Descubrí el nivel de tu coeficiente sexual - La Tecla

La Plata, Bs As.
Jueves, 27 febrero 2020
Revista Num. 870
La vicepresidenta es la mentora de Axel Kicillof. Fue ella quien lo eligió para ministro, para diputado y para Gobernador. Cada cuánto hablan. Cuáles son las decisiones que toma...
Ver Revista
Revista LA GUIA
Descarga la App desde Google Play Descarga la App desde App Store

Revista Num. 870
Ver Revista
13/02
COMO PENSAS EN EL SEXO

Descubrí el nivel de tu coeficiente sexual

Cada persona experimenta su sexualidad de una manera única y particular, dependiendo de diversos factores que aportan al desarrollo de su inteligencia sexual

Descubrí el nivel de tu coeficiente sexual
En el año 2002, la psicología y la sexología se unieron para dar vida a un nuevo término: inteligencia sexual.

A primera vista podría llegar a pensarse que este concepto refiere a los dotes sexuales de las personas, pero, en realidad, tiene que ver con cómo concebimos el sexo en nuestra vida cotidiana.

Acuñado por los licenciados Sheree Conrad y Michael Milburn, profesores e investigadores de la Universidad de Massachussets, el término inteligencia sexual plantea que la dimensión erótica de cada persona es determinada por su coeficiente sexual.

Asimismo, este constituye una parte de nuestra capacidad intelectual, tan importante como la inteligencia emocional.

Los distintos grados o niveles del desarrollo de la inteligencia sexual explicarían las diferencias de comportamiento de las personas respecto de sus prácticas íntimas.

Es decir, a muy grandes rasgos podemos distinguir dos tipos de personas. Por un lado, aquellas que transitan su intimidad como algo realmente placentero, no tienen problema en ser quienes tomen la iniciativa, disfrutan de los encuentros sin ningún tipo de prejuicios y pueden conversar libremente con su pareja acerca de aquello que les gusta, los enloquece y los excita.

Por otra parte, quienes vivencian los encuentros sexuales como un deber pero sienten una gran insatisfacción y, pese a ello, no son capaces, siquiera, de admitirlo. Las personas del primer grupo serían aquellas que tienen un alto coeficiente sexual, mientras que a las del segundo les falta cierta madurez en el terreno.

Claro está que, entre medio de esos dos polos, hay grises y podemos diferenciar tantas formas de vivir la sexualidad como personas en el planeta. ¿Pero por qué sucede esto?

El desarrollo de nuestra sexualidad es un aspecto más de nuestra personalidad y encuentra su correlato en diversos factores, tales como el tipo de educación, las experiencias, las represiones, los miedos y el pudor, entre otros.

Aquí es necesario destacar que el coeficiente sexual está directamente relacionado con la intuición sexual; esto es, la capacidad de percibir lo que la otra persona necesita, desea y siente en cada momento.

Por eso podemos afirmar que es imposible tener un alto grado de inteligencia sexual si antes no se tiene autoconocimiento; si no sabemos cómo somos, qué nos gusta y qué necesitamos para sentirnos satisfechos en la cama.

En esta línea, la psicóloga y sexóloga Lara Castro-Grañén explica que “somos inteligentes sexualmente cuando entendemos nuestro cuerpo y sexualidad y decidimos cómo queremos vivirla”.

Al respecto, la experta reconoce que se trata de “poner sobre la mesa nuestra historia sexual, todo lo que nos ha pasado, cómo lo hemos aprendido y vivido; trabajar las emociones que sentimos y decidir con qué nos queremos quedar”.

Es que, como cualquier otro tipo de inteligencia, la sexual se desarrolla. Así que si aún te falta para volverte un gurú del sexo, poné manos a la obra para evolucionar tu inteligencia y volverte capaz de gestionar tu sexualidad a fin de poder disfrutar con tu pareja, porque la única manera de alcanzar una vida sexual plena y feliz es liberarnos de las ataduras.







COMENTARIOS
  • Genéricos
OTRAS NOTICIAS
Logo
s