Alerta máxima: una guerra contrarreloj - La Tecla

La Plata, Bs As.
Domingo, 5 abril 2020
Revista Num. 875
La extensión de la cuarentena por el coronavirus agrava la situación financiera. El parate hace caer fuertemente la recaudación y los municipios deberán ser asistidos para pagar...
Ver Revista
Revista ECONOMIA EL OTRO VIRUS
Descarga la App desde Google Play Descarga la App desde App Store

Revista Num. 875
Ver Revista
25/03
PANDEMIA

Alerta máxima: una guerra contrarreloj

Las autoridades nacionales, provinciales y municipales corren una carrera desigual contra el coronavirus. Qué se hizo, se hace y se hará para mejorar el sistema sanitario bonaerense y evitar que colapse cuando llegue el pico de la enfermedad

Alerta máxima: una guerra contrarreloj
El coronavirus cierra grietas, y no sólo las de la política, también las referidas a la salud, algunas de ellas antiquísimas. Por ejemplo, ya no importa si los hospitales son nacionales, provinciales o municipales, o si son públicos o privados. Todos los efectores de salud trabajan en conjunto con un solo objetivo: prepararse para lo peor, evitar que el sistema desborde. Porque si bien son más las dudas que las certezas, lo cierto es que la pandemia llegará con fuerza. 

“Según las proyecciones realizadas, el pico de contagio va a ser hacia finales de abril, principios de mayo. Para ese momento deberemos tener disponibles, Aproximadamente, mil camas adicionales de cuidados intensivos, tres mil camas más para cuidados adicionales y 14 mil camas de aislamiento, que se pueden instalar en hoteles, regimientos, múltiples lugares con los que ya estamos trabajando”, señaló el jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Bianco. 

La preocupación es grande. Porque aún se está lejos de esos números y porque el sistema de salud de la Provincia viene con históricas falencias estructurales. Por eso es que tanta trascendencia se le da a la prevención, y se insiste con el “Quedate en casa”. “Cuando era chico, mi viejo me dijo: ‘Que Dios me cuide de los pelotudos, que de los vivos e inteligentes me cuido yo solo’. Más justo para aplicar en este momento, imposible. No hay forma que entiendan que nos morimos si no nos cuidamos. Cumplí el aislamiento por vos y tu familia”, soltó el mandamás de Chivilcoy, Guillermo Britos.

Sin ser tan coloquial, su par de Zárate, Osvaldo Cáffaro, tras reunirse con el Gobernador, Axel Kicillof, y el titular de Salud, Daniel Gollán, señaló: “Lo que se planteó claramente desde la cartera sanitaria es que no estamos preparados para afrontar lo que se viene”. Y resaltó que “no se sabe el plazo, puede ser en dos semanas o en dos meses, pero ese tiempo es el que tenemos para rearmarnos y tener más respiradores, más terapias intensivas y lugares de aislamiento”.

El reloj corre, y lo importante es sumar, crear hospitales, reacondicionar centros de salud, fabricar módulos sanitarios, convocar a profesionales de diferentes especialidades. En la Provincia prometen hacer todos los esfuerzos en pos de sumar recursos de donde sea para atacar al pandémico coronavirus, que llegó para quedarse un buen tiempo y ya circula en modo comunitario. 

“Estamos poniendo toda la infraestructura sanitaria, como ambulancias y camas de la Provincia y municipios, previendo el peor escenario”, afirmó Bianco, teniendo en cuenta lo que sucede en Italia y España y lo que pasó en China; y también las proyecciones de los especialistas que, dependiendo de distintos escenarios, hablan de una cantidad de enfermos que va de los 250.000 a los 2.200.000.

Antes de la implosión del COVID-19, el panorama sanitario dependiente del gobierno de la Provincia era el siguiente: 58 hospitales polivalentes, con aproximadamente 13.000 camas, y unos 57.000 agentes de salud, de los cuales el 40% son profesionales (médicos, bioquímicos, licenciados en enferme-ría) y el 60% no profesionales (técnicos, mantenimiento, enfermeros, camilleros, administrativos). De los hospitales Provinciales, 53 cuentan con salas de terapia intensiva, a los que en esta emergencia se suman 17 Unidades de Pronta Atención (UPA).

