.

Un caso particular lo constituye Nigeria, bajo responsabilidad de la encargada de negocios Marta Eva González, tras la salida  -el año pasado- de María del Carmen Squeff. El  embajador en ese país también lo es en 20 estados más, a saber: Benin, Burkina Faso, Camerún, la República Centroafricana, Chad, Congo, Costa de Marfil, Gabón, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Liberia, Mali, Niger, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Sierra Leona y Togo.

También quedará para Alberto la responsabilidad de designar el delegado argentino en Irán, donde mantiene las relaciones bilaterales el Encargado de Negocios Carlos Marcelo Salord. Otros países donde no hay embajador nombrado son: Armenia, Pakistán, Siria y Trinidad y Tobago, y Vietnam.