CONSTRUCCION
24/04/2020
En la búsqueda de oxígeno
El sector fue uno de los más perjudicados por el aislamiento. El panorama y las propuestas para la reactivación. Estado de obras claves en ámbito público y privado y las demandas de los trabajadores.
La llegada del Coronavirus al país significó un cimbronazo para diferentes sectores esenciales del motor de la economía. La construcción no quedó al margen del infortunio que acarreó el aislamiento dispuesto por el gobierno nacional que tiene como principal objetivo poner un freno a la pandemia en el país.

De la noche a la mañana, las grandes obras públicas y también las privadas en distintas escalas, se vieron frenadas. Las administraciones nacional y provincial reactivaron algunos los trabajos en obras esenciales, principalmente en hospitales y centros de atención con porcentajes avanzados en los trabajos, y bajo el estricto cumplimiento de un esquema sanitario para evitar posibles contagios.

Según pudo saber LaTecla.Info, la obra privada ocupa un 70 por ciento del total de los trabajos que se desarrollan en la actualidad, y es allí donde la realidad es preocupante para las diferentes Cámaras, como así también para las empresas y los sectores gremiales por la completa paralización de todos los trabajos en marcha del área privada, que se suman a las grandes obras de infraestructura estatal sin continuidad.


Obras paralizadas en el sector privado

Si bien desde el gobierno nacional hubo medidas de apertura en el sector, las mismas
se focalizaron en el interior del país, con la habilitación de trabajos privados, como lo anunció el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez. Sin embargo, el panorama en tierras bonaerenses es desolador.

Los signos de supervivencia se registran en la obra pública, que por otra parte se ve limitada por la falta de pagos a proveedores, como así también en la inhabilitación de rubros que trabajan a la par de la construcción. En los distritos más chicos y de mediana densidad poblacional de la Provincia, son los intendentes quienes reciben los pedidos de los gremios para trasladar a la esfera del Ejecutivo que conduce Axel Kicillof una reactivación, con los permisos y protocolos necesarios.

En el caso de la obra privada es donde se registra un freno total en todo el territorio. Las empresas y contratistas señalaron su dificultad para hacer frente a los pagos que requieren los obreros y en algunos casos ya hablan la imposibilidad de afrontar los compromisos salariales del próximo mes, como consecuencia de un complicado y embrollado acceso al crédito.

Si bien sectores gremiales manifestaron su preocupación, ven una luz en el interior de la Provincia, donde podría haber vía libre para la reactivación de obras, no obstante es en el Conurbano y en las grandes ciudades donde se vislumbra que seguirá la pausa, por el temor a propagar el virus en la movilización de los obreros, principalmente en la utilización del transporte público.
 
Panorama con signos de recuperación

Néstor Iván Szczech, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción dialogó con LaTecla.Info y brindo un panorama del efecto del aislamiento en ese sector. Al respecto indicó: "El sector tiene un 70 por ciento correspondiente a la obra privada, que está completamente paralizada y recién se está comenzando a activar en algunas provincias. Esto implica un impacto enorme en el sector por la pandemia, pero tenemos expectativas que se vuelva a la normalidad en las próximas semanas".



En referencia a la apertura que alcanza al rubro y las medidas que se aplican desde el Estado Nacional, destacó: El Gobierno está teniendo una charla franca con nuestro sector, la semana pasada le planteamos en una reunión con el presidente Alberto Fernández el tema de la obra privada y dejó en manos de los gobernadores ese asunto y es en la medida que cada administración proponga como también el control de la situación sanitaria", en esta línea agregó: "Lo que más complica en algunas ciudades es el transporte público, por ese se flexibiliza en el interior, porque en mayor la cantidad de gente que puede trasladarse por sus propios medios".

Sobre la problemática que plantean las diferentes Cámaras señaló: "Hay preocupación en el pago de salarios, como en todo lo que tiene que ver en el compromiso de pago de cheques, eso está rompiendo con la cadena de pagos y la problemática que significa, no solamente para ahora, sino para el día después, por eso el sector está en la búsqueda de conseguir la mayor cantidad de financiamiento posible y ayudas del Estado, en un contexto donde la nación y las provincias tienen como prioridad el pago de sueldos y queda en un segundo lugar el pago a proveedores, que nos afecta enormemente".

