Clima
17° C

La Plata, Bs As.
Sábado, 20 octubre 2018
Revista Num. 802
Las deudas de las prestadoras estatales IOMA y PAMI alcanzan cifras millonarias. Los problemas crecen por el atraso en el nomenclador provincial y el sistema de cápita aplicado ...
Ver Revista
Revista IOMA Y PAMI AHORCAN MUNICIPIOS
Clima
17° C

Revista Num. 802
Ver Revista
01/04
ENTREVISTA
Julio Zamora: "La unidad, por sí sola, no alcanza"
En diálogo con La Tecla, el intendente de Tigre pidió abrir las puertas del peronismo pero desde un plan de gobierno y no desde los nombres. Palos para su exaliada Stolbizer y tirón de orejas para los que no buscan la unidad
Julio Zamora:
Con una impronta propia y algo alejado de la linealidad del massismo, Julio Zamora conversó mano a mano con La Tecla. La construcción de la unidad como principal herramienta para derrotar a Cambiemos, el rol de Cristina en el nuevo escenario y la mala elección de la alianza con Margarita Stolbizer.
-¿Cuál es la situación del Partido Justicialista bonaerense?
-El congreso del PJ provincial generó en-tusiasmo en muchos dirigentes; primó el ánimo de poder unir a una fuerza política que permita ganarle a Cambiemos en el marco de una unidad amplia, generosa y dejando atrás cuestiones vinculadas a lo reglamentario y a la participación de algunos dirigentes en otros espacios políticos ajenos al justicialismo. Eso habla de la vocación que siempre tuvo el PJ, no solo de construir una fuerza propia, construir una alianza importante en la Argentina, sino también de abrir los brazos, de generar hacia adentro una apertura y hacia otros sectores que no sean del peronismo.
-¿Cómo se consigue eso?
-A pesar de que parece algo muy difícil, tiene que ver con un baño de humildad que nos tenemos que dar cada uno de los dirigentes para sentarnos en una me-sa y estudiar nuestros errores. Todos hemos cometido errores en el transcurso de estos años, si no, no estaría gobernando un partido que está provocando el ajuste y el deterioro de las condiciones de vida de millones de argentinos. Por el bien de la gente, cada uno de los dirigentes debe tomar nota, dejar su ego de lado y hacer un esfuerzo en el camino de la unidad.
-¿Es importante que la unidad sea desde abajo para arriba y no al revés, detrás de un candidato?
-Exactamente. Lo primero que tenemos que hacer es la unidad desde abajo hacia arriba; esa unidad, por sí sola, no alcanza, hay que construir un programa de gobierno con ideas y con valores para la Argentina del presente y del futuro; sobre todo con un gobierno que habla del futuro y del pasado, no habla del presente y la situación crítica que viven millones de argentinos. 
-¿Y desde ahí?
-Después de construir ese marco programático, conceptual, del peronismo junto a otras fuerzas afines, elegir a quien representa mejor esas ideas, tanto a nivel nacional como provincial. Es un poco invertir la situación, no buscar un candidato a tontas y locas. Lo que tenemos que hacer en estas 59, 60 semanas que faltan para las PASO es po-der construir ese programa y el hombre o la mujer que pueda encabezar ese programa de gobierno tanto a nivel nacional como provincial.
-¿Se puede lograr la unidad sin que, ne-cesariamente, sea con un solo candidato?
-Por supuesto. Tuvimos el ejemplo de lo que pasó por ir en fuerzas separadas. Tenemos que construir esa unidad en el marco de dos visiones que tengan los mismos valores. Si hay que ir a las PASO podría ser saludable para la fortaleza del espacio. Obviamente que uno quiere tratar de generar un solo candidato que tenga la potencia necesaria y no hacer una interna que, por ahí, podría provocar heridas, discusiones, divisiones; pero si el marco y la solución tiene que ser una PASO, bienvenida sea. 
-¿Cuál es el eje de la unidad?
-Tenemos un adversario en común, que es Cambiemos, que está produciendo el mayor ajuste que se vivió en la Argentina a lo largo de mucho tiempo, donde los tarifazos de 40 por ciento no los conocíamos; cuando un Presidente dice que lo peor ya pasó y, en realidad, lo mejor ya pasó, lo peor está por venir en la Argentina: más ajuste sobre los trabajadores, los jubilados y la gente. Un gobierno que dice hablar de diálogo y trata de manera desigual a los intendentes opositores. Nosotros tenemos que construir esa idea frentista, generosa y que respete lo republicano. Muchas veces se llenaron la boca diciendo que el peronismo no era republicano, que se gobernaba con el látigo y la chequera, y hoy vemos lo mismo pero con una estética definida. 
-La construcción de la que habla, ¿tiene límites?
-Las elecciones de octubre nos han puesto en un lugar que es importante, no lo desmerezco, pero que también sacó una foto de la realidad política de lo que expresaron millones de argentinos; tenemos que respetar eso y reconstruir un camino en común.
-¿La elección del 2017 da una muestra de que la unidad podría cambiar la historia?
-Sí. Si el peronismo iba unido detrás de un programa, como siempre, la historia era diferente. Porque antes de construir un dirigente tenemos que construir un programa de gobierno que nos unifique a todos y que sepamos que, independientemente de la persona que vaya, va a cumplir con ese programa de gobierno; un programa que sepamos hacia dónde 
va la Argentina en el caso de que el que nos conduzca pueda acceder al gobierno en la Provincia y en el país. En ese contexto, cualquiera que respete ese marco programático que elabore el peronismo y las fuerzas afines, va a ser exitoso.
-Si el peronismo se une, ¿se termina el gobierno de Macri?
-Primero tenemos que plantear que hay equipo, construir un equipo de hombres y mujeres; ahí elaborar un programa; y después buscar el hombre que represente eso. Mientras tanto hay acercamientos que son positivos; el congreso del PJ fue positivo y va en ese rumbo, pero son pasos en la construcción de una fuerza política. 
-¿Cómo se profundizan esos pasos?
-Se debe generar confianza mutua en los dirigentes. Sabemos que hace seis meses estábamos en espacios distintos. La construcción de confianza no se hace con una foto, ni con un congreso, sino en la construcción diaria y en los posicionamientos que va tomando cada dirigente; eso nos va a unir. Y acciones como estar en la calle defendiendo a los vecinos de las islas que les sacaron escuelas, que hicieron que la Gobernadora tuvo que dar marcha atrás. En tanto vayamos coincidiendo, vamos a ir construyendo unidad en la acción; después tiene que venir el programa, y después, el hombre. Si ponemos el carro adelante del caballo, nos vamos a llevar frustraciones. 



