MARTíN RANDAZZO
26/03
“Es la oportunidad de dejar atrás todo lo pelotudos que podemos ser”
El intendente de General La Madrid, Martín Randazzo, es médico y tiene bien claro cómo se hace para evitar que la pandemia pegue más fuerte de lo esperado en la sociedad argentina. "Lo único que tenemos que hacer es permanecer en nuestras casas, movernos lo menos posible", señala y resalta que "es momento de dejar atrás todo tipo de grietas".
-¿Qué análisis hace de esta pandemia que afecta al país, cuando hace apenas diez días casi ni se hablaba del tema?
-Estoy convencido que estamos ante una gravísima crisis sanitaria mundial. Lo más cercano es el 2009, con la Gripe A. Y más atrás en el tiempo la epidemia de la Gripe, en 1918. ¿Qué deventaja tenemos con respecto a la Gripe A? En ese momento el virus ya se conocía, existía una vacuna y retrovirales. Además, el coronavirus se contagia mucho más, se expande más rápido. Hoy lo único que tenemos que hacer es permanecer en nuestras casas, movernos lo menos posible. La prevención es fundamental. Hay que lavarse las manos, pero lavarse las manos en serio. Y si no hay que usar alcohol en gel, que también es importante. Además hay que limpiar con agua y lavandina y airear los ambientes. Es la única chance que tenemos. El sistema de salud en la Provincia está colapsado hace años. Y un eventual crecimiento exponencial del virus, que hace que sea simultáneo, te destroza.

-O sea, depende de la sociedad para que esto no sea un desastre
-Claro. Depende de que entendamos cuáles son las cosas importantes en la política y en la vida en comunidad. Esta es una oportunidad maravillosa. Si todos los gobiernos y la sociedad nos alineamos y en este largo invierno que se avecina perdemos todo lo pelotudos que podemos ser y todas las miserias que arrastramos, posiblemente la primavera nos encontrará floreciendo, siendo humanamente más ricos. Reitero, si tomamos conciencia de las cosas realmente importantes tendremos una oportunidad para ir en busca de nuestros sueños como país, de generar un mundo de iguales. No importa lo que ya pasó, no importa quien tenía razón o no; ahora el esfuerzo tiene que estar al servicio de la construcción. Este es el momento. Se están viendo gestos extraordinarios, para el lado de la miseria y para el lado positivo también. Pero me quedo con estos últimos, con los comerciantes de mi pueblo a los que les encanta hacer dinero, a riesgo de perder, le dicen a sus clientes que no necesitan tanto alcohol en gel, que lleven de a uno; por ejemplo. Ese es el camino, esa es la conciencia social.
-¿Es un buen momento para terminar con la grieta?
-Es una experiencia muy interesante para sobrevolar la grieta, seguramente. Independientemente de quien gane las elecciones, quienes estamos en política tenemos la obligación de construir. Eso es lo que nos va a dar satisfacciones a futuro.