03/11/2020
Alberto Fernández insistió con la reforma judicial y delineó la nueva normalidad
El presidente Alberto Fernández encabezó en la localidad de Avellaneda, el acto para para inaugurar obras de ampliación del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús. En este contexto, el mandatario nacional respondió duramente a los cuestionamientos respecto a la compra de vacunas a Rusia y habló de su visión de la pospandemia
El presidente Alberto Fernández encabezó en la localidad de Avellaneda, el acto para para inaugurar obras de ampliación del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús. En este contexto, el mandatario nacional respondió duramente a los cuestionamientos respecto a la compra de vacunas a Rusia y señaló: "La provincia de Buenos Aires había empezado mucho antes que nosotros en el vínculo con Rusia para buscar una respuesta, cuando me consultó el ministro (Daniel) Arroyo, le pedí a Axel (Kicillof) que me cuente, porque él tenía una ventaja de conocimiento de su gente, sus funcionarios de lo que estaba pasando con la vacuna".

En esta misma línea el presidente expresó: "Nosotros no le preguntamos a nadie qué ideología tiene la vacuna, lo que preguntamos es si salva vidas de argentinos y si es así, vamos la compramos y la inyectamos para que salve vidas de argentinos. No me importa quién es el que la produce. Cuando se hablar de Rusia, parece que se habla no se de qué". También agregó: "Están hablando de una potencia mundial, un país que desarrolló la ciencia y la tecnología como una de las grandes potencias que es y porqué alguno no se enteró que se terminó el mundo bipolar o la guerra fría, nos meten en una discusión que no nos importa, porque lo único que me importa a mí, a Axel, a Jorge (Ferraresi), a cada uno de los que gobernamos es ponerle fin a la pesadilla de la pandemia. 

En referencia al esquema de aplicación de la vacuna, Fernández comentó: "Hoy a la tarde voy a juntarme con Ginés (González), con Carla (Vizzotti) para diagramar el proceso de vacunación y estamos pensando en cómo vacunar a los argentinos en cualquier rincón del país".

"Desde el primer día dije que estamos peleando contra un enemigo invisible que no vemos, que está acechándonos en algún lugar donde no lo encontramos, pero indefectiblemente nos ataca, nos enferma y se lleva la vida de unos cuantos" reflexionó el titular del Ejecutivo nacional.

"Estamos muy preocupados por ver dónde estaba el horizonte y ahora comienza a verse, por eso tenemos que ser optimistas y estar más tranquilos que nunca. Nunca estuvimos tan cerca de ponerle fin a la enfermedad. Mientras tanto, no hay que olvidar que hay que seguir con todos los cuidados que hasta hoy hemos tenido" añadió.

En medio del aplauso y la arenga de los presentes, el presidente de la Nación dijo: "Ahora sí tenemos mucha libertad para hacer todo lo que queríamos hacer aquel 10 de diciembre cuando con Axel, con Jorge y con muchos otros llegamos al gobierno. Vamos a dar vuelta a la Argentina de una vez y para siempre".

"Cuando a mi me dicen que vamos a volver a la normalidad, les pregunto, ¿qué es la normalidad?, porque la normalidad que conocíamos antes de la pandemia no me dejó conforme, no me gustó, es una normalidad que genera mucha injusticia, mucha desigualdad, mucho desequilibrio, es un orden que no mostró el mejor funcionamiento de las instituciones, de la democracia, no nos ofrecía la mejor seguridad y la mejor justicia. Lo que tenemos que hacer nosotros es generar otra normalidad, una normalidad que nos incluya a todos y nos permita hacer crecer y que cada uno pueda desarrollarse"

“El estado de derecho es garantizarle al ciudadano que el que delinque va a ser apresado, procesado, juzgado y condenado, y una vez que cumpla su condena pueda volver a la sociedad, donde nosotros debemos ayudarlo a que se reinserte como corresponde. Pero para que todo eso sea posible es necesario que tengamos jueces técnicamente preparados, moralmente probos y una justicia rápida”, enfatizó el Jefe de Estado.

“Los años que nos precedieron no fueron un buen ejemplo. Los espías mezclados entre los jueces no son un buen ejemplo. Tampoco usar a los jueces para perseguir opositores ni presionar a gente para que se arrepienta e involucre a otros en las causas”, criticó el mandatario y subrayó: “Eso es el mal uso de las instituciones de un gobierno de turno, y nosotros no queremos nada de eso”.

Durante el acto, acompañaron al Jefe de Estado el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo; los ministros del Interior, Eduardo de Pedro; y Obras Públicas, Gabriel Katopodis; y el intendente local, Jorge Ferraresi. Asistió también el presidente de la Suprema Corte de Buenos Aires, Daniel Fernando Soria.

“Cuando me dicen que ahora vamos a volver a la normalidad, les digo: ´¿qué es la normalidad?´. Porque la que conocí antes de la pandemia es una normalidad que genera mucha injusticia, mucha desigualdad, mucho desequilibrio. Es un orden que no mostraba el mejor funcionamiento de las instituciones de la democracia, que no nos ofrecía la mejor seguridad ni la mejor justicia”, señaló Fernández.

Al respecto, el Presidente convocó a construir una “nueva normalidad”, que “nos incluya a todos”, y “donde el estado de derecho se respete”.

En ese sentido, pidió que la Cámara de Diputados trate la reforma que propuso para la Justicia Federal.

“A los que más padecen debemos darles una respuesta. Y así como celebré que hubiera más fuerzas de seguridad en las calles, celebro también que haya una mejor justicia”, concluyó.