“Tenemos que tener una alternativa”

-Desde hace semanas se habla del plan de gobierno…
-Básicamente, la insensibilidad del Gobierno, la injusticia de muchas políticas es la que nos une. Con eso solo no alcanza. Con decir que el Gobierno está haciendo mal las cosas, no alcanza. Nosotros tenemos que construir un programa de gobierno para mostrarle a la sociedad que tenemos una alternativa superadora a lo que está haciendo Cambiemos. No nos quedamos en la queja. Prometieron mejorar la vida de los trabajadores y le ponen techo a 
la paritaria. Cuando tenemos un Go-bierno que tiene claramente definido qué representa, tenemos que dar una respuesta alternativa para la gente que se siente excluida.



“El diálogo implica algo más virtuoso, llegar a conclusiones”

-¿Cómo es la relación con el gobierno bonaerense?
-La relación es cordial, si levanto el teléfono para hablar con algún funcionario, me atiende; pero en términos de la vida cotidiana y lo que necesitan nuestros vecinos, no llegan las obras a los distritos.
-¿Con Nación?
-Hace dos años firmé un convenio con el Gobierno nacional para que en los próximos cuatro años se haga la totalidad de cloacas y agua corriente, y todavía no hemos clavado un caño de cloacas en el distrito. Eso me apena; eso es lo que me pide el vecino, y el vecino no discrimina si las tiene que hacer el intendente o el Gobierno nacional. Cuando les queremos explicar, nos dicen: “Encárguense ustedes”. La espalda financiera que tiene que tener un municipio es realmente enorme; por eso firmamos el acuerdo con el Gobierno nacional, pero hasta ahora no tiene un avance en términos de obras en la calle.
-¿Qué responden ante la insistencia?
-No tenemos respuestas. La verdad que hubo licitaciones, hubo movimiento de expedientes, pero en los hechos no hubo nada concreto.
-¿Es una farsa el diálogo?
-Yo puedo hablar, pero el diálogo implica algo más virtuoso, llegar a conclusiones, a cosas concretas; no es solamente ha-blar en una mesa sin escucharnos. Tiene que ver con agarrar un lápiz, un papel y ver cuáles son los problemas para que cada uno pueda llevar a cabo las obras.
Cristina Kirchner, Sergio Massa y el eterno debate por la grieta propia



"La voz de Cristina va a ser importante en esta construcción"

-¿Cómo ve a Cristina en el marco de la construcción de la unidad?

-Me parece que Cristina ha tomado una decisión de no participar de estas reuniones. No tengo vínculo con la expresidenta, pero su voz va a ser importante en esta construcción. Si se repite el error de ir divididos en las elecciones, vamos a ir por el mal camino, y no solo vamos a perder la Nación, la Provincia, sino también los municipios. Es necesario que esa unidad se construya desde abajo hacia arriba, una unidad que nosotros planteamos desde la elección del PJ a nivel local para construir hacia arriba.
-¿Y a Massa cómo lo ve?
-Son todos dirigentes que han tenido una representación, que la sociedad los puso en un lugar. La cantidad de votos que sacó Sergio Massa es vital a la hora de pensar en un triunfo del peronismo en 2019; obviamente, es un hombre imprescindible para que esté en una mesa de unidad. Lamentablemente no puedo hablar por él, habría que preguntárselo a él. Considero que, además de ser un dirigente joven, tiene equipos que pueden aportar a esta construcción nacional. Lo veo adentro de esa unidad.
COMENTARIOS
  • Genéricos