Clima
25° C

La Plata, Bs As.
Martes, 20 noviembre 2018
Revista Num. 806
La Iglesia declara la guerra al Gobierno. La renuncia a los aportes del Estado está en un punto de no retorno. Las consecuencias de una pelea en jaque al oficialismo y que recié...
Ver Revista
Revista GUERRA SANTA
Clima
25° C

Revista Num. 806
Ver Revista
ENTREVISTA
Federico Suárez y el tono "conciliador" de la gestión
El flamante secretario de Comunicación de la Provincia recibió a La Tecla en su despacho junto a familiares. Dice que “el discurso, cuando tiene que ser fuerte, es fuerte; no somos tibios”
Federico Suárez y el tono
Tiene 37 años, es soltero y bromea con que esa situación “preocupa a mi madre”, que, orgullosa, lo observa desde un sillón en el despacho que su hijo ocupa por primera vez, y desde donde saldrán las políticas comunicacionales del gobierno de María Eugenia Vidal. El licenciado en ciencias políticas Federico Suárez, secretario de Comunicación bonaerense, es el responsable, entre otras cosas, de los discursos de la Gobernadora.

-¿Cuál va a ser su trabajo en la Provincia?
-Me voy a ocupar del área de comunicación, que es básicamente trabajar sobre todos los contenidos que la Pro-vincia va a comunicar tanto en acciones de bien social como en políticas de gobierno; y vamos a trabajar codo a codo con la Gobernadora para desarrollar una impronta muy abierta a los vecinos. Nuestra idea es que la comunicación no sea una herramienta más, sino que sea una herramienta de transparencia con cada uno de los vecinos.

-¿Usted es el encargado de instalar la marca PRO?
-Yo no la llamaría la marca PRO, la llamaría la marca de la provincia de Buenos Aires. El PRO es un partido que expresó sus ideas en el frente Cambiemos, que lo llevó al gobierno a la provincia de Buenos Aires. Ya no es el PRO, es el gobierno de la Provincia, que es un formato mucho más institucional, porque representamos tanto a los que nos votaron como a los que no nos votaron.

-¿Qué es la marca de la Provincia?
-Una forma de identificar a un gobierno que esté de cara a los vecinos. Es un capital simbólico, donde se expresa lo que pensás, y los valores, en función de una imagen y un contenido comunicacional.

-¿Qué transcendencia tiene que tener esa marca?
-Yo no le daría una importancia relevante. Si uno piensa en las prioridades para la Provincia, me parece que la marca no debería ser un tema; no nos podemos quedar en la simbología. La Provincia tiene problemas serios. Más que la marca, lo más importante es el hacer; la marca debe acompañar el proceso de transformación, no debe ser el centro. Hubo mucho prejuicio con el PRO en la Ciudad y con el frente Cambiemos de cómo se instalaba una marca. Y la verdad es que la marca es solamente la visibilidad de algo que se hace. Lo esencial es que podamos poner la Provincia en marcha y que solucionemos los problemas de fondo, que realmente le cambian la vida a la gente.

-¿Va a ser amarilla?
-No se sabe; no creo que sea amarilla.

-¿Usted escribe los discursos de Vidal?
-Sí. Empecé. Escribía los de Mauricio.

-Es la misma línea.
-Tiene que ser la misma línea. Son el mismo equipo y pensamos igual en casi todos los temas, por lo cual tiene lógica que así sea.

-¿Va a subir el tono del discurso en algún momento?
-No se trata de subir el tono. El discurso nuestro es de expresión de valores, conciliador, y tiene que ver con la coyuntura. Muchas veces decimos cosas muy fuertes con palabras normales. Y cuando tenemos que ser fuertes, somos fuertes. Cuando María Eugenia dice que encontramos una Provincia quebrada y desfinanciada, o cuando dice que tenemos serios problemas de infraestructura en las escuelas, no es un discurso suave. O cuando Mauricio, hace dos años, anunciaba que si seguíamos así, Argentina iba en la línea de Chávez. O cuando salió a denunciar la confiscación de YPF. El discurso, cuando tiene que ser fuerte, es fuerte; no somos tibios.

-¿El tono es estratégico?
-El tono importa mucho. Pensemos lo que se dio estos años, con un tono crispado, que crispa y divide la sociedad. Cuando uno toma partido y el tono es muy crispado, hace que se produzcan enojos. Nuestro tono nunca es crispado, siempre es conciliador. Si uno se remite a los discursos de Mauricio del último año, o de María Eugenia, son integradores. Hablamos de un gobierno para todos, de estar y de hacer, y también hablamos de las cosas que están mal. Pero el tono, siempre tiene que incluir y no dividir. Estamos cansados de la Argen-tina que se dividió. Como dijo Mauricio en la campaña, nosotros venimos a unir.

-Pero es obvio que van a venir épocas con dificultades, donde quizás necesiten mostrar otra energía. ¿O creen que no?
-A cada problema, su situación. Noso-tros podemos tener un tono conciliador, pero cuando hay problemas los abordamos. En eso no somos timoratos. Cuan-do las circunstancias lo indican y tenemos que levantar el tono, lo hacemos. Hemos dado muchísimas discusiones como espacio político. Cada vez que tuvimos que decir las cosas, las dijimos, y con mucha fuerza. No hay que equivocarse, no estamos para establecer un tono homogéneo todo el tiempo. Si tenemos un problema y hay que dar una pelea, la va-mos a dar con muchísima fuerza, y vamos a decir lo que tenemos que decir. Pero esto no quiere decir que seamos maleducados, que llamemos a la crispación, que tratemos de confundir a la gente, que escondamos datos de la realidad, como pasó con la pobreza, la inseguridad y la educación en el Gobierno nacional anterior.

-¿La Provincia ha escondido datos?
-No me consta. Yo creo que la Provin-cia ha sufrido un deterioro importante en los últimos años, y no tuvo una co-bertura a ese problema. Cuando mirás en detalle cada área, encontrás problemas que, por su-puesto, no asustan; son problemas que no se van a solucionar de un día para el otro, pero sí siempre vamos a estar un poco mejor día tras día.

-Es su primer día en la Provincia. ¿Qué quiere que quede el último día?
-Que fuimos los mismos que éramos cuando llegamos, que hicimos un gran trabajo, que la transformación se nota en la calle y que la gente haya vuelto a creer que la política es una herramienta de servicio y no una forma de crecer de manera personal.
COMENTARIOS
  • Genéricos