Los nosocomios pertenecientes a la Provincia tienen, en promedio, 1,4 camas por cada mil habitantes. Sumadas las camas de los hospitales nacionales, los municipales y las instituciones privadas, el número se eleva a 4 cada mil habitantes. Un límite muy fino si la pandemia se extiende como se calcula. Es por eso que el Gobernador y los intendentes apuran contra reloj el reacondicionamiento de todos aquellos espacios que permitan ser lugares de internación, ya sea para atender a enfermos de coronavirus como para derivar  a pacientes con dolencias menos graves y desocupar las camas de los centros de salud destinados a los infectados. 

Hospitales que habían sido abandonados, hoteles sindicales y privados, campus universitarios y hasta los albergues transitorios quedarán a disposición de la emergencia. “Vamos a abastecer a los hospitales provinciales, a nuestros centros de salud y a los hospitales municipales”, indicó Axel Kicillof en una reciente recorrida por el hospital El Dique, de Ensenada. Agregó el mandatario que “hemos adquirido insumos que hacen a la seguridad sanitaria, no sólo del personal de la salud y los pacientes, sino también del personal de educación, seguridad y todos aquellos que prestan tareas esenciales y tienen mayor exposición al contagio. La Provincia es inmensa, hoy la une la solidaridad, la necesidad de enfrentar esta pandemia”.

El Ministerio de Salud ya adquirió 500 nuevas camas de terapia intensiva, 400 monitores multiparamétricos (respiradores) y más de 9.500 determinaciones para diagnóstico del virus, entre otros materiales indispensables. Se trata de la primera etapa de compra de insumos y equipamiento extra en el contexto pandémico. De este modo se incrementará en un 70 por ciento la capacidad de las terapias intensivas de la Provincia. Debe sumarse a los esfuerzos que hacen los intendentes por ampliar las instalaciones que tienen en sus distritos.

Nación también hace sus aportes al Estado bonaerense. En la voz del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, se anunció la construcción de ocho hospitales modulares de emergencia en el país, con 560 camas de terapia intensiva e internación. De ellos, cinco estarán en el Conurbano, la zona que junto a la Ciudad de Buenos Aires podría resultar la más golpeada.

Estarán ubicados en Florencio Varela, Quilmes, Tres de Febrero, Hurlingham y Moreno, y para avanzar más rápidamente con su construcción se podrán disponer los terrenos dependientes de las UPA. Estos espacios se encuentran ya equipados con salas de atención primaria, guardia médica, shock room, laboratorios de análisis clínicos, consultorios y áreas de diagnósticos por imágenes, y se ubican en zonas de alta concentración geográfica.

Tendrán una superficie de 1.000 metros cuadrados y estarán equipados con 24 camas de terapia intensiva; 46 camas de internación; boxes de aislamiento; poliductos 
de cabecera de alta complejidad; central de oxígeno con flumiters y humidificadores; monitores con sus respectivos módulos para control cardiológico, medición de presión y otros registros específicos; y biombos y separadores por cortinas.
 
Además se reabrirán dos hospitales en La Matanza (uno en Rafael Castillo y otro en Gregorio de Laferrere). Por otra parte, Nación sumó un hospital móvil reubicable en el predio de Campo de Mayo (partido de San Miguel), que se adosa al nosocomio militar que ya funciona en el lugar. 

El gobierno bonaerense prepara, además, una convocatoria para sumar más de 4.500 personas al sistema sanitario (ver aparte), y no se descarta la llegada de médicos de otras latitudes. Por caso, se tramita con Cuba el arribo de 500 profesionales para que actúen en el territorio provincial. 

En este sentido encendió luces de alerta el jefe comunal de Vicente López, Jorge Macri, quien, en la reunión con Kicillof y Gollán, advirtió que la Ciudad de Buenos Aires estaba tentando a especialistas de su distrito para que vayan a trabajar a Capital. El Ejecutivo ya empezó un operativo contención para evitarlo.

