Clima
14° C

La Plata, Bs As.
Lunes, 21 mayo 2018
Revista Num. 780
Los efectos que la crisis tendrá en la administración de María Eugenia Vidal. Se encarecen los servicios de la deuda, recuperar letras será más costoso, y las exigencias del FMI...
Ver Revista
Revista TIC...TAC... PROVINCIA EN PELIGRO
Clima
14° C

Revista Num. 780
Ver Revista
14/03
INTERNA
La pelea por el trono marplatense
La interna de Cambiemos en la comuna más grande de la Quinta está al rojo vivo. Muchos quieren el traje de Carlos Arroyo, quien ya anunció que no se las hará fácil. Los nombres y los escenarios.
La pelea por el trono marplatense

La provincia de Buenos Aires tiene los ojos puestos sobre General Pueyrredón (Mar del Plata - Batán), y no los quita de allí por nada. No desde ahora, sino prácticamente desde que empezó la gestión, en 2015. La mirada cae con mayor recelo que en otras comunas del territorio bonaerense, sobre todo que en otros distritos del mismo color político.

Claro está, el comienzo de la gestión de Carlos Arroyo no fue de la mejor manera. La herencia recibida del exintendente Gustavo Pulti, actualmente procesado por malversación de fondos, dejó una comuna un tanto complicada para el manejo, sobre todo económico y financiero. Por ello, los primeros meses del mandato de Cambiemos bajo la figura del vecinalista Arroyo fueron con varias piedras en el camino, y algunos pedidos de rescate económico a la Provincia y al Tesoro nacional.

Allí comenzaron las rispideces con la gestión bonaerense. Tal como informó La Tecla en su momento, desde la cartera económica, que conduce Hernán Lacunza, sólo se aceptó realizar una ayuda financiera a mediados de 2016, para luego cortar el flujo. Similar postura se tomó con muchos distritos, a los que se pidieron medidas especiales para dar un salvavidas monetario.

No obstante, ése fue el punto con el que el gobierno de Vidal comenzó a buscar la oportunidad de un cambio interno en la comuna y mover los jugadores. En otras palabras, adoptar una alternativa propia a la posible reelección de Arroyo en 2019. Por ello, primero, para las intermedias 2017, se puso a Vilma Baragiola, con una colorida participación política, y hasta llegó a estar cerca de Gabriel Mariotto, cuando éste era vicegobernador.

Claro, Vilma era la antítesis radical del intendente y su candidatura no caía del todo bien en el alcalde. A pesar de ello, la acompañó. Pero no fue una solución. La mujer ganó la elección, pero perdió miles de votos respecto de 2015, además de mostrar la propia hilacha.

Así, a fines de 2017 se realizó la última movida desde el Ejecutivo provincial. El excandidato a intendente de San Isidro y actual diputado nacional, Guillermo Montenegro, nacido en el terruño marplatense, podría ser la alternativa. En ese marco comenzó a llegar cada vez más seguido a la comuna de la Quinta sección.

Siempre cerca de anuncios en políticas de seguridad, Montenegro estuvo para ganar terreno en las fotos. El resultado no fue el esperado: la Provincia lo “midió” durante enero y su intención de voto no llega al 20 por ciento, mientras que Arroyo sigue con números ganadores en un distrito clave para cualquier fuerza que quiera mantener el poder provincial.

Además cuenta con la negativa de Elisa Carrió, quien ya lo relacionó con Aníbal Fernández; por ello acabó en la embajada argentina en Uruguay, hasta que Vidal lo rescató.

Pero no es todo. Como no hay dos sin tres, la línea juvenil del radicalismo guarda una carta bajo la manga. Se trata del diputado bonaerense Maximiliano Abad, quien comenzó a estrechar lazos con el PRO, principalmente con el titular de la cámara, Manuel Mosca, quien le otorgó la negociación de las comisiones con los otros bloques y se complicó más de lo esperado por todos. Incluso hasta en la oposición aseguran -con tono jocoso- que Abad “es el próximo intendente de Mar del Plata”. No obstante, su nombre no aparece entre las opciones que sí lidera Montenegro.

Así, tres dirigentes quieren calzarse el traje de Arroyo, quien ya anunció que “no aceptará virreyes” en su terruño. Igualmente, desde su entorno les bajan el tono a los animados candidatos para derrocar al alcalde, y cuestionan: “¿Quién no sueña con ser intendente de Mar del Plata?”

COMENTARIOS
  • Genéricos