A PARTIR DEL PROTOCOLO ILE
20/11/2019
La agenda del aborto dividió al oficialismo: respaldos y pedidos de renuncias cruzadas
El protocolo para la interrupción legal del embarazo (ILE) se metió nuevamente en la agenda pública. De hecho, el presidente dio de baja la última actualización y se inició un terremoto político que incluyó cruces por pedidos de renuncia y respaldos al secretario de Salud.
Un terremoto político se desató en las últimas horas dentro del Gobierno nacional, con distintas repercusiones provinciales, a partir de la actualización del protocolo de aborto no punible. Es que la decisión del secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, molestó a varios de sus pares del Gabinete y el propio presidente, Mauricio Macri, intervino dando la orden de dar de baja la última medida. 

Uno de los primeros en criticar al funcionario de Salud fue el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, que escribió en su cuenta de Twitter: "El secretario de Salud de la Nación no puede pasar por encima de un debate de 6  meses del Congreso Nacional y legislar por sí mismo, contradiciendo normas de rango constitucional". 
 

La resolución 3158/2019, publicada este miércoles en el Boletín Oficial y más tarde dada de baja, indica que el protocolo se adecuó a "normativas internacionales" con el objetivo de "garantizar y no obstruir el derecho a interrumpir un embarazo" cuando ponga en riesgo la vida de la embarazada o si fue víctima de una violación, donde prima la voluntad a partir de los 13 años.

Las defensas al protocolo y a Rubinstein no tardaron en llegar. El más relevante fue el del ex senador nacional y socio fundacional de Cambiemos Ernesto Sanz. También en territorio bonaerense se sumó la legisladora radical y diputada provincial electa Alejandra Lorden.