“Es un tema que Habitualmente sucede, y que podría suceder cuando hay una gran demanda. Nosotros, por supuesto, vamos a fortalecer también la situación de contrataciones en nuestra provincia para que no se vayan los trabajadores”, aseguró a La Tecla el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak.

El funcionario añadió que se trabaja “en construir mucha más oferta del sistema de salud y una buena operatividad logística y sanitaria, no sólo para que tengan insumos sino para que el flujo de pacientes sea dinámico”. Se apunta a una regionalización de la atención. “Lo que se vio también en todo el mundo es que los focos de infección del coronavirus son en clústeres, es decir, un grupo que aumenta mucho; entonces, quizá un área demanda mucho y otras, no tanto. Por eso estamos trabajando en tener un sistema ágil y en tiempo real que nos permita, hacia dentro del mismo, hacer una circulación de pacientes”, sostuvo Kreplak. 

Si en determinadas zonas, el sistema comienza a ser saturado, el plan es hacer derivaciones hacia zonas más descomprimidas; por lo tanto, todo el organigrama debe estar bien aceitado, y esa es una tarea que demanda varias horas de trabajo por estos días, además del apuro por conseguir más camas, respiradores, médicos y enfermeros.

Todos embarcados en la misma nave, sin importar el pelaje político, sin división entre Conurbano e interior. Todos contra reloj, para ver si se le puede adelantar un metro al virus, que por ahora viene ganándole al mundo, que está atónito frente a una crisis inesperada, que dejó en ridículo hasta a los países más avanzados. 




La Provincia puede realizar hasta dos mil pruebas diarias

La Provincia amplía la red de laboratorios para poder realizar el diagnóstico de coronavirus. Ahora, con la incorporación de hospitales y universidades serán 18 los centros donde se realizarán las pruebas. De esta manera se podrán efectuar hasta 2.000 muestras diarias, lo que, por el momento, cubriría la demanda bonaerense.

Vale resaltar que el laboratorio Malbrán era hasta días atrás el único certificado por la Organización Mundial de la Salud para hacer este análisis en todo el país. 

Y ahora, ante el avance de la enfermedad, Buenos Aires es una de las provincias que realizan la prueba de Covid-19, junto con Santa Fe, Córdoba, Chaco y Tierra del Fuego.

Para eso, y como parte del plan estratégico del Ministerio de Salud bonaerense, se in-corporaron laboratorios de hospitales, se amplió la capacidad de los existentes y se articuló con universidades, el CONICET La Plata y la Secretaría de Ciencia, Tecno-logía e Innovación de la Provincia.

Los nuevos centros de diagnóstico bonaerense para coronavirus son los hospitales Argentino Diego, de Azul; Alende, de Mar del Plata; Penna, de Bahía Blanca; San Juan de Dios, de La Plata; Rossi, de La Plata; Eva Perón, de San Martín, Paroissien, de La Matanza; El Cruce, de Florencio Varela; Evita, de Lanús; y Fiorito, de Avellaneda.

A estos establecimientos se suman los laboratorios de las facultades de Medicina, Ciencias Exactas y Veterinaria de la UNLP y de la Universidad Nacional de Quilmes, junto con el Instituto Biológico “Dr. Tomás Perón”, de La Plata, SENASA Martínez, el Centro de Investigaciones Básicas y Aplicadas de Junín, el Centro de Bioinvestigaciones de Pergamino y el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Maiztegui”.

La Provincia cuenta además con el Hospital Nacional Posadas, ubicado en El Palomar, y el Instituto Nacional de Epidemiología “Jara” de Mar del Plata, que ya estaba recibiendo muestras de casos sospechosos de Covid-19 para descartar influenza A y B con derivación al laboratorio nacional de referencia.

“Las autoridades sanitarias y los especialistas coinciden en que es necesario informar que, al descentralizar la realización del testeo, a partir de ahora habrá un aumento significativo de los casos de Covid-19, que se confirmarán tanto en la provincia de Buenos Aires como en el país”, se informó desde Provincia.


