MALAS COSTRUMBRES
22/05
Intendentes ante la pandemia virtual: las fake news, a la orden del día en las redes sociales
Un municipio desmitió que se permitan reuniones de hasta 10 personas, como circuló por Whatsapp. Antes, otro jefe comunal debió negar que tuviese el Covid-19, y hasta se presentaron denuncias desde un distrito del interior. Las noticias falsas se viralizan, generando inquietud en tiempos del coronavirus.

La preocupación principal de todos quienes tienen responsabilidad de gobernar está centrada, en estos tiempos, en tener la situación sanitaria bajo control, ante la circulación cada vez mayor del Covid-19.

Sin embargo, varios jefes comunales de la provincia de Buenos Aires han tenido -y tienen- que luchar contra otra pandemia: la de las fake news.

Las noticias falsas pululan por las redes sociales y grupos de Whatsapp, generando, en ocasiones, temor, inquietud y confusión entre la población.



Tales versiones falsas obligaron a los municipios, o a sus alcaldes, a salir al cruce, como ocurrió horas atrás en Puán, donde circuló la información de que se permitirían reuniones de hasta 10 personas en el territorio que hoy no registra casos positivos de coronavirus.

“Debido a la circulación de una cadena falsa de WhatsApp que hace referencia a la autorización por parte del Intendente de reuniones de hasta 10 personas, informamos que es una broma viralizada por la red social”, informó el municipio conducido por Facundo Castelli.

Días atrás, el secretario de Seguridad Ciudadana de Chascomús, Lucas Funes, y el director de Deportes de ese municipio, Pablo Francese, formularon denuncias ante autoridades del Ministerio de Seguridad provincial por la falsificación de información pública, "destinada a provocar temor en la población y a dañar la imagen del gobierno municipal".



Como informó La Tecla.info, en la noche del pasado lunes, se difundieron a través de redes sociales y de mensajes de whatsapp audios falsificados en los que se hacía referencia a supuestas situaciones que ocurrían dentro del Hospital Municipal San Vicente de Paul

Al mismo tiempo, circularon placas adulteradas imitando a las emitidas por la Municipalidad, en las que se había modificado la cantidad de casos confirmados de covid-19. 

Hacia finales de abril, el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, utilizó sus redes sociales para desmentir que se hubiese contagiado el coronavirus.
 

“Vecinos y vecinas de Esteban Echeverría: informo que es FALSO que contraje COVID-19. Es obra de algún malintencionado que deberá responder ante la Justicia. Como todos los días trabajaré con los equipos para enfrentar la pandemia. Agradezco los mensajes de apoyo y preocupación”, expresó el vicepresidente del PJ bonaerense.

Con mayor repercusión, no solo en redes sino también en medios audiovisuales de alcance nacional, días atrás se acusó al gobierno provincial de repartir paquetes de arroz con un sello que indicaba "gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Gestión Kicillof". 

Sin embargo, a poco de surgida la polémica, desde el mismo Ejecutivo, de manera extra oficial, expresaron que se trataba de una fake news, antes de que el propio gobernador echara mano de su cuenta en Twitter para desmentir la fake news de modo personal. 

"Ante la proliferación de menciones al respecto, solamente voy a decir que el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires no entregó ningún producto alimenticio con leyenda alguna y menos aún mi nombre impreso. En estos meses la Provincia repartió casi 5 millones de kilos de alimentos", señaló el mandatario. 

La difusión de información falsa es un delito penado por el artículo 211 del Código Penal que establece penas de dos a seis años de prisión para “quien infunda temor público o suscite tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere voces de alarma, empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos”. 
Comentarios
Flavio Guerrero
Una vergüenza que jueguen con esto en medio de esta situación!
Carlos Barrionuevo
Hay que estar atentos, pero no darles relevancia. Son personas que se dedican a hacer mal y querer desestabilizar.