SUBIR EL VOLUMEN
17/10
Audio porno y podcast sobre sexo
El oído puede ser una puerta para el deseo: el porno también existe en formato podcast, el sexo puede ser puesto en palabras. Un determinado sonido puede llevarte al estado de éxtasis que buscás.
Algunos recordarán los 0-800, las hot lines, líneas para calentar, excitar o simplemente acompañar a quienes hacían uso de la oferta, aunque a fin de mes implicara una abultada tarifa telefónica. Otro furor fueron los “mandá X al 2020”, cuando empezaron a hacerse más masivos los celulares que ofrecían algunas opciones no aptas para todo público.

Ahora existen los audiopornos y los podcasts eróticos o que discurren sobre sexo; una opción que ganó terreno, sobre todo en estos tiempos de confinamiento y restricción para el contacto real. Existe, por ejemplo, la app Dispea –la más usada en los países anglo parlantes-  que contiene un reservorio inmenso de audios hot de diferentes categorías como: historias queer, bdsm, duro, explorando tabúes, historias grupales, románticas, fuera de los límites, vacaciones.

En castellano hay una variedad de opciones que se pueden encontrar en Spotify como “Relatos eróticos para tocarme”, oriunda de España y permite crear tu relato personalizado: el usuario propone una historia, personajes y locaciones y con eso arman una narración a tu medida, “No tenemos tabúes o filtros”, dicen.

Allí hay historias tituladas: “Infiel mi amiga y el jardinero”, “Polvo de castigo en el restaurante”, “Me como la polla de mi primo Andrés”, “Mi vecino me puso cachonda” y tienen una duración de entre 10 y 15 minutos.  También existe “Historias Eróticas”, que es de Puerto Rico y anticipan: “contenido explícito y puro entretenimiento”.

Otra forma de acercarse al sexo por los oídos es escuchar podcast que abordan el tema de modo más periodístico o educativo como “Atlas erótico”, que se focaliza en literatura erótica clásica, sexualidad y sexología u otros que se asemejan a conversaciones entre grupos de amigos. En estos casos lo atractivo es sentirse parte de un colectivo, algunos oyentes señalaron que su llamativo radica en sentir que “no me pasa solo a mí”, que son parte de un colectivo. “Un podcast piola ayuda a tener esa conversación, que de otra manera se daría más incómoda y eso crea un nexo”, explicó una oyente.