El mal augurio de la Asociación de Profesionales de la Salud

La esperanza que le imprimen las autoridades provinciales de cara a lo que viene no es la misma que muestran desde la CICOP (Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires), que en un reciente comunicado dio cuenta de las diversas dificultades con las que se puede enfrentar el sistema sanitario bonaerense. “El sistema público de salud, tanto del nivel nacional como las provincias y los municipios, no está preparado para responder adecuadamente a esta situación del avance del COVID-19”, expresaron. Añadieron que “los trabajadores de los diferentes hospitales provinciales indican que los insumos continúan en falta”, aunque reconocieron que días atrás hubo una distribución masiva.

“A los emocionantes y valorados aplausos de la población se deben agregar, indefectiblemente, decisiones políticas que promuevan salarios y condiciones laborales dignas para hacer frente a la necesidad de la coyuntura”, reclamaron en el comunicado; y añadieron que “hasta ahora, no se nos ha convocado a ninguna mesa provincial de crisis, no se ha dispuesto un presupuesto de emergencia y los reclamos que efectuamos junto con los otros sindicatos en relación a las licencias de los grupos de riesgo no tuvieron ninguna respuesta del ministro de Salud bonaerense. Tampoco se ha abierto la instancia paritaria y no ha habido propuesta de aumento salarial que dé cuenta de que, en este tiempo crítico, hay un reconocimiento efectivo al personal dispuesto a asumir el compromiso que la hora requiere”.

“Los sistemas sanitarios en los países donde vienen creciendo exponencialmente los casos -y las muertes- han colapsado y no dan abasto. Más allá de que llevan años privilegiando negocios privados de la salud, desfinanciando lo público y poniendo en marcha nefastas políticas de aseguramiento, de todos modos parecen haber arrancado de mejores condiciones sistémicas que las nuestras”, completaron desde la CICOP.


La Plata: tres grandes hospitales y la República de los Niños

El intendente Julio Garro, de manera preventiva, está articulando un programa de centros de atención intermedia para aquellos pacientes que requieran estar en aislamiento por el coronavirus. El primer centro será en la República de los Niños, en Gonnet. El lugar contará con tres pabellones: uno para niños, otro para mujeres y el último para varones. Estos centros están pensados sólo para atenciones de baja complejidad, ya que la red de mediana y alta complejidad la está organizando la Provincia a través de los hospitales que tiene en la región. También están en estudio otras dependencias municipales, como el parque ecológico y el polideportivo de Los Hornos. 

En lo que respecta a los centros de salud tradicionales, el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, comentó a La Tecla que “el Policlínico San Martín, que es de los que tienen uno de los mejores equipos de salud del país, quedará destinado a los pacientes de mayor complejidad”. Añadió que “por ahí hay pacientes de menor complejidad que se pueden trasladar a otro centro de salud y dejarnos camas especializadas para esta contingencia”. 

El funcionario sostuvo además: “Estamos abriendo dos salas en el hospital El Dique, y eso va a permitirnos derivar allí a pacientes con menor demanda sanitaria y liberar camas en los hospitales de mayor complejidad, que son el mencionado San Martín, el San Juan de Dios y el Rossi”.




Cómo se preparan los distritos

Arrecifes
El municipio que conduce Javier Olaeta (Cambiemos) dispuso salas de aislamiento en el Hospital “Santa Francisca” en los sectores de terapia intensiva e internación y se reacondicionó el servicio de guardia para agilizar la atención. 

Navarro
El intendente Santiago Maggiotti (FdT) informó que se alquiló la ex Clínica de la ciudad, donde se trasladarán los consultorios extremos que hoy se encuentran en el hospital.  De esta manera se destina toda la infraestructura del hospital para enfrentar la pandemia del coronavirus.

San Fernando
En el Hospital San Cayetano se realizó una nueva sala de Terapia Intensiva exclusiva para coronavirus con una inversión de 25 millones de pesos de fondos municipales. Esta nueva sala contará con elementos de bioseguridad necesarios para afrontar situaciones críticas.

Punta Indio
En la base aeronaval que funciona el distrito se acondicionará un sector para colocar camas para casos de coronavirus que no sean de gravedad. Los casos de gravedad se tratarán en un área exclusiva que se armó en el mismo hospital municipal.