"A la obra privada nos afectó un 100 por ciento. Toda la obra del país está paralizada y eso implica 200 mil puestos de trabajo. En la obra pública, está en ejecución un 25 por ciento que lentamente se vuelve a poner en marcha. No hay que olvidarse, también la complicación de contar con ciertos materiales, que dentro de la cadena de la construcción hay muchas industrias que están imposibilitadas de producir y eso nos afecta con los insumos en obras" enumeró el titular de la Cámara Argentina de la Construcción.

Al plantear el panorama en las grandes ciudades, Szczech dijo: "En el Área Metropolitana el panorama es muy complejo, porque es mayor el traslado de las personas y esa es la diferencia con el interior, excepto en los centros urbanos".

La realidad en la Provincia

El delegado a cargo de la UOCRA  seccional La Plata, Carlos Vergara, habló con LaTecla.Info y enumeró las complicaciones en la capital bonaerense. Al respecto indicó: "Nosotros estamos mal, principalmente en la zona de la Destilería de YPF, donde se está trabajando con muy poca gente, con el protocolo de Seguridad de Covid-19 que firmamos junto a la Cámara y las empresas. Los principales perjudicados fueron los trabajadores que no estaban cumpliendo tareas, pero en el día de ayer se aclaró con YPF que se reconocerá a las empresas contratistas el 50 por ciento del salario que le correspondería a un trabajador según el convenio y un 30 por ciento pondrían las empresas".


Refinería YPF 

"Para paliar estas circunstancias se firmarán los acuerdos y después se está trabajando en la obra pública de La Plata, donde estamos trabajando con los protocolos y no tuvimos ningún caso registrado en las obras" consideró el gremialista. Sobre el panorama en las obras privadas Vergara recalcó: "El panorama es más complejo, si bien algunos están trabajando, otros están pidiendo préstamos porque no pueden pagar la quincena y tampoco pueden despedir".

"Hoy es entendible lo que pasa, las empresas pueden tener créditos, pero a la vez, también buenas intenciones, donde son las más grandes las que menos cumplen" dijo, al tiempo que agregó: "Hoy hay más de cuatro mil puestos complicados y estamos con las manos atadas; y no veo un futuro inmediato con este virus, porque si un obrero se enferma, lo trasmite a toda la familia y en consecuencia a todo el barrio".

La Plata cuenta con obras viales y además otras dependiente de ABSA, enfatizó el delegado a cargo Carlos Vergara.

Preocupación en el ámbito privado

El delegado a cargo de la seccional Bahía Blanca de la UOCRA, Carlos Boer, dialogó con LaTecla.Info e hizo un racconto de la situación en esa localidad. En este sentido explicó: "Los problemas en la construcción vienen desde el gobierno anterior, que nos vienen castigando con una obra pública mentirosa y esta pandemia nos perjudicó aún  más. Bahía Blanca está pasando un momento muy crítico en la construcción. Estamos hablando con Vialidad Nacional para reactivar las obras públicas, pero hay una deuda muy importante con las empresas. En algunas hubo reactivación con un mínimo indispensable de gente, pero el problema mayor lo tenemos en las privadas".

Sobre las obras más perjudicadas en Bahía, el dirigente gremial enfatizó que se vieron perjudicados los trabajos de la autopista en la Ruta 33; el Camino Sesquicentenario donde destacó una parálisis total; "si reactivamos esa obra impactaría en todos los rubros que implica" dijo. En esta línea agregó: "También hay trabajos en el Puerto que son privadas, que nosotros consideramos, de cierta forma, como públicas por el laburo que eso lleva".


Camino Sesquicentenario

En referencia a los planteos realizados a las autoridades locales, Boer dijo que “en el ámbito privado estamos mal. Nosotros tuvimos una reunión con el intendente Héctor Gay, donde le pedimos reactivar la obra privada. Nosotros tenemos una base de dos mil familias que trabajan en edificios, sin contar el informal y monotributistas como changarines, que implicaría un numero mayor".

Sobre las medidas a tomar, explicó que "nosotros pedimos a los inversores y al municipio no arrancar todas la obras, sino de a una, tratando de armar una Cámara tripartita entre la Cámara, el gremio y el Municipio, porque queremos colaborar y hacer que se cumplan los protocolos de seguridad. En Bahía Blanca, solamente el 5 por ciento se mueve en transporte público y no habría riesgos en la población en general, por eso con el control de los trabajadores estaríamos ayudando a la salud pública al tomar la temperatura cada mañana y estaríamos en el descubrimiento de un posible caso, no solamente del obrero, sino también en su grupo familiar".

"En este proceso sabemos que esto se viene peor y luego va a ser complicado" finalizó Boer.