QUEDATE EN CASA
23/08
Se fueron de boca: opositores criticaron el aislamiento y tuvieron que dar marcha atrás por brote
En dos distritos de Juntos por el Cambio despotricaron contra las medidas del Gobierno y después se vieron obligados a retroceder ante el aumento de casos. 
“Todo lo que digas puede ser usado en tu contra”, dice la famosa frase que el personal policial recita cuando detiene a cualquier persona. Al menos en las películas. En dos distritos de la Provincia, las cosas fueron más o menos parecidas, aunque en relación con el manejo de la pandemia.

Se trata de Olavarría y Tandil, actualmente comandados por intendentes de Juntos por el Cambio, quienes coincidieron en cuestionar las medidas y sistema de fases implementado por los gobiernos nacional y provincial, y luego se vieron obligados a dar marcha atrás por un brote de casos de Coronavirus.

El más reciente fue Tandil, que tras permanecer más de 100 días en Fase 5, debió retroceder tras registrarse más de 30 casos en tres días. Actualmente el distrito comandado por el radical Miguel Lunghi tiene 40 casos en total y catorce recuperados, según el último reporte del SISP local, pero todavía hay 39 sospechosos en estudio.

Lo llamativo fue que días atrás jefe de Gabinete, Oscar Teruggi, cuestionó en duros términos el DNU de Alberto Fernández que prohibía las reuniones sociales. “Después de 150 días, ningún decreto nos puede decir lo que tenemos que hacer. En Tandil vamos a seguir de la misma manera”.

“Me parece que nosotros vivimos una situación muy distinta por Buenos Aires con el resto del país, y entre el interior de la misma y el área Metropolitana  (AMBA). Apelamos a la responsabilidad individual, sobre todo por la situación sanitaria que tenemos en la ciudad, nos hemos venido comportando muy bien y de acuerdo a lo que indican los profesionales no tenemos circulación interna del virus”, agregó.

En Olavarría sucedió algo similar. Si bien ahora la situación está contenida, se fue de las manos en un abrir y cerrar de ojos. A comienzos de junio, el macrista Ezequiel Galli había salido fuerte contra la decisión de mantener el aislamiento y abrirlo paulatinamente que tomó el gobierno de Alberto Fernández.  

Lo hizo desde las redes sociales y con el objetivo de viralizar una encuesta que reproche la continuidad de la cuarentena administrada. "Hasta cuándo vamos a seguir así? Tiene sentido seguir estirando el aislamiento? Cuál es el plan para atacar el pico de la curva? Ustedes también se hacen estas preguntas?", expresaba el alcalde Pro.

Apenas unas horas más tarde, se registraron los primeros 33 casos y en cuestión de días el número se duplicó.