Alberti
Se instaló una carpa de sanidad de más de quince por treinta metros, que funcionará de antesala al Hospital. De esa manera, se buscará mantener el nosocomio limpio de personas infectadas. En el interior habrá cinco carpas más, con capacidad de entre 2 a 4 personas cada una.

General Paz
El Hospital municipal ya cuenta con dos piezas vacías, las cuales serás destinadas para casos de coronavirus. Además se apunta en dividir el nosocomio en dos, por completo, por si  se llega a un momento en que se incremente el número de infectados. 

Lincoln
En el distrito hay un hospital público y tres clínicas privadas (dos en la ciudad cabecera y la tercera en la localidad de Roberts). El hospital se va a utilizar para pacientes con coronavirus o con síntomas fuertes y las clínicas serán utilizadas para todo lo demás. 

Cañuelas
En el Hospital Cuenca Alta Samic se habilitarán 60 camas de aislamiento, algo inédito en todo el país. Además se sumarán 20 camas de terapia intensiva. Inicialmente va a recibir los casos de San Vicente, Marcos Paz, General Las Heras, Cañuelas y Presidente Perón.

Almirante Brown
Se está trabajando para contar con un módulo de Nación, y también en la infraestructura de los hospitales provinciales Oñativia y Menéndez para habilitar espacios de aislamiento para pacientes con coronavirus. Además se habilitaría una escuela sin inaugurar y dos módulos municipales.

Necochea
Se instalaron consultorios frente al Hospital “Dr. Emilio Ferreyra”, que constan de contenedores sanitarios donde se recibirá toda la demanda de personas que se autoperciban con síntomas compatibles a Coronavirus. Los otros dos hospitales también están siendo readaptados.

José C. Paz
Se puso en marcha el CEPA (Centro de Emergencia Para Atención de la Pandemia) del Hospital Rubén “Cacho” Capoletti. Cuenta con 35 camas con equipamiento médico de alta complejidad: 10 camas de terapia intensiva y otras 25 para cuidados progresivos.

Ensenada
Entre otras medidas, se construye un hospital exclusivo para coronavirus. El mismo se levanta sobre las bases de un hotel recuperado en Punta Lara y contará con 50 camas y el equipamiento necesario para atender a paciente de baja complejidad.

Salliqueló
Se derivaron los consultorios externos del hospital a los Centros de Atención Primaria de la Salud. En el ingreso, se instaló un triage con el propósito de realizar la primera consulta. Además, en caso de necesitarlo, un hotel de la ciudad va a ser destinado a enfermos de escasa gravedad. 

Las Flores
El hospital provincial (Zonas Las Flores) está siendo reacondicionado para si llegado el momento se complica la situación. Además se acordó con privados, no sólo con instituciones vinculadas a la salud, sino también con hoteles, por si es necesario, para mantener gente aislada. 

La Costa
Los tres hospitales municipales (San Clemente, Santa Teresita y Mar de Ajó) fueron liberados casi en su totalidad.  Se reacondicionaron los centros comunitarios y las salas de atención primaria. También se cuenta con algunas de las clínicas privadas: ofrecieron habitaciones con respirador.

Tigre
El jefe comunal dispuso que el Hospital de Diagnóstico Inmediato (HDI) de Benavídez se readecúe con la incorporación de 10 camas de terapia intensiva y 20 para casos de mediana complejidad, respiradores y monitores multiparamétricos, para el tratamiento de los infectados. Asimismo, creó el Centro de Aislamiento de Emergencias Tigre en Troncos del Talar para recibir a los pacientes con diagnóstico positivo pero con patologías leves o asintomáticas, un espacio de 11.000 metros cuadrados cedido por un empresario, que tendrá 500 camas de internación, con posibilidad de ampliar a 1.000, para pacientes infectados por coronavirus con patologías leves que deban realizar el aislamiento. 

Castelli
Se va a inaugurar el Hospital de Contingencia Dr. Claudio Macchi, con lo cual se va a duplicar la capacidad de internación sanitaria de Castelli. Se contará con un hospital entero para pacientes con dificultades respiratorias.


COMENTARIOS
  • Genéricos
OTRAS NOTICIAS
Logo
s