PROVINCIA
14/04
Deuda millonaria: empresas de colectivos anuncian el “inminente corte de servicio”
“Se está haciendo el máximo esfuerzo para brindar los servicios, pero la gran mayoría de las líneas no pudieron completar el pago de salarios ni comprar combustibles”, señaló José Troilo, presidente de una de las cámaras empresarias, en alerta por la situación del sector en la provincia de Buenos Aires.
La advertencia no tiene rodeos: se trata de la suspensión en forma “inmediata” del servicio de colectivos en el área metropolitana (AMBA), "ante las graves dificultades económicas" que enfrentan las empresas del sector, producto de la "brusca disminución de la recaudación por venta de pasajes” -que registra una caída superior al 92 % en promedio a partir del comienzo del aislamiento social preventivo y obligatorio- y los atrasos en el pago de compensaciones, fundamentalmente a líneas provinciales y comunales.

“El 30% de los ingresos de las empresas de colectivos viene por la venta de pasajes mediante la tarjeta SUBE, cosa que a partir del 14 de marzo tuvo una caída abrupta, lo que provocó una fuerte merma en la recaudación. Eso se profundiza en abril y se agrava en líneas provinciales y comunales, que hace tres semanas no perciben un peso de compensaciones”, explicó José Troilo, presidente de la Asociación Civil Transporte Automotor (ACTA).

Esa cámara empresaria es una de las firmantes de un duro comunicado a través del cual le reclaman al gobierno provincial soluciones “urgentes”. El reclamo a la administración de Axel Kicillof también lo rubricaron la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA); la Cámara del Transporte de la Provincia de Buenos Aires (CTPBA); la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP); y la Cámara Empresaria del Transporte Urbano de Buenos Aires (CETUBA).

“El sector se encuentra en la actualidad con un déficit de ingresos frente a los valores presupuestados de más de 5.720 millones de pesos”, aseguran los empresarios. “Se está haciendo el máximo esfuerzo para brindar los servicios, pero la gran mayoría de las líneas no pudieron completar el pago de salarios ni comprar combustibles”, agregó Troilo. 

La situación impacta sobre más de 250 empresas, "en su mayoría Pymes que atienden aproximadamente el 80 % de los servicios de transporte público y emplean a más 50.000 personas en forma directa". Y aseguran que "ha sido reclamada y documentada reiteradamente" ante el Gobierno bonaerense". Según los empresarios de Transporte el aislamiento social obligatorio les está ocasionando, por baja de la recaudación, una pérdida neta 830 millones de pesos, "proyectándose para abril un resultado aún peor".

La advertencia empresaria es directa: aseguran que las líneas provinciales, del 200 al 499, y comunales, del 500 para arriba, “no tienen más posibilidades de continuar prestando servicios por falta de fondos para afrontar sus gastos y se paralizarán en forma virtualmente inmediata". “De mantenerse la actual situación, deberán también ir reduciendo progresivamente los servicios hasta paralizarlos totalmente a corto plazo", concluyeron.