IMAGENES SORPRENDENTES
13/01
Alerta en Filipinas: más de 24.500 evacuados por volcán en erupción
Debieron cancelar vuelos, suspender las clases y el operativo evacuación sigue en marcha
En la madrugada del domingo, el volcán Taal en Filipinas comenzó a escupir lava, lo que forzó la evacuación de más de 24.500 personas que fueron repartidas en 45 centros habilitados por las autoridades. Sin embargo, el operativo de evacuación sigue el marcha, por lo que la cifra de evacuados irá en aumento.

Al comenzar a expulsar lava, la erupción pasó a ser de carácter magmático y hay riesgo de que se produzca un tsumani volcánico, ya que el Taal, uno de los volcanes más pequeños del mundo, se ubica dentro de un lago, explicó hoy el Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas (Phivolcs).

En este sentido Renato Solidum, el director de Phivolcs, explicó en rueda de prensa que la fuente de lava no significa necesariamente que el volcán haya entrado en la fase de "erupción explosiva peligrosa", aunque tampoco es una posibilidad descartable.

Phivolcs subió el domingo de manera escalonada la alerta del nivel 1 al 4, en una escala de 5, después de que se intensificara la actividad en el cráter de origen freático y se generara una erupción de humo de hasta 10 kilómetros de altura.

El nivel de alerta 4 implica expulsiones leves de lava y que la erupción peligrosa es inminente, por lo que se recomienda la evacuación de todas las poblaciones ubicadas dentro de un radio de 14 kilómetros del volcán.

En las últimas 24 horas se registraron un centenar de seísmos de origen volcánico, 32 de ellos perceptibles con intensidad fuerte. Y un terremoto alcanzó esta madrugada magnitud de 3,8.

Los aeropuertos Ninoy Aquino de Manila y el de Clark -a unos 90 kilómetros al norte de la capital- reanudaron parcialmente sus operaciones después de que se cerraran ayer por la falta de visibilidad ocasionada por la ceniza y el riesgo de que la pista de aterrizaje resbale.

Desde el domingo se cancelaron cientos de vuelos y miles de pasajeros permanecen varados en los aeropuertos esperando que sus viajes sean reprogramados.

También se suspendieron las clases y el trabajo en centros gubernamentales en Manila y la región de Calabarzon, donde se ubican las provincias de Batangas y Cavite, las más afectadas por la erupción.